Huffpost Spain

Tres trucos para quitarte un chicle pegado al zapato

Publicado: Actualizado:
CHICLE
TECH INSIDER
Imprimir

¿A quién no le ha pasado que, caminando por la calle, se le queda pegado un chicle que algún gorrino sin empatía ha escupido al suelo?

La frustración que uno siente cuando se da cuenta se debe, básicamente, a la dificultad de quitar el chicle sin que queden restos o sin terminar con las manos pegajosas.

Aquí van algunas soluciones para este incómodo y desagradable momento que aporta Tech Insider en este vídeo.



1. Congelador: La técnica más laboriosa. Metes el zapato en una bolsa y presionas el chicle contra la bolsa. Una vez hecho esto, lo introduces en el congelador. Pasadas al menos dos horas, el chicle debería estar pegado a la bolsa y el zapato, limpio como una patena.

2. Aceite multiusos: Parece la opción más fácil, aunque no la más económica. Si tienes a mano este tipo de producto, basta con echarlo sobre el chicle, esperar un minuto y quitarlo con un paño.

3. Acetona: La fórmula más sencilla y barata. El producto que cualquier mujer tiene en su cuarto de baño para quitarse el esmalte de uñas puede servir para quitar también el trozo de chicle pegado a la suela. Se empapa un trozo de papel higiénico o papel de cocina y se pasa sobre el chicle que, con un poco de esfuerzo, saldrá fácilmente.

Y lo que siempre decimos: cuidado por dónde pisas.

TE PUEDE INTERESAR

- El truco para enseñar cómo atarse los cordones que ya han visto millones de personas

- 18 sencillos trucos para ahorrar dinero en el súper

- Por qué deberías guardar los frutos secos en el congelador