POLÍTICA

Aguado: "La posible candidatura de Errejón a la Comunidad de Madrid es un castigo de Iglesias"

25/02/2017 15:09 CET | Actualizado 25/02/2017 15:09 CET
CARLOS PINA

“Imposible es solo una opinión”. Esta frase se puede leer en la pulsera que lleva Ignacio Aguado (Ciudadanos). Se la regaló una afiliada en un acto en Alcalá de Henares (Madrid). Muchos días se fija en ella detenidamente para tomar impulso en su nueva vida política, a la que llegó hace un año y medio proveniente de la empresa privada.

Aguado (Madrid, 1983) se cansó un día de las quejas de barra de bar y de comida familiar. Durante años se sentía muy solo en su forma de pensar: liberal en lo económico y progresista en lo social. Hoy se sienta “absolutamente cómodo” con la definición de su partido y su modelo. Se acerca ya el ecuador de la legislatura autonómica, en la que ha pasado de ser un desconocido a ser el portavoz del grupo parlamentario en el que se apoya Cristina Cifuentes. Ella le ha ofrecido varias veces entrar en su Gobierno, pero él prefiere esperar y coger experiencia. Otra cosa será a partir de 2019.

Ahora ya se mueve con soltura por la Asamblea de Madrid, un ecosistema donde conviven animales políticos como Cifuentes, intelectuales como Ángel Gabilondo y nuevas estrellas de la política como Ramón Espinar. Y ya esperan el desembarco en las próximas elecciones regionales de Íñigo Errejón. Además, Aguado es una de las caras más conocidas de Ciudadanos a nivel nacional y forma parte de la dirección del partido. Los naranjas encaran una nueva etapa tras el congreso que realizaron a principios de febrero y él es uno de sus grandes protagonistas.

Ciudadanos ha pedido la cabeza del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. Él no cede ni el PP. Estamos ante una prueba de fuego del pacto entre los dos partidos y puede quedar en entredicho el poder de Cs para limpiar a los grandes partidos…

Bueno, lo que puede quedar en entredicho es la palabra del PP, recogida en un acuerdo. Lo que pedimos es que cumplan lo firmado, ni más ni menos. Confío en que los próximos días recapaciten y den ese paso para demostrar que cumplen lo que firman.

¿Cree que el PP se ha tomado en serio la regeneración que viene prometiendo desde las elecciones autonómicas de 2015?

No sé si en serio o en broma, pero lo que queremos es que cumplan. No creo que el partido conservador ni el PP de Gürtel y Púnica vaya a cambiar de la noche a la mañana. En Madrid y en Andalucía lo están cumpliendo a día de hoy. En Murcia, pedimos lo mismo. La confianza se gana día a día.

¿Puede afectar la situación de Murcia en el pacto a nivel nacional?

Es un tema autonómico. Igual que en la Comunidad de Madrid, los temas que se pactan a nivel regional quedan ahí, en ese ámbito. A nivel nacional hay otro pacto, con 150 reformas firmadas, donde también se recogen medidas como estas. Si llegado el caso, afectara a un miembro del Gobierno, habría que hacer lo mismo y pediríamos lo mismo. Los españoles quieren que seamos contundentes con la corrupción, la segunda preocupación de los ciudadanos. No se puede mirar para otro lado o hacer interpretaciones sui generis de lo que es o no. Que dimita y cumpla su palabra.

aguado

Y en Madrid, ¿ve un PP más limpio ahora que el de antes de las elecciones de 2015?

Durante veinte años, la mayoría absoluta del PP nos ha llevado a esta situación, que la Púnica y Gürtel nazcan en el PP y Madrid y que el PSOE estuviera a verlas venir, sin capacidad para exigir cambios. Desde que Cs ha entrado en la Asamblea no hay imputados por delitos de corrupción, hay una comisión de investigación y un pacto por la regeneración. Estamos demostrando que somos la punta de lanza contra la corrupción y somos capaces de frenarla exigiendo responsabilidades y poniendo mecanismos para que no se repita.

¿Está asegurado el apoyo de Cs al PP en Madrid en lo que queda de legislatura? ¿Aguantará la dinámica actual?

Tanto en cuanto cumplan los puntos de acuerdo de la investidura no hay inconveniente en que sigan gobernando. Fueron la lista más votada. Espero que haya una legislatura de cuatro años y la que viene ya veremos quién gana las elecciones y cuáles son las posibles coaliciones.

Madrid no es un paraíso fiscal

Acaban de acordar los presupuestos con el PP esta semana. ¿Qué les ha convencido para apoyar las cuentas de Cifuentes?

Nuestras exigencias han sido recogidas en el acuerdo fundamentalmente. Es verdad que no son unos presupuestos que reflejen un modelo ideal, pero tampoco gobernamos nosotros. Pero son los más progresistas que hemos podido arrancar al partido conservador. Nuestros 17 escaños son los más rentables de toda la Asamblea, hemos conseguido doblar el brazo del Gobierno regional. En políticas sociales, las cuentas aumentan un 7%. Y también en Sanidad (2,4%).

Hablar de economía en Madrid es tratar el debate sobre el dumping fiscal. La mayoría de comunidades socialistas, lideradas por Andalucía, se quejaron en la Conferencia de Presidentes y pidieron una armonización de impuestos. ¿Es Madrid un paraíso fiscal?

No, todo lo contrario. Es una comunidad capaz de gestionar los servicios esenciales y básicos sangrando menos a los madrileños. Si sales a la calle y preguntas a los madrileños si pagan muchos o pocos impuestos, seguro que dicen que muchos. Cada comunidad es lícita de subir impuestos lo que considere, pero entiendo que se puede gestionar con unos tributos bajos. Nos gustaría invitar al resto de autonomías a que los bajaran. En Andalucía, lo hemos conseguido.

aguado

¿Y cómo se puede bajar los impuestos y mantener un Estado del Bienestar, una Sanidad y una Educación de primer nivel?

Porque hay muchas deficiencias en la gestión. Nosotros que venimos de la sociedad civil y de la empresa privada vemos cómo se puede gestionar mejor. Me refiero al PP de Madrid y qué decir a nivel municipal de Ahora Madrid y del PSOE, donde hay unas deficiencias brutales. Si somos capaces de gestionar bien dando prioridad profesional y técnica a los proyectos y no política, se pueden conseguir muchos ahorros.

Con ese discurso de regeneración y de cambios, uno se se pregunta por qué prefirieron apoyar a Cristina Cifuentes en vez de Ángel Gabilondo.

Fundamentalmente porque la estrategia del partido a nivel nacional fue acercarnos al partido con la lista más votada. Por eso en Andalucía al PSOE y en Madrid al PP. Si no hubiéramos sido capaces de llegar a un acuerdo con el PP, nos habríamos sentado con Ángel Gabilondo. Pero no se dio esa situación, el PP entendió que no tenía mayoría absoluta y tenía que ceder.

En el pasado congreso de Ciudadanos salió la intención de entrar en gobiernos a partir de las elecciones autonómicas de 2019. ¿Se prepara ya para sentarse en el Consejo de Gobierno?

Nos preparamos ya para liderar un Gobierno. Es el objetivo, salir a ganar las elecciones. A partir del siguiente ciclo electoral, no queremos obligar solo a que haya cambios, sino ejecutarlos nosotros. Ese es el reto.

En el caso de que ganara el PP esas autonómicas de 2019, ¿se sentiría cómodo como vicepresidente de Cifuentes?

Es un tema que todavía no se ha planteado. En dos años la política da muchísimas vueltas, tanto como que Podemos, por ejemplo, surgió en 2014. Ciudadanos hace un año y medio dio el salto a la política nacional, estamos presentes en 12 parlamentos y tenemos más de 1.500 concejales. Dentro de dos años, a saber cómo están las cosas, cómo está el PP y si Cifuentes quiere ser candidata o no. Mi intención es seguir en la Comunidad y mi prioridad número uno es que es que Cs pueda gobernar Madrid.

Dentro de su partido hay sectores que piden entrar en gobiernos antes de 2019. ¿Está a favor? ¿O lo descarta?

A día de hoy lo descarto, no tenemos una obsesión por las sillas. Y es necesario formarte en la parte política. Tenemos experiencia en la sociedad civil y en las empresas, nos faltaba esa experiencia política. Ha sido prudente y beneficioso estar una legislatura asimilando el funcionamiento parlamentario para cuando gobernemos hacerlo mejor que los que están. No quiero hacer como otros partidos que quieren gobernar a toda costa y lo hacen peor que los que estaban. Ahí tenemos el caso del ayuntamiento de Madrid, que están gobernando peor que Ana Botella. Para eso, mejor no gobiernes.

Descarto entrar en el Gobierno de Madrid antes de 2019

¿Le ha tentando Cifuentes en los últimos meses con el puesto de vicepresidente?

Lo ha hecho muchas veces en este año y medio. Últimamente, no, porque lo hemos rechazado en varias ocasiones.

No escucho buenas palabras hacia Manuela Carmena y su ayuntamiento. ¿Cómo lo está haciendo? ¿Preferiría que fuera Esperanza Aguirre la alcaldesa?

No, de Málaga a Malagón, no me quedo con ninguna. Me gustaría que fuera Begoña Villacís, que tiene las ideas bastante claras de lo que quiere para el ayuntamiento. Lo que vemos ahora es un popurrí de partidos y coaliciones en el ayuntamiento, donde el PSOE está desparecido o de palmero de Ahora Madrid. Entre ellos no se ponen de acuerdo, son incapaces de ejecutar el presupuesto. Basan su política en la continua improvisación y en el populismo. Cada día amanecemos con una noticia y un esperpento nuevo en el ayuntamiento de Madrid.

aguado

En apenas una semana ha salido un posible candidato a la Comunidad muy potente, Íñigo Errejón. ¿Qué le parece esa virtual candidatura?

Corren demasiado, faltan todavía dos años y ya están eligiendo candidatos de la forma y manera que lo hace el PP. A dedazo puro ya han dicho que su candidato va a ser Errejón. Primero, hay que respetar a los partidos cómo se organicen, pero a mi me gustaría que fueran coherentes. Si criticas al PP por la manera de designar a los cargos, no hagas lo mismo. Y tercero, que sean respetuosos con los madrileños. La posible candidatura de Errejón no es un premio, es un castigo. Es resultado de una estrategia de Pablo Iglesias y de la cúpula de Podemos para apartarle y orillarle. Es una manera de interpretar las purgas del siglo XIX en el siglo XXI. Te mando lejos del escaño del Congreso para no tenerte cerca. Antes les mandaban a Siberia y ahora les mandan a la Comunidad de Madrid. Es una falta de respeto a los madrileños, como que es un segundo plato. Es un castigo para ellos, para mí es un honor.

No me da miedo Errejón

¿Pero le da miedo el tirón electoral que pueda tener Errejón?

No. Yo tengo respeto por todas formaciones, por el PSOE, Podemos y el PP, por sus votantes. Luego, en una batalla electoral cada uno tendrá que hacer su campaña y exponer sus ideas. Pero miedo, todo lo contrario. Cada uno que presente a los candidatos que piensa que son los mejores y que los madrileños elijan.

Hablando de candidatos, ¿cree que el objetivo final de Cifuentes sigue siendo Madrid o está llamada a cotas más altas el día de la sucesión de Mariano Rajoy?

Tiene un ojo pensando en Moncloa y otro en la Comunidad de Madrid. Eso a veces la despista un poco. Lo hemos visto en la aprobación de los presupuestos, donde hemos tenido que perder casi diez días en la negociación porque tenía una agenda interna para presentarse como candidata al PP de Madrid. Me gustaría que estuviera más centrada en la Comunidad, en vez de tener tiempo del día pensando en su cabeza sobre Moncloa y otras aspiraciones de otro tipo. Pero, en cualquier caso, respeto sus ambiciones y sus aspiraciones. Si quiere seguir su carrera a nivel nacional, me parece estupendo, como si se quiere quedar en la comunidad. Es una decisión que le corresponde a ella y a su partido.

¿Dónde ha quedado el buen rollo de la nueva política? No se ve mucha sintonía con Podemos ni la Asamblea ni en el Congreso. Al contrario, parece que reeditan la pugna PP-PSOE de hace unos años.

No se ha perdido a nivel personal, no se debe perder la buena sintonía personal con ningún rival político. Pero al final los días van pasando y las estrategias se van viendo. En un principio, cuando podías pensar que con Podemos podías llegar a algo, su manera de actuar van diciendo lo contrario. Es un partido que funciona a través de redes sociales y de iphones, pero tiene unos planteamientos muy antiguos. Están anclados en la crítica constante. Ellos se enfadan muchos y nosotros trabajamos muchos. Podemos sigue recreándose en la indignación y en el enfado permanente como manera de hacer política. No me gusta eso.

Cifuentes tiene un ojo en Moncloa y otro en la Comunidad

¿Cómo lleva esas críticas de que ustedes hacen política “de cuñados”?

Lo dicen con un cierto tono despectivo que no comparto. Se pueden decir las cosas sin faltar al respeto. Y desde Cs intentamos no faltar al respeto a nadie, argumentamos. Si ser cuñado es haber conseguido a nivel nacional que los padres tengan cuatro semanas de permiso de paternidad, que se ponga en marcha una comisión de investigación sobre las cajas de ahorro, poner en marcha un pacto por la Educación y haber conseguido en la Comunidad de Madrid una bajada del 20% de las tasas universitarias, bienvenido el término y lo acepto. Lo que buscan es desprestigiar una manera de hacer política con la que no están de acuerdo porque nunca han sido capaces de construir. Siempre han estado obsesionados con derruir y ponerse ellos. Perseguían y criticaban el enchufismo del PP y ahí tenemos el ayuntamiento de Madrid con 44 colocados del tirón en el primer año. En Barcelona la alcaldesa coloca a su pareja, a su amigo, a su primo.

ignacio aguado

Estuvieron a punto de gobernar con Pedro Sánchez tras su pacto de Gobierno en la legislatura fallida. En la presentación de su documento ideológico para su candidatura a las primarias del PSOE, Sánchez ha apostado clarísimamente por una “alianza de progreso” -con Podemos para La Moncloa-. ¿Es un viraje de Sánchez? ¿Cómo ve la evolución?

El problema es que el PSOE no tiene definido su proyecto. Su proyecto y sus siglas pueden abarcar desde hacer guiños hasta el nuevo comunismo y al populismo a optar por una socialdemocracia más moderada orientada al centro. Todo ese espectro se puede mover en función del candidato. Sánchez hizo en su momento un esfuerzo por llegar a un acuerdo con Ciudadanos y fuimos capaces la dos formaciones de plegarnos como cañas de bambú, acercar posturas sin romper nuestros principios y llegar a un pacto. Pero después de eso, cada partido vuelve a su sitio y ellos son los que ahora tienen que decidir qué quieren hacer. No sé si habrá un cambio de planteamientos de Sánchez, imagino que también está en campaña interna. Tendrá que definir con quién quiere hacer futuras alianzas, si quiere con Podemos, otras formaciones de extrema izquierda y con independentistas. Él sabrá, no me parece una opción muy razonable pero lo respeto.

Habla de definiciones. Ustedes en la Asamblea de Coslada enterraron las raíces socialdemócratas y se declararon oficialmente liberales progresistas. ¿Se siente cómodo? ¿Es Ignacio Aguado un liberal progresista?

Absolutamente cómodo. De hecho, durante muchos años pensaba que mi manera de pensar era un poco extraña, era única. Decía que cómo podía ser que no hubiera alguien que pensara como yo, que en lo económico hay que ser liberal (defender a los empresarios, a las start up, al emprendimiento), pero que hay que tener un Estado social fuerte. Y todo eso se puede conjugar.

¿La gente lo puede interpretar como un giro al centro derecha?

No, no debería, más allá de los intereses que puedan tener algunos partidos y medios de comunicación por orillarnos de algún sitio a otro. Yo por la mañana me levanto siendo de derechas, por la noche soy un comunista recalcitrante, en función del medio o del partido que te ataque. Pero estamos consiguiendo algo muy importante en España, perfilar el centro político, que no existía. La gente de centro empieza a tener un referente político.

Cuando llegaron a nivel nacional, criticaban que no hubiera primarias en el PP. En las suyas de hace unas semanas, nos hemos encontrado con que solo había un candidato potente, Albert Rivera, y luego salieron dos más in extremis sin posibilidades. En esta nueva fase también intentan dar más juego con el ascenso de José Manuel Villegas y el nuevo cargo de portavoz de Inés Arrimadas. ¿Se está preparando ya la época post-Rivera? ¿O nos queda mucho Rivera para rato?

Ël ha dicho que su objetivo para esta fase es crear una estructura que no tenga que depender de Albert Rivera y que sea un partido sólido que pueda funcionar por sí solo. Pero, también es verdad, que teniendo al mejor parece un poco extraño buscar rivalidades con otros candidatos cuando tienes uno que está consiguiendo lo que está consiguiendo. Hasta cierto punto tiene sentido que no surgieran rivales potentes porque tenemos un candidato excepcional, tenemos al Cristiano Ronaldo de la política. Ojalá que esté muchos años, porque es un referente, pero hay que ir transformando el partido.

Albert Rivera es el Cristiano Ronaldo de la política

En aquellas primarias hubo un bajo porcentaje de participación (34%). ¿Le preocupa que los militantes de Cs estén perdiendo ilusión?

De las primarias que hemos hecho, han sido uno de los mejores resultados. No suele ser tan elevada como en unas elecciones. En cualquier caso, influye que hubiera un candidato tan bien posicionado y los afiliados han tendido a darlo por hecho.

Un poco de autocrítica. ¿Qué tendría que mejorar Cs? ¿Qué tienen que cambiar?

Como todos los partidos, creo que mucho. Aprendemos todos los días. A nivel de la Comunidad de Madrid, ser capaces de haber conseguido más, haber apretado más. Ser capaces de hacer más pedagogía, qué es Cs, cuál es su objetivo. Ser capaces de comunicar mejor porque a veces el mensaje de Ciudadanos parece más complicado. E ir creciendo en toda España porque hemos tenido casos de éxito y de fracaso. Cuando intentamos implantarnos en Galicia, nos salió mal.

En Cs siempre hablan de que hay políticos que llevan muchos años en sus puestos y están a favor de la limitación de mandatos. ¿Hasta cuándo piensa estar en la Comunidad de Madrid?

No lo sé, la verdad es que no tengo ni idea. Decidí dar este paso porque estaba cansado de lo que veía, de que me trataran como menor de edad. Ya estaba bien de enfadarte en la barra del bar y en las comidas de familia y si quería cambiar las cosas, había que dar un paso. Eso fue lo que me llevó a entrar en política. Estaré el tiempo que vea que este proyecto me ilusiona y que estamos siendo capaces de cambiar las cosas de verdad. El día que me canse y considere que ha acabado mi tiempo, me volveré a la empresa o pondré en marcha otros proyectos.

¿Pero a las primarias para las autonómicas de 2019 se presentará?

Sí, me gustaría seguir trabajando estos dos años y presentarme. Ojalá que en 2019 pueda ser el candidato de Cs y en la siguiente legislatura ser el presidente de la Comunidad de Madrid.

Teóricamente tendremos elecciones generales en 2020. Rivera solo se ha presentado una vez a las generales, damos por hecho que se presentará otra vez. ¿En 2024 se ve Ignacio Aguado siendo Rivera y presentándose a las generales?

No, no, la verdad es que no. Llevo un año y medio en política y parece que han pasado diez años. Imagínate en 2024 dónde puedo estar. Mi objetivo a corto plazo es hacer las cosas bien en Madrid y demostrar que Cs ha llegado para quedarse. En 2019 me gustaría presentarme y ganar las elecciones. No aspiro más, a ayudar y a cambiar las cosas en la Comunidad.

Queda grabado.

Defina a...

Mariano Rajoy: Inmovilista

Javier Fernández: Costurero

Pablo Iglesias: Populista

Albert Rivera: Líder

Cristina Cifuentes: Presidenta de la Comunidad de Madrid

Ramón Espinar: Incoherente

Íñigo Errejón: Aspirante

Manuela Carmena: Invitada de piedra

Ignacio Aguado: Ciudadano

Ignacio Aguado

Las fotografías de esta entrevista han sido realizadas por Carlos Pina

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Entrevista a José Manuel Villegas: "Somos un partido de centro centro"

- Entrevista a Begoña Villacís: "El gobierno de Manuela Carmena es incapaz de gestionar"

- Entrevista a Toni Roldán: "Hay que ofrecer oportunidades, no rentas mínimas que no puedes pagar"

- Entrevista a Fernando de Páramo: "Nos nos fiamos definitivamente del PP"

- Entrevista a Miguel Gutiérrez: "Rajoy es un nostálgico del bipartidismo"

- Entrevista a Juan Marín: Marín: "Es compatible que Díaz sea presidenta de la Junta y líder del PSOE, pero espero que tenga la cabeza en Andalucía"

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN