POLÍTICA
24/02/2016 16:16 CET | Actualizado 24/02/2016 16:16 CET

El 'abrazo' de Sánchez y Rivera

Sánchez y Rivera anuncian su acuerdopor elhuffingtonpost

24 de febrero de 2016. Pedro Sánchez y Albert Rivera han querido convertir esta fecha en la escenificación de un pacto que aspira a abrir una “segunda Transición” en España y que serviría para dirigir el país a través de un Gobierno “reformista y de progreso”.

Los líderes del PSOE y de Ciudadanos son dos de los nuevos políticos que mejor manejan la imagen y ambos tienen especial predilección por el simbolismo. Este miércoles han elevado la carga sentimental del acuerdo presentándolo ante los españoles en el mismo Congreso de los Diputados.

Todas las cámaras esperaban a los dos dirigentes a las 11.30 horas de la mañana en la Sala Constitucional de la Cámara Baja -una de las dependencias que acoge debates y encuentros de más calado-, bajo la atenta mirada de los padres de la Carta Magna representados en el político de Hernán Cortés Moreno.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Una mesa de madera en el centro, dos carpetas negras y sus colaboradores más cercanos arropándolos. Dos firmas y aplausos. Muchos de los presentes que sonreían tenían ojeras, llevan varias noches acostándose de madrugada, negociando punto a punto, hablando de cada coma.

Y sus jefes se han acordado de ellos durante todo el día. Por parte del PSOE, Antonio Hernando ha sido el encargado de pilotar estas trepidantes reuniones, mientras que José Manuel Villegas ha ejercido como capitán del equipo naranja. Hoy, por fin, veían negro sobre blanco lo hablado.

Pero esa falta de sueño no ha impedido que a muchos de los presentes les invadiera la sensación de felicidad por haberlo logrado. Era un día de celebración, un respiro, porque mañana comenzará la historia de las calculadoras. Los números no les dan, por ahora tienen 130 votos favorables.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Sánchez debe enfrentarse a la primera votación el próximo miércoles y tendría que lograr mayoría absoluta (176 apoyos). Se da por hecho que no lo logrará entonces y habrá que ir a una segunda ronda el sábado, cuando valen más ‘síes’ que ‘noes’. Ahí es donde confían socialistas y ‘ciudadanos’ que la presión vencerá a los otros corredores en la pista -PP y Podemos-, que terminarán facilitando la llegada del secretario general del PSOE a La Moncloa.

Lo que no se sabe es si Rivera también podría acabar en el complejo de las afueras de Madrid como vicepresidente. Ante la prensa ha dicho que no descarta formar parte de un hipotético Gobierno de Sánchez. Los dos no disimulan que se llevan bien y que hay sintonía, algo que contrasta con las caras de Sánchez cuando ve a Rajoy o de Rivera con Iglesias.

Eso sí, los dos ejercen de nuevos pero saben también de lo viejo. Sánchez y Rivera han acudido a primera hora a pedir el apoyo de sus respectivos partidos para rubricar el documento de 66 páginas. Y sus direcciones les han bendecido.

Las decenas de folios han sido una incógnita dentro de los propios partidos, entre los periodistas y ante los ciudadanos. Los equipos negociadores están satisfechos por haber logrado que no hubiera filtraciones en los últimos días, algo que siempre puede fastidiar los acuerdos -a no ser que sean globos sonda-.

EL ESPÍRITU GENOVÉS

El espíritu de la Transición ha estado muy presente a lo largo del día, en los gestos y en las palabras. El PSOE y Ciudadanos quieren abrir el pacto apelando a la necesidad de que el país esté unido. Ellos ya han logrado un acuerdo y es a los demás a los que les toca posicionarse. Y con el nuevo calendario de la investidura han ganado un día para intentar convencer a los otros partidos.

(Sigue leyendo después de la imagen)

“Hay que hacer normal en las instituciones lo que es normal en la calle”, ha dicho Rivera en una rueda de prensa posterior parafraseando al expresidente Adolfo Suárez. Es hora, en su opinión, de sentar las bases para los próximos 40 años. Al PP le ha mandado un mensaje: “Valentía”.

Estas palabras las ha dicho en el otro escenario escogido, el vestíbulo de unos de los edificios del Congreso en el que está expuesto El abrazo, de Juan Genovés, otro de los grandes símbolos de la Transición. Sánchez y Rivera han comparecido tras la firma por separado ante esta obra pictórica, espejo de la reconciliación española. Además, cada líder se ha fotografiado con su equipo negociador en ese espacio. Algunos piensan que esas imágenes al final pueden convertirse en iconos de la historia parlamentaria que comienza ahora.

Entre esos ‘abrazados’ estaban hoy, por parte de Ciudadanos, Luis Garicano, Toni Roldán, Juan Carlos Girauta, Miguel Gutiérrez, José Manuel Villegas y Fernando de Páramo. Más tarde se han inmortalizado, junto a Sánchez, Meritxell Batet, Antonio Hernando, José Enrique Serrano, María Luisa Carcedo, Jordi Sevilla y Rodolfo Ares.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Este pacto “histórico”, según ha recalcado Sánchez, "suma porque la única victoria política que hay en él es el acuerdo. Es un acuerdo abierto, no excluye, tiene la mano a izquierda y derecha para lograr un nuevo tiempo en nuestro país”.

Exultantes paseaban por el Congreso algunos miembros de estos partidos, como Inés Arrimadas e Ignacio Aguado -’barones’ territoriales de Rivera-. Un gesto que nada tiene que ver con los populares y los ‘morados’, a los que no les gustan los titulares que leen esta jornada, pero que son necesarios para que se haga realidad el sueño del PSOE y Ciudadanos.

Rivera y Sánchez se han abrazado hoy al estilo Genovés. Ahora falta saber si habrá más personajes como en el cuadro o si es una obra efímera como las que gustan tanto estos días en ARCO.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'