POLÍTICA

La unidad del PP se resquebraja en los congresos regionales

Acusaciones, guerras de familias y nuevo sistema de votación

07/03/2017 18:10 CET | Actualizado 07/03/2017 23:07 CET
GTRES
Cifuentes y Cospedal

Unidad, unidad, unidad. Este mensaje repetía constantemente el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el congreso de su partido hace algo más de veinte días. Su objetivo es transmitir la imagen de un PP fuerte frente a las cainitas divisiones en el PSOE y Podemos. Pero la familia popular no es una perfecta balsa de aceite.

El plan de Rajoy tenía dos fases. La primera era el congreso nacional, donde salió reelegido como líder sin oponente alguno y estableció una nueva dirección del partido (con el nuevo equilibrio entre María Dolores de Cospedal y Fernando Martínez-Maillo). El siguiente paso son los congresos regionales para elegir a los líderes autonómicos -que se celebrarán durante los fines de semana comprendidos entre el 17 de marzo y el 2 de abril con consultas previas en algunos casos a los militantes-.

Su idea es tener a todo el partido renovado y listo para antes del mes de mayo, momento en el que ya sería posible convocar elecciones anticipadas y, además, empezar a engrasar la maquinaria local de cara a las autonómicas y municipales de mayo de 2019. La directriz trasladada por Génova, según fuentes populares, era intentar buscar listas de integración para que fueran estos cónclaves lo más pacíficos posibles.

ESTRENANDO MODELO DE 'PRIMARIAS'

Pero a pesar de la orden y de la disciplina habitual en las filas populares, en varias comunidades se están produciendo duros enfrentamientos, broncas acusaciones entre bandos opuestos y una carrera entre varias candidatos.

Estos 'congresillos' estrenan el nuevo sistema de elección aprobado en el pasado cónclave, una especie de primarias con doble vuelta. Si hay más de un candidato con las condiciones requeridas, se lleva a cabo una votación entre los afiliados. Si alguno de los aspirantes obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones será proclamado como candidato único en el congreso.

GTRES

Y ya el PP ha experimentado este nuevo sistema el pasado jueves en Canarias, donde el actual líder, Asier Antona, se impuso en la votación a Cristina Tavío, con un 82%, por lo que llegará al congreso como ganador. Pero la campaña ha tenido duros momentos y ha evidenciado las tensiones dentro del archipiélago de cara a esta nueva etapa tras dos décadas de dominio absoluto de José Manuel Soria.

LAS BATALLAS DE CANTABRIA Y CASTILLA-LA MANCHA

Este tipo de primarias se reproducirán estos días en otras comunidades. Este miércoles le llegará el turno del PP de Cantabria, que debe elegir entre el actual líder, Ignacio Diego, y la secretaria general, María José Sáenz de Buruaga. La lucha está siendo durísima internamente y Génova intentó hasta el último momento que hubiera una lista de unidad. Esta guerra ya se notaba incluso en el pasado congreso nacional, donde representantes cántabros contactaron con Fernando Martínez-Maillo y Juan Carlos Vera de cara al cónclave provincial. Los partidarios de Diego han acusado a empleados del partido de trabajar para la otra candidata, mientras que el equipo de Buruaga ha denunciado "agresiones verbales" de sus rivales que "han llegado muy lejos". El influyente ministro de Fomento y ex alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, apuesta por Buruaga.

Cruces de acusaciones y de reproches. Esto también se está produciendo en Castilla-La Mancha, donde María Dolores de Cospedal aspira a seguir en su cargo como líder del PP autonómico. Su figura ha centrado parte de este proceso de renovación por el debate interno que ha generado su acumulación de cargos (ministra de Defensa, secretaria general del PP, líder del partido regional y diputada en el Congreso).

De hecho, de manera imprevista estuvo a punto de perder una votación en el cónclave nacional que censuraba que tuviera todos estos despachos y logró derrotar por tan solo 25 votos la enmienda 'antiCospedal' que presentó el conquense Francisco Risueño. Este texto evidenciaba el malestar que hay también dentro de su propia comunidad con su papel. Ahora ha cristalizado en la presentación de una candidatura alternativa en la persona de Tomás Medina, presidente del PP de Puebla del Príncipe (Ciudad Real).

En números, Cospedal gana de sobra si se tienen en cuenta los avales presentados: 2.603 frente a 106. Pero estas semanas están siendo muy broncas en esta región. En un primer momento, el comité organizador no dio por válida la candidatura de Medina por fallos en los avales, pero al final se han aceptado sus alegaciones. Este candidato quiere anular el congreso mientras que los seguidores de la ministra le acusan de ir a buscar solo "conflicto". El entorno de Medina ha filtrado conversaciones en los que les amenazaban de estar cavando "su propia tumba".

EFE
Cospedal

ASTURIAS, MADRID, COMUNIDAD VALENCIANA...

Ese mismo viernes también los afiliados asturianos votarán para la elección de líder regional. El duelo será entre la actual presidenta, Mercedes Fernández, y la del PP de Avilés, Carmen Maniega. Ahora los casi 20.000 militantes están en la fase de inscripción antes de que pueda emitir su sufragio el día 10.

Esta primera ronda de votaciones esta semana se cerrará en Madrid. Cristina Cifuentes es la gran favorita, pero le ha salido un competidor: Luis Asúa (ex presidente del PP de Chamberí, ex concejal con Alberto Ruiz-Gallardón y ex viceconsejero con Esperanza Aguirre). La presidenta madrileña ha abogado durante años por primarias y por fin se ha logrado un sistema parecido. No obstante, también ha dejado claro que su deseo no era una medida anhelada por todos sus simpatizantes. De los 94.000 afiliados, solo se han inscrito para votar 11.088.

Las primeras batallas internas regionales en el PP. Pero quedan otras cuantas la semana que viene, como la del lunes en Valencia, donde los afiliados podrán votar entre Isabel Bonig y José Luis Bayo. Este último dice que la actual presidenta del PP valenciano cuenta con toda la estructura del partido detrás. En avales ya le arrasó: 7.228 frente a 159. La guerra de avales se ha producido también en Baleares, donde han llegado a la fase final al expresidente José Ramón Bauzá y el diputado autonómico Gabriel Company. El segundo emerge como favorito del aparato y también ha ganado en avales.

GTRES

LOS MISTERIOS DE LA RIOJA Y CASTILLA Y LEÓN

Guerras y también muchas dudas. Algunos de los congresos que se celebrarán más tarde están a la espera del plazo de presentación de candidaturas. Hay expectación sobre qué puede pasar en La Rioja, donde se prepara la etapa posterior a Pedro Sánz. El candidato natural parece ser José Ignacio Ceniceros, el actual presidente del Gobierno autonómico, pero existe una fuerte corriente a favor de la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

También hay nervios respecto a lo que pueda pasar en Castilla y León. El presidente de la comunidad y líder del PP regional, Juan Vicente Herrera, no ha desvelado si quiere seguir siendo el presidente del partido. Por ello, dos bandos se preparan para la posible guerra sucesoria: los partidarios del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, y los del alcalde de León, Antonio Silván.

Nervios y nervios, pero también hay algunos que están tranquilos. Se presentan en estas carreras como únicos candidatos a sus congresos Luis María Beamonte (Aragón), Juan Manuel Moreno (Andalucía), Ana Beltrán (Navarra), Alfonso Alonso (País Vasco), Xavier García Albiol (Cataluña) y José Antonio Monago (Extremadura).

También llega como único candidato a su congreso Pedro Antonio Sánchez, que se celebrará el 18 de marzo. Iba a ser su momento de gloria, el día en el que recoger las riendas tras el mandato de 25 años de Ramón Luis Valcárcel. Pero ahora se encuentra en una delicada situación política, con toda la oposición exigiendo su dimisión por su imputación en el caso Auditorio. Los partidos se están planteando la posibilidad de una moción de censura. Él y Rajoy se resisten. Pero el caso puede dañar hasta el pacto a nivel nacional con Ciudadanos.

Esos son los juegos del poder. Unos lo tienen, otros lo quieren.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

29 cosas que no sabías de Mariano Rajoy

Fiesta en el PP