ECONOMÍA

El Gobierno se compromete a no subir impuestos

El Ejecutivo presenta los primeros Presupuestos poscrisis que, pese a ser 3.490 millones de euros inferiores a los de 2016, califica de "los más sociales".

31/03/2017 15:21 CEST | Actualizado 31/03/2017 19:47 CEST
EFE
Los ministros de Economía y Hacienda flanquean a la vicepresidenta del Gobierno y al ministro portavoz en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Presupuestos Generales del Estados 2017 o el arte de procrastinar las cuentas. Cinco meses después de la fecha habitual y por razones por todos conocidas, el Gobierno aprueba el borrador del Anteproyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado de este año. Y, para compensar, se compromete a no volver a subir impuestos en 2017. También deja aparcados los impuestos sobre bebidas azucaradas y medioambientales anunciados en diciembre porque, dice, además, tampoco estaban pensados para recaudar.

Cristóbal Montoro, que ha vuelto a deleitar a su público con una rueda de prensa regada de chascarrillos y referencias jocosas, asegura que España no necesita subir más impuestos porque su Ministerio ha devuelto la recaudación a cifras precrisis de 2007. Hacienda prevé recaudar este año la cifra récord de 200.963 millones de euros, el 7,9 % más que en 2016, lo que supondría las mayores cifras de la serie histórica, muy igualada con el máximo actual que son los 200.676 millones de 2007.

Apartado por apartado: la recaudación del IRPF alcanzará este año los 78.027 millones de euros, un 7,7% más que en 2016, mientras que los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades ascenderán a 24.399 millones de euros, un 12,6% superiores a los de un año antes. Por su parte, el IVA recaudará este año 67.463 millones de euros, un 7,3% más, mientras que los impuestos especiales ingresarán 20.770 millones, un 4,6% más.

El titular de Hacienda ha anunciado una previsión de gasto de 54.674 millones de euros, 3.490 millones de euros menos que en 2016, sin ofrecer mucho más detalle de las partidas, que serán negociadas capítulo a capítulo a partir del martes 4 de abril, cuando el ministro los lleve al Congreso de los Diputados para el inicio de su debate, tramitación y final aprobación que el calendario sitúa en junio.

El proyecto de presupuesto no se mueve un número, sin embargo, en relación con el presupuesto ejecutado. Cristóbal Montoro atribuye este inmovilismo a una programación coherente con la corrección del déficit público -el 4,33% en 2016 y previsiones de que cierre 2018 en el 3,1%- "porque tendremos más ingresos y tendremos un gasto muy parecido al ejecutado en 2016".

PRIMEROS PRESUPUESTOS POSCRISIS Y LOS MÁS SOCIALES

El Gobierno ha vendido el borrador del anteproyecto de ley de los PGE como las primeras cuentas poscrisis. Las previsiones de ingresos y gastos de la Administración Central del Estado son por primavera vez no expansivas gracias, y según subrayaron uno detrás del otro los ministros de Economía y de Hacienda, a la mejora de las perspectivas de crecimiento (2,5% del PIB para 2017) y a la rebaja del déficit público. Situado en el 4,33% del PIB este año, las cábalas apuntan a una reducción de hasta el 3,1% a finales de 2018, lo que sacaría a España del procedimiento de déficit excesivo de la Unión Europea, en el que aquellos países con un endeudamiento mayor del 3% límite son sometidos a mayor control y sanciones por parte de Bruselas.

Los presupuestos incluirán 4.087 millones de euros, en partidas sociales, de acuerdo con el último "Sí, quiero" que el partido liderado por Albert Rivera ha concedido al Ejecutivo de Mariano Rajoy, como un gesto de compromiso al pacto de investidura suscrito entre ambos.

El grueso de esta partida, destinada a la recuperación de la clase media, se centrará en sufragar la tarifa plana para los autónomos y su extensión de seis meses a un año (480 millones), el aumento de los permisos de paternidad vigentes desde el 1 de enero y que tendrán una partida específica en las cuentas, el complemento salarial para los sueldos más bajos de jóvenes, para lo que se destinarán 500 millones de euros o la lucha contra la pobreza infantil, que contará con 340 millones.

Rivera también arrancó de Montoro la bajada del IVA cultural para espectáculos del 21 al 10 %, a excepción del cine, que sin embargo, tendrá una partida 70 millones de euros, con un aumento presupuestario de diez millones respecto de 2016, en la ley general del cine. Esta rebaja se produce cuatro años y medio después de que el Gobierno decidiera subirlo para frenar el déficit, medida que entró en vigor en octubre de 2012.

"El cine tiene otras medidas como las ventajas fiscales que son muy importantes y que hacen que esté en un gran momento", insistió Íñigo Méndez de Vigo, portavoz y también ministro de Educación, para justificar a su turno la polémica excepción.

EMPLEO PÚBLICO Y DE CALIDAD

Los PGE 2017 contemplan una oferta de empleo público de alrededor de 67.000 plazas de reposición, y un proceso de reducción de la interinidad que conllevará la conversión de hasta 250.000 interinos en fijos en un plazo de tres años, con lo que se pretende rebajar un 8% la temporalidad en las administraciones públicas.

Montoro y Méndez de Vigo han indicado que el objetivo es reducir la interinidad en las administraciones del 20% actual, lo que supondrá reducir hasta un máximo del 90% los interinos existentes actuales.

La oferta tiene como finalidad reforzar las plantillas en los sectores prioritarios (Educación, Sanidad y Justicia), del cien por cien gracias a la mayor tasa de reposición en estas áreas, pero añade además tres nuevos sectores: atención al ciudadano en los servicios públicos, prestación directa del servicio de transporte y seguridad y emergencias. Para el resto de sectores, la tasa de reposición es del 50%.

El Gobierno anticipará 7.969 plazas de la oferta de empleo público (OEP) de 2017 para los ámbitos la Educación, Fuerzas Armadas, Policía y Guardia Civil, y autoriza la convocatoria anticipada de plazas en estos ámbitos a las comunidades autónomas, que serán de más de 11.500 plazas solo en Educación, según el real decreto ley aprobado en el Consejo de Ministros de este viernes.

LA DEPENDENCIA YA NO PIERDE, GANA

Por partidas de gasto, la financiación de las comunidades autónomas mejorará en 5.387 millones de euros y los recursos para Justicia crecerán un 7,6%, al tiempo que dependencia recibirá 100 millones de euros adicionales. Al tiempo, la protección y la lucha contra la pobreza infantil contará con 342 millones de euros en 2017. Las becas y los programas de refuerzo escolar tendrán un presupuesto un 1,7% superior, mientras que a fomento del empleo se destinará un 5,5% más. También crece la financiación de la I+D+i (+4,1%) y la lucha contra el fraude dispondrá de cien millones de euros adicionales este año.

UN PRÉSTAMO PARA LAS PENSIONES

Además, los Presupuestos contemplan también un préstamo del Estado a la Seguridad Social para hacer frente al pago de las pensiones. En este punto, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que no quiso adelantar la cifra del crédito, aseguró que se van a pagar las pensiones en plazo y sin incrementar la deuda pública.

Vaciado de la hucha de las pensiones

Montoro ha vuelto a tirar de gracejo para explicar el porqué de estos Presupuestos que son, dijo, los que necesita España, puesto que "ponen el énfasis" en el gasto social, apuestan por el empleo público estable y forman parte de un programa de política económica para que las administraciones públicas puedan cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% del PIB este año.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

OFRECIDO POR NISSAN