INTERNACIONAL

Brexit hasta en la sopa

El divorcio entre la UE y Reino Unido, el protagonista absoluto del primer pleno europeo tras el divorcio formal con Londres

04/04/2017 17:08 CEST | Actualizado 04/04/2017 19:21 CEST
REUTERS

ESTRASBURGO.- Europa se encuentra bien, tranquila, y está aprovechando el Brexit para reforzarse. Superada ya la pena pos ruptura de la semana pasada, cuando Reino Unido notificó al club comunitario la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que toca ahora es dar la cara y demostrar que los 27 están más unidos que nunca. Y el pleno de esta semana en Estrasburgo es la mejor oportunidad para que se vea que es así.

En realidad el día grande, por así decirlo, de la nueva fase en la que entran las negociaciones es el próximo miércoles, cuando los grupos políticos debatirán y votarán una resolución no legislativa. Será la primera vez que, con el divorcio ya en marcha, los líderes expongan sus opiniones en la Eurocámara. En el texto hay detalles que tranquilizarán a más de uno: se recalca que Reino Unido seguirá siendo un Estado miembro hasta su salida formal, lo que implica derechos y obligaciones, incluidos "compromisos financieros", que podrán alargarse más allá de la fecha de abandono.

También hay un mensaje claro: nada de vincular un futuro acuerdo económico entre la UE y Reino Unido a cuestiones de seguridad. Y una muestra de búsqueda de la conciliación: se plantea que las negociaciones sobre acuerdos transitorios podrían comenzar durante el periodo de dos años contemplado en los tratados para la salida de un país, pero sólo "si hay avances significativos en las conversaciones para el acuerdo de retirada".

Prioridades del Parlamento Europeo:

- Las negociaciones deben llevarse a cabo de buena fe y con total transparencia.

- No puede haber una conexión entre cuestiones de seguridad y la futura relación económica.

- El proceso de paz debe continuar en Irlanda del Norte y evitarse una "frontera dura" con Irlanda.

- Reino Unido debe cumplir con todas las obligaciones que ha comprometido, incluidas las relacionadas con el presupuesto.

- Las bases de la futura relación entre la UE y el Reino Unido sólo podrán discutirse una vez que se hayan hecho progresos sustanciales en las conversaciones sobre cómo el Reino Unido abandonará la UE.

- No habrá mercado único a la carta: pertenecer al mercado único conlleva permitir la libre circulación de bienes, capital, servicios y personas.

- No puede haber negociaciones separadas con países de la UE o con terceros países.

Estas prioridades son clave porque el Parlamento tendrá en cuenta si han sido reflejadas en el acuerdo final antes de dar su visto bueno. Sin la aprobación del Parlamento, el acuerdo no podría entrar en vigor.

BREXIT OMNIPRESENTE

Por otro lado, aunque este proyecto de resolución es el que los eurodiputados debatirán y votarán el próximo miércoles, no ha hecho falta esperar hasta entonces para darse cuenta de hasta qué punto este pleno está marcado por el Brexit. Sensación que tendrá más de uno cada vez que asista a las instituciones europeas de aquí, al menos, a dos años. Basta con asistir a las tradicionales ruedas de prensa que tienen lugar después de cada debate para percatarse de ello. No importa si se han tratado las emisiones de vehículos o si lo que se ha puesto sobre la mesa ha sido la ausencia —por tercera vez— del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, la ruptura de Reino Unido con la UE siempre está ahí. Gibraltar también, ahora que se ha puesto tan de moda la idea de ir "a la guerra" para defender La Roca.

"Lo que vamos a hacer es defender los derechos de los europeos. Y en eso estamos la gran, gran mayoría de acuerdo. Londres tiene que ver eso, que en las negociaciones tendremos un enfoque unificado", ha sentenciado el líder del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, el alemán Manfred Weber. Esa unidad se extiende a la cuestión del Peñón, a la que también se ha referido al dejar claro que al negociar el Brexit es una "consecuencia lógica" que Reino Unido se quede "solo" en la defensa de sus intereses tras la salida del bloque comunitario.

Tengo la impresión de que muchos políticos británicos no entienden lo que significa dejar la Unión Europea

"Me sorprende que Londres critique que la Unión Europea defienda el interés de España en Gibraltar. Tengo la impresión de que muchos políticos británicos no entienden lo que significa dejar la Unión Europea", ha apuntado Weber en una rueda de prensa en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, que este martes ha visitado por primera vez el Parlamento Europeo, tampoco ha ocultado omitido el Brexit de su discurso. De hecho ha afirmado sentir una "alegría empañada" por tocarle dirigirse al hemiciclo europeo después de que un país, Reino Unido, haya notificado su voluntad de abandonar la Unión Europea (UE).

"Es ingenuo e irresponsable decir a la gente que su voz en el mundo se va a escuchar mejor estando fuera que dentro de la UE", ha apuntado el presidente alemán, que ha dicho que "aunque la Unión no es coser y cantar, el esfuerzo vale la pena".

Es ingenuo e irresponsable decir a la gente que su voz en el mundo se va a escuchar mejor estando fuera que dentro de la UE

Lo que también hay contención. Al menos hasta que queden claras las líneas rojas. Weber ha insistido en que la UE no está en venta, "no permitiremos la división de nuestros ciudadanos en primera y segunda". También en que para la UE "los acuerdos de paz no pueden verse amenazados, tenemos este debate sobre Irlanda y la frontera y tenemos que hacer todo lo posible para mantener la paz", ha añadido.

También se insiste en el texto en que otras de las ideas clave que se defenderán es que los plazos hay que respetarlos. Eso mismo fue lo que dijo la canciller alemana, Angela Merkel, cuando se activó el artículo 50 del Tratado de Lisboa. "Primero el divorcio y después hablaremos del futuro", aseguran.

Esta idea está también plasmada en el texto, donde se advierte de que esa eventual negociación paralela iría "en contra" de los Tratados y sólo contempla discutir sobre un arreglo transitorio que cubra el lapso entre la salida del país y la negociación de un acuerdo comercial. Eso sí, su alcance no podrá ser nunca equiparable a las condiciones que ofrece ser miembro de la Unión Europea.

Ahora toca debatir el texto, cosa que sucederá este miércoles. Los eurodiputados intentarán, como están haciendo estos días, dejar las emociones de lado. Pero lo cierto es que, aunque se intente mirar más allá, algo ha cambiado para siempre en las sedes europeas. Y eso se nota desde el primer momento en el que uno pone el pie en ellas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Serán los británicos los que salven a Europa?

Lo que piensan del Brexit algunos británicos que veranean en Tenerife

Los 'eurorehenes' de Theresa May

La embajada en Reino Unido creará una ventanilla para resolver dudas de los españoles sobre el Brexit