POLÍTICA

Detenido en Burkina Faso el expresidente de Eurobank, implicado en el caso ERE y buscado desde 2015

Aprovechó que se encontraba en libertad condicional para huir con un pasaporte boliviano, tras haber pasado casi 15 meses en una cárcel de Sevilla.

11/05/2017 22:01 CEST | Actualizado 11/05/2017 22:01 CEST
EFE
El financiero Eduardo Pascual, durante uno de los procedimientos en los que está implicado.

Eduardo Pascual Arxé, expresidente de Eurobank, sobre quien pesaba una orden de busca y captura de la Audiencia Nacional desde 2015 por estar acusado de quebrar la entidad y por su implicación en el caso de los ERE fraudulentos de la Junta de Andalucía, ha sido detenido en Burkina Faso. Su arresto ha sido posible gracias a una compleja operación de la Policía Nacional en colaboración con la Interpol de España y Burkina Faso y el Agregado de Interior en ese país, según ha informado este cuerpo policial en un comunicado.

Se trata del comisionista más importante del caso de los Expedientes de Regulación de Empleo fraudulentos de la Junta de Andalucía y de uno de los españoles huidos más buscados. Aprovechó que se encontraba en libertad condicional para huir con un pasaporte boliviano, tras haber pasado casi 15 meses en un centro penitenciario de Sevilla. Estaba reclamado por tres juzgados distintos por los delitos de corrupción, estafa, blanqueo de capitales, falsificación de documentos, tráfico de documentos falsos y un delito contra la Hacienda Pública.

Este banquero barcelonés dirigía, presuntamente, un entramado que recibió cantidades millonarias del fondo de reptiles por intermediar en las prejubilaciones pagadas por la Junta de Andalucía. Además, es el principal investigado en el caso de la descapitalización de Eurobank, donde ostentaba la presidencia, hasta que dicha entidad se declaró en quiebra y liquidación patrimonial, suspendiendo pagos en agosto de 2003 y cerrando sus puertas 68.000 clientes, quienes tenían depositados unos 221 millones de euros. Se estima que desaparecieron en ese momento alrededor de 20 millones de euros, sin que hasta la fecha se conozca cuál fue su destino.

El detenido había pasado casi 15 meses en prisión –desde marzo de 2013 hasta junio del año siguiente- por delitos continuados de cohecho, malversación y prevaricación, delitos contra la Hacienda Pública, falsedad en documento mercantil y asociación ilícita. En 2015, tras serle denegada la devolución de su pasaporte, abandonó el país con documentación boliviana y desde entonces se encontraba reclamado por la autoridad judicial. La investigación de la Policía Nacional adquirió gran complejidad debido a la amplia red de contactos profesionales del arrestado, así como por los medios económicos de los que disponía para evitar su localización.

(Puedes seguir leyendo tras el mapa...).

CUATRO IDENTIDADES DISTINTAS

En el año 2005 contrajo matrimonio con una ciudadana boliviana, por lo que solicitó la nacionalidad de ese país, que le fue concedida en junio de 2007. Poco después pidió a las autoridades de Bolivia la modificación de su nombre para pasar a ser Eduardo Monasterio Arce. De nuevo, pasados dos años, solicitó cambiar su nombre aludiendo a que coincidía con el de un ciudadano peruano con antecedentes en el ámbito financiero y económico que imposibilitaba su desarrollo profesional. Finalmente y al expedir un nuevo pasaporte por haberle sido supuestamente sustraído, pasó a llamarse Marcelino José Monasterios Arce.

De esta forma, el arrestado ostentaba tres pasaportes bolivianos y uno español con los que viajaba por todo el mundo sin temor a ser descubierto por los agentes.

Avanzada la investigación, se pudo comprobar cómo se encontraba refugiado en Burkina Faso, donde podría haber contraído matrimonio con una mujer nacional de aquel país con la intención de conseguir, tal y como había hecho en Bolivia años antes, nueva documentación a su nombre para dificultar el rastreo que venía desarrollando la Policía Nacional, evitando de igual modo una posible extradición en caso de ser detenido.

Por último, cuando los investigadores le localizaron en Uagadugú, capital de Burkina Faso, se coordinó la información sobre su ubicación exacta con el Agregado de Interior del Reino de España en Malí y Burkina Faso y la Oficina de Interpol en aquel país. Una vez facilitada toda la información a las autoridades locales, funcionarios de la OCN Burkina Faso detuvieron a Eduardo Pascual Arce para su extradición a España. Esta operación policial ha sido posible gracias a la magnífica colaboración entre las autoridades de España y de Burkina Faso.

POR QUÉ SE LE BUSCA

Fuentes jurídicas han recordado a la Agencia Efe que Arxé está reclamado por una causa abierta por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional sobre la despatrimonialización de Eurobank del Mediterráneo en 2003, entidad que suspendió pagos en septiembre de 2003 dejando una deuda de 150 millones de euros con sus acreedores. La Fiscalía pidió para él y sus colaboradores hasta 7 años y 10 meses de prisión, así como el pago de 8,26 millones de euros por los daños causados, al considerarles autores de un delito societario continuado, otro de desobediencia a la autoridad judicial, además de falsedad, apropiación indebida, estafa y blanqueo de capitales.

Arxé fue detenido más tarde, en marzo de 2013, por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en la investigación de los ERE. Dirigía en concreto la mutua Fortia Vida, integrada en el holding Vitalia y, tras pasar 14 meses en la cárcel por su implicación en la causa de los ERE fraudulentos a través de la consultora Vitalia, salió de la cárcel tras pagar una fianza de 6.000 euros y otros 5.000 de caución y huyó después.

Ante la jueza que comenzó la instrucción de los ERE Mercedes Alaya, el exdirectivo declaró que el PSOE se había financiando con el dinero de los expedientes laborales aprobados desde la Junta de Andalucía.

Llegó a cifrar en 98 millones la cantidad que salió de la Junta de Andalucía hacia Fortia Vida, empresa que, dijo ante Alaya, controlaba el Partido Socialista de Catalunya (PSC), y de allí 18 millones se destinaron "al bolsillo" de las sociedades de cuatro empresarios vinculados con la cúpula del PSOE.

Ese dinero se invirtió en dos hoteles en la República Dominicana controlados por esos empresarios vinculados con el PSOE, declaró entonces Arxé, que fuera del despacho de la juez apuntó que lo investigado hasta ese momento en los ERE era sólo "la punta del iceberg".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Las claves del caso de los ERE

- La juez rechaza acusar a Chaves y Griñán en los cursos de formación

- La Audiencia confirma las acusaciones contra Chaves y Griñán en los ERE

- El PSOE ha recibido un "golpe mortal"

OFRECIDO POR NISSAN