NOTICIAS

España camina hacia la peor sequía en 20 años

Los pantanos atesoran menos de la mitad del agua que pueden embalsar, con un 47,93% de reservas.

04/08/2017 14:16 CEST | Actualizado 04/08/2017 14:16 CEST
EFE
Efectos de la sequía en un campo de arroz.

Lo ha confesado el propio presidente del Gobierno: dice Mariano Rajoy que lo primero que lee cada mañana es el informe de situación de los embalses españoles. De se así, debe llevar preocupado muchos meses, porque los números gritan que avanzamos hacia la peor sequía en 20 años.

Hay que remontarse hasta la gran sequía de la primera mitad de los años 90 para encontrar una reserva hidráulica tan escasa en España como la que hay ahora. Estos son los datos: los pantanos están al 47,93%, a fecha 1 de agosto. El mismo día del año pasado estaban al 64,13% y la media en ese momento en los últimos 10 años es del 63,4%.

Desde 1995, cuando ese porcentaje bajó al 40%, no se llegaban a ver las cuencas tan mermadas. Ya se aplican restricciones en los regadíos y la generación de electricidad a través de los pantanos está en mínimos. El Gobierno descarta restricciones al consumo humano por ahora, aunque se están dando cortes puntuales en La Rioja, la sevillana Sierra Sur, la Axarquía de Málaga, la zona de Las Médulas (León), algunos pueblos del interior de Badajoz y Cáceres y varias aldeas de Ourense.

Aunque hay cuencas por encima del 70% de agua embalsada -las del norte, con la del Cantábrico Occidental marcando el máximo al 81,95%-, otras están al 40 (40,6 la del Guadalquivir) o aún peor (31,8 la del Júcar, 21,12 la del Segura).

(Puedes seguir leyendo tras el mapa...).

AEMET
Mapa de vigilancia de la sequía meteorológica en España de los tres últimos años.

Esta situación, derivada de la falta de lluvias, tiene varias consecuencias y algunas, también, podrían afectar al bolsillo de los ciudadanos. Por ejemplo, por la caída en picado de la generación de electricidad a través del agua embalsada. Cuanta más energía hidroeléctrica se produce, más se abarata el recibo de la luz. Los pantanos sirven fundamentalmente en España para el consumo humano, para la agricultura y para generar energía.

QUEJAS POR FALTA DE PREVISIÓN

Las sequías se resuelven con "prevención y planificación", pero no es eso lo que está pasando ahora en España. Es lo que han asegurado siete organizaciones ecologistas, que consideran que el Ministerio de Agricultura "sigue recurriendo a leyes aprobadas por la vía de urgencia para disimular la mala integración" de este fenómeno en la planificación hidrológica.

Llo han manifestado en un comunicado la Asociación AEMS-Ríos con Vida, la Asociación de Naturalistas del Sureste, la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies, Ecologistas en Acción, la Fundación Nueva Cultura del Agua, SEO/Birdlife y WWF España, quienes han destacado que "las sequías son fenómenos naturales y recurrentes en ambientes mediterráneos, como la mayor parte de España".

En este sentido añaden que "el cambio climático va a hacer que estos fenómenos sean cada vez más frecuentes e intensos", incluso en territorios húmedos, "lo que agravará la situación de escasez de recursos hídricos que padecemos".

Sin embargo, consideran que, tanto recientemente aprobado Real Decreto Ley 10/2017 por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía en determinadas cuencas hidrográficas, como los distintos Reales Decretos de sequía y sus sucesivas prórrogas, tienen como objetivo "seguir gestionando estas circunstancias como si fueran excepcionales".

Por ello estas organizaciones ambientales que forman parte del Consejo Nacional del Agua han incidido en que "el MAPAMA debe dar un giro en la forma de abordar estos fenómenos extremos" a través de la integración de su gestión y prevención, como parte de la planificación hidrológica ordinaria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- La sequía irá a más

- Incendios, sequía y calor: así ha cambiado la Tierra en los últimos años (FOTOS)

- El precio del agua doméstica varía hasta el 256 % en España, según Facua

- Estos son los objetivos mundiales de la ONU para la sostenibilidad del agua

- Una nueva vida para las lagunas de Doñana