ECONOMÍA

El euro supera los 1,20 dólares por primera vez desde enero de 2015

El alza supera la debilidad del billete verde por la tormenta Harvey y el lanzamiento de un misil norcoreano.

29/08/2017 16:00 CEST | Actualizado 29/08/2017 16:02 CEST
EFE
El euro superó este martes la barrera de 1,20 dólares por primera vez desde enero de 2015, impulsado por un billete verde debilitado por las repercusiones de la tormenta Harvey y el lanzamiento de un misil norcoreano.

Hacia las 9 horas, la moneda única europea se cotizaba a 1,2062 dólares contra los 1,1978 dólares del lunes hacia las 21 horas. A las 8.10 horas, el euro alcanzó su máximo nivel desde enero de 2015, a 1,2070 dólares.

La divisa europea se estabilizó frente a la divisa nipona, a 130,81 yenes, frente a los 130,86 yenes del lunes por la noche.

El dólar también retrocedía frente a la moneda japonesa, a 108,45 yenes, tras haber alcanzado los 108,34 yenes el lunes hacia las 23,20, su nivel más bajo desde hacia cuatro meses en los intercambios asiáticos.

Los inversores se alejan de los valores de riesgo, después de que Corea del Norte lanzara el martes un misil balístico que sobrevoló Japón.

"El misil se hundió en el océano (Pacífico) pero tocó la moral de los mercados, y los inversores se alejan lo máximo posible del riesgo. Teniendo en cuenta donde ocurre el conflicto, y las partes implicadas, es el euro, más que el dólar, que sirve de valor refugio", explicaron los analistas de RaboBank.

Además, en Estados Unidos, la tormenta Harvey está provocando colosales inundaciones que, entre otras consecuencias, han paralizado la ciudad de Houston, la cuarta urbe del país.

"Aunque no es seguro que la tormenta tenga un efecto importante en la macroeconomía estadounidense, el número de personas que buscan trabajo podría aumentar", lo que repercutiría en el dólar, considera Naeem Aslam, analista de Think Markets.

Pero este experto destaca, sin embargo, que la caída del dólar se debe sobre todo a la decepción de los inversores tras la reunión de Jackson Hole (Wyoming, en el centro-oeste de Estados Unidos), donde participaron el jueves y el viernes varios de los directores de los bancos centrales más importantes del mundo.

Janet Yellen, presidenta de la Reserva federal (Fed) de Estados Unidos, y Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), se abstuvieron no obstante de hacer ningún comentario sobre el mercado cambiario o sobre la evolución de sus políticas monetarias respectivas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR