INTERNACIONAL

Irma se asoma a Cuba y EEUU, José le sigue de cerca y Katia va hacia México

El huracán que más preocupa es Irma, que ya ha provocado al menos una docena de muertes y enormes daños materiales en el Caribe.

08/09/2017 21:53 CEST | Actualizado 08/09/2017 22:49 CEST

Primero fue Harvey y ahora es Irma quien, junto a la amenaza de José y Katia, está sembrando el pánico y el caos a su paso. La situación climática ha llegado a un punto que la temporada de ciclones en el Atlántico norte ha marcado este 2017 varios récords y las autoridades avisan: lo peor está todavía por llegar. El potente ciclón Irma pasa este viernes entre Bahamas y la costa norte de Cuba en su camino hacia Florida, en un mar del Caribe que tiene además otro ciclón de categoría 4, José, siguiendo su estela en el Atlántico y a Katia, que se fortalece rumbo a México. La situación es caótica y no hay casi margen para reaccionar.

Harvey mató a medio centenar de personas, dejó más de 32.000 desplazados y unos daños para los que el Congreso de EEUU acaba de aprobar 15.250 millones de dólares. Y cuando la situación no podía ser más desoladora en territorio estadounidense, principalmente en el estado de Texas, ahora es el turno de Irma, el huracán más fuerte jamás registrado en el Atlántico.

Con vientos de casi 300 kilómetros por hora y generando más energía que los ocho ciclones que han afectado previamente la misma zona, Irma cruza desde el miércoles el Caribe arrasando las islas que se encuentra a su paso y sigue su trayectoria hacia territorio continental estadounidense, a donde se prevé que llegue el fin de semana con Miami, y principalmente Florida, en el ojo de la tempestad. Las predicciones apuntan a que será el lugar donde el impacto será mayor. Toda la franja del Miami metropolitano, donde viven seis millones de personas y una zona que se extiende paralela al océano, se encuentra en peligro extremo.

EFE
El huracán Irma a su paso por el Caribe en dirección a Florida

Harvey inundó Texas, pero el suministro de energía se mantuvo en cierta medida, posibilitando las comunicaciones, televisión, internet, etc., y el uso de equipamientos. Pero Irma podría llegar a paralizar la nervadura energética de Florida, dejándola inoperante. Si bien Harvey batió récords con la lluvia, Irma lo está haciendo en términos de potencia bruta.

De ahí que el jefe de la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) haya lanzado este viernes la madre de todas las alertas: "Irma va a devastar Estados Unidos. Partes de Florida estarán sin luz días, si no más". En la misma línea se ha manifestado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha advertido a la ciudadanía de que este huracán tiene un "potencial destructor absolutamente histórico".

"Insto a todo el mundo en el camino de la tormenta a estar vigilantes y atender todas las recomendaciones", ha pedido Trump en un vídeo difundido en sus redes sociales. "No hay nada más importante que la seguridad de nuestra población", ha advertido. "El huracán 'Irma es de proporciones épicas, quizás mayor que ninguno de los que hemos visto", había admitido el presidente en un mensaje publicado en Twitter horas antes del vídeo.

La ciencia da la razón a Trump y a los servicios de emergencia: la amenaza es tan grande, que el gobernador de Florida, Rick Scott, ha urgido este viernes a todos los habitantes de este estado del sureste de Estados Unidos a estar listos para evacuar "pronto" antes de que el potente huracán Irma toque tierra el fin de semana. "La tormenta es poderosa y mortal", ha enfatizado.

El condado de Miami-Dade había ordenado el miércoles por la tarde la evacuación de las áreas urbanas costeras, donde viven unas 100.000 personas, y este jueves por la noche ya había ampliado la orden a zonas interiores aumentando a 650.000 el número de individuos que deben huir de sus casas. El radio de evacuación seguirá con seguridad creciendo, pero a estas horas ya es la mayor operación de esta clase de la historia de Florida.

"La ventana para ubicarse en el lugar correcto para soportar la tormenta, bien sea evacuando o refugiándose, se está cerrando rápidamente

"La ventana para ubicarse en el lugar correcto para soportar la tormenta, bien sea evacuando o refugiándose, se está cerrando rápidamente", ha advertido por su parte el secretario de Salud estadounidense, Tom Price.

La avenida Ocean Drive, en Miami, usualmente llena de vida con sus famosas tiendas y restaurantes, estaba desierta. "No nos asustas Irma", se leía en algunos grafitis sobre las placas de madera que tapiaban las vidrieras.

Sólo podemos rezar por lo mejor. Uno pone lo que puede en una maleta y espera

"Sólo podemos rezar por lo mejor. Uno pone lo que puede en una maleta y espera", ha comentado a la agencia Afp resignado David Wallack, de 67 años y dueño de un club de salsa. "Si no puedo volver, me iré con mi familia a Nueva York y empezaré de nuevo", asegura Steven Schlacknam, un artista de 51 años.

AFP
"Vete a casa, Irma", se lee en esta pintada de Miami.

Aunque se espera que Irma atenúe su fuerza hasta un nivel 4, los servicios de emergencia de Florida han desplegado un plan de asistencia masiva y ya han comenzado las evacuaciones y ordenado a los turistas que abandonen los Cayos. También se han dictado órdenes de evacuación para la costa atlántica de Georgia y que estarán en vigor a partir del sábado, según el gobernador, Nathan Deal.

En su camino hacia los EEUU continentales, Irma ha dejado tras de si un rastro de destrucción en el Caribe: al menos 18 muertos, siete desaparecidos y más de un centenar de heridos. El huracán ha devastado además "el 95% de la isla de San Martín", ha afirmado el responsable de un consejo local, Daniel Gibbs, a una emisora.

UN TRISTE RÉCORD

"Lo que es destacable con Irma es que es la primera vez que un huracán alcanza la categoría 5 incluso antes de llegar al mar del Caribe, más caliente" que el Atlántico, ha explicado Patrick Galois, del servicio de meteorología francés Météo France.

Según la escala de Saffir-Simpson, una tormenta se convierte en huracán de categoría 1 cuando los vientos alcanzan 118 km/h y en categoría 5 (la más elevada) cuando soplan como mínimo a 250 km/h durante al menos un minuto. La intensidad de las tormentas tropicales crece a la par con la temperatura del agua y el nivel de humedad en el aire, que aumentan a su vez con el cambio climático. Este "no crea estas tormentas pero acentúa sus impactos", ha explicado Anders Levermann del Potsdam Institute for Climate Impact Research.

REUTERS
Caos al paso del huracán Irma por las Islas Vírgenes

Con vientos de 295 km/h durante más de 33 horas, Irma se convirtió en el huracán de mayor duración con semejante intensidad desde que se tienen datos sobre estos fenómenos, según Météo France.

Con estos valores como referencia, Irma ha superado ya el récord del tifón Haiyan, que, en 2013 en Filipinas, suscitó vientos de la misma magnitud durante 24 horas y dejó más de 7.000 muertos y desaparecidos. En el Caribe, los daños atribuidos a Irma son estimados en 10.000 millones de dólares por el Centro de Gestión de Catástrofes y de Reducción de Riesgos Tecnológicos de Karlsruhe, en Alemania. La cifra convierte a Irma en el huracán más devastador en daños materiales en la región.

En Texas, Harvey quedó estacionado en la región y ahora Irma no está sola: están José y Katia. La formación simultánea de tres huracanes en la cuenca atlántica (Irma, José y Katia es poco frecuente). La última vez fue en 2010.

José también ha pasado a categoría 4 como Irma, y esta simultaneidad de dos huracanes con esa intensidad solo había sucedido dos veces antes, según los datos disponibles, en 1935 y 2010.

JOSÉ Y KATIA

A estas alturas José ya genera vientos máximos sostenidos de 240 kilómetros por hora y se mueve rumbo al este-sureste hacia las Antillas Menores, que todavía intentan recuperarse del embate hace escasos días de Irma.

Tras pasar por este conjunto de islas este sábado, se producirá un giro gradual hacia el noroeste con una disminución en la velocidad de traslación y se dirigirá hacia aguas abiertas mientras se va debilitando, aunque podría afectar la próxima semana a las Bermudas.

REUTERS
Katia (izquierda) e Irma (derecha) vistos en una imagen de la NASA

Y luego está Katia, fenómeno que puede ser de categoría mayor en las próximas horas. De momento se encuentra en el golfo de México y está previsto que toque tierra en México esta madrugada como huracán mayor, lo que supone vientos máximos sostenidos superiores a los 178 kilómetros por hora. Por ahora, es de categoría 2 y sus vientos son ya de 165 kilómetros por hora, aunque, tras tocar tierra, está previsto que se degrade rápidamente a tormenta tropical.

Katia se encuentra a unos 220 kilómetros al sureste de Tampico y a 210 kilómetros al norte de Veracruz, en México, hacia donde se desplaza con una velocidad de 9 kilómetros por hora.

Por ello, las alertas de paso de huracán llevan activas desde ayer en la zona situada entre Cabo Rojo y Laguna Verde, mientras que el aviso de vientos con fuerza de tormenta tropical (hasta 118 kilómetros por hora) se ha emitido desde el norte de Cabo Rojo a Río Panuco y del sur de Laguna Verde a Puerto Veracruz.

El 'Irma' pasa por el Caribe