INTERNACIONAL

Guterres: "La migración segura no puede limitarse a una élite global"

El secretario general de la ONU triunfa en Twitter con un mensaje en favor de los inmigrantes, su contribución a los países de acogida y la necesidad de acabar con las mafias.

21/09/2017 12:40 CEST | Actualizado 21/09/2017 13:14 CEST
Lucas Jackson / REUTERS
Antonio Guterres, el secretario general de la ONU, durante su discurso en la Asamblea General del pasado martes, en Nueva York.

Desde principios de año, las Naciones Unidas tienen un nuevo secretario general, Antonio Guterres, el socialista que fuera primer ministro de Portugal. Llegó con polémica -otro hombre occidental, blanco, cuando se esperaba al fin el ascenso de una mujer- pero su carácter afable y una presencia en las redes sociales infinitamente mayor a la de su predecesor, el surcoreano Ban Ki moon, le están allanando el camino.

Este septiembre pasa una prueba de fuego importante: su primera Asamblea General en la sede de la institución, en Nueva York. En el marco de esta reunión de todos los estados, se están llevando a cabo encuentros sectoriales para analizar cómo está el mundo, y en uno de ellos ha sido donde Guterres ha lanzado un mensaje que se ha convertido en viral, por su firmeza y por su emotividad. En una reunión de alto nivel sobre la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, Guterres comparó su situación con la de otras personas obligadas a dejar atrás su hogar y moverse a otro país. "Yo soy un migrante, pero no he tenido que poner en riesgo mi vida en un barco precario ni he tenido que pagar a traficantes. La migración segura no puede limitarse a la élite global", dijo este portugués emigrado en EEUU.

Guterres destacó en su intervención que las migraciones no son "un fenómeno nuevo ni tampoco son una amenaza dramática", como algunos la pintan. "La mayoría de los migrantes se mueven de una forma ordenada entre países y hacen una contribución abrumadoramente positiva a sus países de acogida y a sus países de origen", insistió. Son los flujos no regulados y forzados, denunció, los que crean problemas, sobre todo "a los propios migrantes, que toman riesgos que amenazan sus vidas y son explotados por traficantes y contrabandistas", aunque la preocupación salte en los países anfitriones que quieren controlar las fronteras.

"La solución a estos problemas -dijo- es tener en cuenta la inmigración en cada política que se elabore y en todos los mecanismos internacionales de cooperación, los humanitarios, los de derechos humanos, demográficos y de desarrollo", que ni en lo político, ni en lo económico ni en lo medioambiental se olviden las migraciones.

Los tuiteros han aplaudido profusamente su mensaje, poniendo en su sitio a quienes rechazan a los inmigrantes y meten miedo, y han contestado al secretario general con numerosas variantes: contando las historias de éxodo de sus familias, reclamando que el único pasaporte sea el de "humanos", pidiendo a Guterres que colabora evitando desplazamientos desesperados de población por pobreza o conflictos...

Un mensaje poderoso que debería trascender de las palabras a los hechos.