VIRALES

La salvaje reacción de la dueña de un local cuando le dijeron que un té era muy caro

"Siempre pregunto cuánto cuesta algo antes, por alguna razón no lo hice esta vez", argumenta la clienta, que grabó la escena.

22/09/2017 20:30 CEST | Actualizado 22/09/2017 20:30 CEST
GTRESONLINE

Pocas veces quejarse del precio de un producto tuvo una consecuencia semejante. Gemma Wilson, de 35 años, fue de vacaciones a Napal. Allí decidió entrar en un local y pedir una taza de té.

La turista se la tomó y entonces pidió la cuenta. "Cuando me levanté para pagar me dijo que eran 150 rupias -unos dos euros-. Le volví a preguntar y me repitió ese precio. Pagué, pero lo dije que era muy caro", asegura.

La mujer admite que normalmente pregunta cuánto cuesta algo antes de consumirlo, pero que esta vez "por alguna razón" no lo hizo.

La cosa no fue a mayores en ese momento. Wilson salió del local y comenzó a fotografiarse junto a su hijo de 15 años. También tomaron imágenes del letrero de la puerta.

Fue ahí cuando se desató la furia de la dependienta del local, que salió con dos tablones de madera en las manos. Al ver el panorama, la turista y su hijo comenzaron a correr por el monte, pero la mujer los persiguió.

Wilson grabó la escena en un vídeo en el que se ve cómo pide perdón de forma muy nerviosa a la dueña del local. "Ustedes ingleses son ricos. ¿Por qué regatean?", preguntaba la mujer.

Finalmente, la responsable de la tienda se da la vuelta y se va y Wilson continua por su camino.