POLÍTICA

Puigdemont asegura que una solución diferente a la independencia "¡siempre es posible!"

"¡He trabajado durante treinta años para obtener otro anclaje de Cataluña en España!", ha exclamado.

13/11/2017 10:33 CET | Actualizado 13/11/2017 16:51 CET

El presidente destituido de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha asegurado este lunes en una entrevista al diario belga Le Soir que una solución diferente a la independencia de esa comunidad autónoma es "siempre posible".

"¡Siempre es posible! ¡He trabajado durante treinta años para obtener otro anclaje de Cataluña en España!. Hemos trabajado mucho en eso, pero la llegada al poder del señor Aznar detuvo esa senda", afirmó al periódico francófono el político catalán, quien insiste en estar dispuesto a aceptar "la realidad de otra relación con España".

Así, Puigdemont se muestra a favor de un acuerdo con el Gobierno central, pero subraya que el origen de la crisis actual se encuentra en 2010, cuando el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales varios artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

EL PP RESPONDE: "LA RELACIÓN QUE DEBE TRABAJAR ES CON SU ABOGADO"

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha sido la persona encargada en la formación conservadora de replicar las palabras del expresident: "Creo que la relación que tiene que empezar a trabajar es con su abogado para la declaración que tendrá que tener en la justicia española cuando la justicia belga lo determine", ha dicho, para añadir que el PP lamenta "mucho" tener que ver a un expresidente catalán con "problemas judiciales por haberse cargado la concordia, la ley, la democracia y la economía de su tierra".

Casado ha subrayado que el expresidente de la Generalitat "no se representa ya ni a sí mismo". De hecho, ha añadido que "la última vuelta de tuerca" que se ha visto es que su partido ni siquiera va a concurrir a las elecciones del 21 de diciembre como PDeCAT, el "último nombre que se habían puesto para intentar sobrevivir".

Según Casado, es "muy triste" que el partido que ha protagonizado páginas de la autonomía de Cataluña, "algunas brillantes y otras oscuras", haya quedado en "la lista de un expresidente que está huido de la Justicia" y que está "reclamado como "un prófugo de la justicia española". "Es lamentable y no nos agrada. Ojalá no hubiera pasado", h exclamado.

Dicho esto, el vicesecretario de Comunicación del PP ha insistido en que Puigdemont, como cualquier persona que haya podido incurrir en una ilegalidad, "tendrá que pagar por ella" porque en España "no hay impunidad" y existe la separación de poderes. Fuentes de la dirección nacional del PP van más allá en sus críticas al expresidente catalán y subrayan que sus últimas manifestaciones ya son de "diván de psicólogo".

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard