INTERNACIONAL

Trudeau se emociona al disculparse con la comunidad LGTB

E, incomprensiblemente, hay gente a la que le sigue molestando que un hombre llore.

30/11/2017 11:42 CET | Actualizado 30/11/2017 11:54 CET
REUTERS/Chris Wattie
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, abraza al diputado liberal Randy Boissonnault, tras emitir una disculpa oficial a los miembros de la comunidad LGBT que fueron discriminados por políticas federales. En Ottawa, el 28 de noviembre de 2017.

Los miles de funcionarios, policías o militares canadienses cuya carrera —y cuya vida a veces— se vio truncada por su orientación sexual han recibido este 28 de noviembre una disculpa oficial del Gobierno de Justin Trudeau.

Alrededor de 3.000 víctimas de la comunidad LGTBQ, que durante décadas han sido discriminadas, recibirán además una indemnización, tal y como anunció el primer ministro canadiense. El Gobierno destinará más de 78 millones de dólares para resolver una demanda colectiva, interpuesta por miles de personas que perdieron su puesto por su orientación sexual.

"Por la opresión de las lesbianas, gais, bisexuales, transgénero y comunidades de doble espíritu, nos disculpamos", dijo Trudeau en un solemne e inusual discurso en el Parlamento.

"En nombre del Gobierno, del Parlamento y de la gente de Canadá: Estábamos equivocados. Lo sentimos. Y nunca permitiremos que esto vuelva a pasar", afirmó.

La emoción fue tal que el primer ministro no contuvo las lágrimas, ante el aplauso unánime de la Cámara:

La disculpa fue para las personas acosadas o despedidas del servicio público federal, el ejército de Canadá, la policía federal y la agencias de espionaje entre 1950 y 1990 por lo que entonces se denominó como "sexualidad anormal". A ellos iban dirigidas las palabras de Trudeau: "Sois profesionales, soy patriotas y, sobre todo, sois inocentes. Por todo vuestro sufrimiento, merecéis justicia".

"Es parte de nuestra vergüenza colectiva el hecho de que os trataran tan mal", reconoció en un acontecimiento histórico para el país, que despenalizó la homosexualidad en 1969 pero hasta 1992 no suspendió las políticas de exclusión contra gais y lesbianas.

Y, sin embargo, muchos han criticado el gesto de Trudeau, especialmente sus lágrimas. "Drama queen" y "llorón" es lo más bonito que algunas personas le han llamado en Twitter:

Entonces, ¿no está bien que un político (o un hombre) llore?

Trudeau no es el primer jefe de Estado que ha demostrado no tener problema en llorar en público. Durante sus ocho años de presidencia, Barack Obama se dejó llevar por las emociones en más de una ocasión.

"El llanto está ligado a una experiencia emocional intensa. Está claro que Obama sentía una emoción importante en esos momentos. Y no le daba miedo mostrarlo", explicaba a AFP Lauren Bylsma, profesora de Psiquiatría en Pittsburg y autora de varios estudios sobre las lágrimas. "El hecho de llorar está asociado a personalidades que tienen mucha empatía", añade la experta, tal y como recoge la edición francesa del HuffPost.

"Llorar muestra una forma de vulnerabilidad que algunos pueden percibir como una debilidad. Pero no sentirse molesto por su vulnerabilidad también se puede considerar como una fuerza", señalaba Bylsma.

Para la experta, "un hombre que llora suele ser más amigable, más cercano y digno de confianza que un hombre que no llora". Eso sí, "siempre que las lágrimas sean sinceras".

Justin Trudeau, el primer ministro de Canadá

MÁS SERIES