INTERNACIONAL
13/01/2018 05:06 CET | Actualizado 13/01/2018 05:06 CET

Trump da un ultimátum a Europa para que corrija los "defectos" del pacto nuclear con Irán

Si no se ha hecho en 120 días, EEUU se desmarcará.

EFE

Donald Trump ha decidido mantener activo el mecanismo que suspende las sanciones a Irán por su programa nuclear, algo sobre lo que el presidente de EEUU debe pronunciarse cada 120 días por imperativo legal.

Pero lo ha hecho lanzando un ultimátum: si Europa no negocia con él para modificar el acuerdo en los próximos cuatro meses, ordenará volver a imponer las sanciones nucleares cuando termine el nuevo plazo de 120 días, que caduca el próximo 12 de mayo.

"Hoy, mantengo suspendida la aplicación de ciertas sanciones nucleares, pero solo con el fin de lograr que nuestros aliados europeos accedan a arreglar los terribles defectos del acuerdo nuclear con Irán. Esta es una última oportunidad", ha advertido Trump en un extenso comunicado.

"Sin un acuerdo de ese tipo, Estados Unidos no mantendrá la suspensión de sanciones que le permiten permanecer en el pacto nuclear con Irán. Y si en cualquier momento juzgo que ese acuerdo no es alcanzable, me retiraré inmediatamente del pacto. Nadie debería dudar de mi palabra", ha añadido.

Trump ya había amenazado en octubre pasado con retirarse del acuerdo nuclear con Irán si no se corregían sus "defectos", ya fuera mediante negociaciones con otros países firmantes o de forma unilateral, mediante legislación del Congreso estadounidense.

UN "ACUERDO SUPLEMENTARIO"

Ahora Trump ha prometido que no permanecerá en el pacto si sus aliados europeos no ceden a sus exigencias; lo que espera obtener es un "acuerdo suplementario" al firmado en 2015, que sólo comprometería a Estados Unidos y a algunas naciones "destacadas" de Europa, que no ha identificado.

Tres países europeos (Francia, Alemania y Reino Unido) forman parte del acuerdo firmado en 2015 con Irán, que también suscribieron Estados Unidos, Rusia y China. Además, la Unión Europea (UE) tuvo un papel activo en las negociaciones y la promoción del pacto.

Lo que quiere Trump, según ha explicado a EFE una fuente de la Casa Blanca, es que se comprometan a "imponer nuevas sanciones multilaterales si Irán desarrolla o prueba misiles balísticos, impide las inspecciones (de sus instalaciones nucleares) o hace avances hacia la consecución de un arma nuclear".

Ese acuerdo, ha especificado Trump, "no debe expirar nunca", al contrario que el pacto de 2015, que establece que algunas de las restricciones impuestas sobre el programa nuclear iraní caducarán después de entre 10 y 25 años.

NUEVAS SANCIONES POR "GRAVES" ABUSOS DE LOS DERECHOS HUMANOS

Las declaraciones de Trump han recibido una tajante respuesta de Irán, que le ha instado a "cumplir plenamente" con el pacto. "La política de Trump y el anuncio equivalen a intentos desesperados de socavar un acuerdo multilateral sólido", ha dicho el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.

La advertencia coincide con el anuncio de nuevas sanciones que no están relacionadas con el acuerdo nuclear, sino con "graves" abusos a los derechos humanos o con la proliferación de armas. Afectan a 14 individuos y entidades de Irán, entre ellos el jefe el Poder Judicial, el ayatolá Sadeq Larijaní.

En cuanto a las nuevas sanciones impuestas a Irán, son en parte una reacción a lo que Washington considera una dura represión de las protestas antigubernamentales de este mes, en las que ha habido una veintena de muertos y un millar de detenidos.

Al sancionar al jefe del Poder Judicial iraní, que es hermano del presidente del Parlamento, Alí Larijaní, el Gobierno de Trump considera que está "golpeando a lo más alto del régimen", y ha instado a sus aliados a aumentar también sus sanciones a Teherán.

ESPACIO ECO