INTERNACIONAL
22/01/2018 13:15 CET | Actualizado 23/01/2018 14:38 CET

Pence habla de "nueva era" en su visita a Jerusalén y los palestinos miran a la UE

El vicepresidente de EEUU anuncia el adelanto de la apertura de la Embajada de EE UU en Jerusalén.

La visita del vicepresidente de EEUU a Israel no está sirviendo para pacificar esa conflictiva zona del mundo. Este martes, Mike Pence, ha puesto sobre el tejado de los palestinos la responsabilidad de la paz en Oriente Medio al asegurar que la paz dependerá de cuándo vuelvan a las negociaciones.

"La Casa Blanca ha estado trabajando con nuestros socios en el región para ver si podemos desarrollar un marco para la paz ", dijo a Reuters en una entrevista en Jerusalén en la última etapa de su viaje a Oriente Medio, en la que ha visitado el Muro de las Lamentaciones.

"Es un gran honor orar aquí en este lugar sagrado. Dios bendiga al pueblo judío y que Dios bendiga al estado de Israel siempre", escribió en un papel que introdujo en la pared. "Muy inspirador", dijo después de irse.

REUTERS

REUTERS

Las mujeres periodistas que cubren la visita criticaron la discriminación que sufrieron, después de haber sido obligadas a permanecer detrás de los hombres, debido a las reglas impuestas por las autoridades ultraortodoxas judías.

El Muro Occidental, uno de los sitios más sagrados del judaísmo, se rige por las normas del judaismo ultraortodoxo y las mujeres y los hombres deben visitarlo por separado.

El podio que se había erigido para que los periodistas cubrieran la visita incluía una barrera entre los lados masculino y femenino del muro, con las mujeres periodistas obligadas a permanecer detrás de él.

"Me siento como un ciudadano de segunda clase", dijo Tal Schneider, una periodista del periódico israelí Globes, a la AFP. "No tenemos permitido hacer nuestro trabajo".

AFP

Pence acudió también al Museo de la Historia del Holocausto, acompañado por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su esposa, Sara Netanyahu.

REUTERS

HUELGA EN CISJORDANIA CONTRA LA VISTA DE PENCE

Los palestinos han secundado masivamente este martes la huelga general convocada en Cisjordania en protesta por la visita de Pence.

Los comercios no han abierto esta mañana y se ha limitado el servicio de transportes en el territorio ocupado palestino, aunque se han mantenido abiertas las escuelas a petición del Ministerio de Educación palestino, pero con las aulas vacías por la imposibilidad de trasladarse.

REUTERS
Protestas cerca del asentamiento judío de Beit El, cerca de Ramallah por la visita de Mike Pence

Las diferentes facciones palestinas también han convocado una jornada de protestas, que comenzó el lunes en algunas ciudades cisjordanas, donde se quemaron y pisotearon fotografías con el rostro de Pence. Durante la mañana del martes, sin embargo, apenas ha habido seguimiento por la amenaza de lluvia.

REUTERS
Soldados israelíes patrullan por las protestas en Hebron por la visita de Mike Pence

REUTERS
Protestas por la visita de Mike Pence a Israel en Beit El, cerca de Ramallah

El seguimiento en Jerusalén Este, la parte ocupada por Israel, ha sido discreto y tan solo han permanecido cerrados algunos comercios de barrios palestinos aledaños a la Ciudad Vieja de Jerusalén y algunas de las estrechas calles en la ciudad amurallada.

"UN GRAN HONOR ESTAR EN JERUSALÉN, LA CAPITAL DE ISRAEL"

Este lunes, desde Jerusalén, donde comenzó una visita oficial a Israel, expresó su confianza en que el paso que ha dado la Administración de Donald Trump de reconocer la Ciudad Santa como capital israelí sirva para relanzar el diálogo de paz, pese a que los palestinos ya lo han descartado. Mientras tanto, las autoridades palestinas vuelven la mirada hacia la UE en busca de apoyo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, recibió a Pence en su oficina con una breve ceremonia. Es un "gran honor" estar en "la capital de Israel, Jerusalén", ha dicho el vicepresidente, de acuerdo con el Jerusalem Post. Netanyahu, por su parte, ha celebrado que por fin los dos países puedan hablar de Jerusalén como capital de Israel.

"Estamos en el amanecer de una nueva era", ha sostenido Pence, en alusión a la pretensión estadounidense de reanudar las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos que se suspendieron en 2014 por la negativa del Gobierno de Netanyahu a prorrogar la moratoria sobre las colonias judías.

Tras la reunión como el jefe de Gobierno, Pence pronunció un discurso ante la Knesset (Parlamento). Algunos diputados árabes hicieron un llamamiento a boicotear al 'número dos' de la Administración Trump. Pese a las protestas, Pence fue aclamado por el pleno al anunciar el adelanto de la apertura de la Embajada de EEUU en Jerusalén antes de finales de 2019.

Pence llegó a Tel Aviv procedente de Jordania, donde el rey del país, Abdalá II, le ha expresado su preocupación por la decisión de Estados Unidos sobre la Ciudad Santa, recalcando que Jerusalén Este debe ser la capital del futuro Estado palestino.

FUNDAMENTAL PARA LA PAZ

"Para nosotros, Jerusalén es clave para musulmanes y cristianos, igual que lo es para los judíos. Es fundamental para la paz en la región y fundamental para que los musulmanes podamos combatir eficazmente las causas de la radicalización", ha argumentado el monarca hachemí.

Pence se ha limitado a recalcar que, en lo que respecta a Jerusalén, "están de acuerdo en que disienten".

El reconocimiento estadounidense de la Ciudad Santa como capital israelí ha dinamitado cualquier expectativa de paz. Este gesto de la Casa Blanca ha acabado con el consenso internacional acerca de la necesidad de que el estatus de Jerusalén se decida en unas eventuales negociaciones de paz.

La Asamblea General de la ONU aprobó en diciembre una resolución -con el apoyo de 128 de los 193 países miembro- en la que insta a Estados Unidos a dar marcha atrás. La Organización para la Cooperación Islámica, por su parte, ha reconocido Jerusalén Este como capital palestina y ha animado a la comunidad internacional a seguir su ejemplo.

LOS PALESTINOS MIRAN A LA UE

El presidente palestino Mahmud Abas busca este lunes el apoyo de la Unión Europea tras la criticada decisión de Estados Unidos sobre Jerusalén, pero parece poco probable que los europeos, divididos, puedan ofrecerle algo concreto.

Abas "espera" de los cancilleres europeos que "reconozcan colectivamente el Estado de Palestina" en respuesta a la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, declaró a la AFP la víspera el canciller palestino, Riyad al Malki.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien se reunirá con Abas y el resto de cancilleres durante un almuerzo informal, indicó que "discutirán con él de cómo la UE puede apoyar la reanudación del proceso" de paz, congelado desde 2014.

NOTICIA PATROCINADA