BLOGS

Felicidad como titular

19/04/2015 09:57 CEST | Actualizado 19/06/2015 11:12 CEST

2015-04-17-1429290231-6848740-IMG_7222.JPG No suele ser noticia de portada, pero casi siempre es motivo de debate. Ahora, las reflexiones sobre este tema, las ha recogido Juan Ramón Lucas en Hablemos sobre felicidad, un libro con un título que ya invita a quedarse hasta la despedida. Son conversaciones con Sandra Ibarra, activista desde hace veinte años en la lucha contra el cáncer y todo un ejemplo de superación porque, a base de felicidad, ha podido superar en dos ocasiones una leucemia.

El periodista Juan Ramón Lucas algo tiene que ver en esta proeza: es la persona que más le ha proporcionado esas pequeñas dosis diarias para poder disponer de un particular tratamiento de felicidad. En las conversaciones, que también se pueden escuchar, a través de la descarga de audios en algunos capítulos gracias a un código bidi, figura además la voz autorizada de Javier Fernández Aguado. El pensador, conferenciante y catedrático es un experto en gobierno de personas y organizaciones. Dice que no debemos confundir felicidad y placer, y que la primera exige conversación. Sandra Ibarra tiene muy claro que para alcanzar la quimera de ser feliz tienes que desear serlo y superar la insatisfacción constante. Para Sandra, la felicidad está en nosotros, y demuestra en estas conversaciones que es la suma de pequeñas cosas. Juan Ramón Lucas también se involucra en los análisis de sus protagonistas, y deja bien claro que ser feliz no debe ser un objetivo, sino más bien un camino. Es, por tanto, "un recorrido, no un final".

Hablemos sobre felicidad, de la editorial LID, representa a la perfección qué es una entrevista en términos periodísticos: es una verdadera conversación que se lee. Y además, se escucha gracias a la colaboración de Onda Cero, a donde ha regresado su autor para hacer lo que más felicidad puede aportar a un profesional de la comunicación: contar y compartir historias en este caso en su medio de siempre: la radio.

A veces, en la vida hay que elegir y renunciar; relata en el libro que nunca hay que mirar atrás y que hay que aprender de los errores. Las ideas que tenemos de las cosas, como afirma Sandra Ibarra, es lo que nos hace a veces daño, y ser feliz es cuestión también de educación. Educar en felicidad; y para eso, Javier Fernández Aguado, como profesor de universidad, pide seguir el modelo anglosajón de conectar la teoría y la práctica. Esto me ha gustado especialmente, porque es lo que yo hago cada curso, y sí tengo la felicidad de poder ver los resultados. Alumnos que encuentran trabajo y que pueden desarrollar su labor profesional. Y entonces tiene sentido tu tarea diaria.

Una de ellas, Elisa Cuevas, está trabajando en un proyecto precioso que tiene la felicidad como titular. Tiene siempre el Vaso Medio Lleno. Así se llama su blog, que inició con dos compañeros para un trabajo de una asignatura y ahora prepara historias que tienen que ver con vivencias como la de Sandra: son reportajes y entrevistas de superación y de buen rollo como apuesta vital. Y es que, como se aprende tras la lectura de este libro, ser feliz es simplemente un modo de vivir.