Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Esther Palomera Headshot

Las claves de la semana: cuerpo a tierra...

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Puede ocurrir que alguien confunda un auto de procedimiento abreviado con uno de apertura de juicio oral. Puede ocurrir que una decisión judicial coincida con un periodo electoral. Puede ocurrir que un juez impute a un político un delito de malversación del antes le eximió el Supremo. Y puede ocurrir que se abra un plazo de 45 días para que las partes presenten ante el juzgado sus escritos de calificaciones provisionales y que éste empiece a contar a partir de la recepción de informes aún pendientes. Pero que todo ello ocurra en el mismo día, en el mismo escrito y a tres semanas de unas elecciones es, cuando menos, extraño. Ha pasado esta semana.

¿Un error? del TSJA

2016-06-03-1464971478-5498573-Capturadepantalla20160603alas18.30.47.jpg
Foto: EFE

Los informativos y todas las webs ya habían enviado al banquillo a los ex presidentes del PSOE y de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Griñán por prevaricación y malversación en el caso de los ERE, pero ninguno de ellos tendrá que hacerlo, de momento, aunque éste sea con seguridad el siguiente paso. Un ¿error? del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía rectificado ocho horas más tarde tuvo la culpa. ¡Cosas de la justicia y de la política que, en ocasiones, se confunden!

Y en estas llegó Felipe González y dijo lo que ningún otro socialista se atrevió a decir en público: que cree en la inocencia de ambos, que ésta será demostrada y que pone la mano en el fuego por sus correligionarios. Sus palabras tronaron: "A eso de la mano en el fuego, que es una figura retórica de la que algunos se escapan, digo sí". Lo dijo alto y claro.

2016-06-03-1464971583-9464194-636004686619659197.jpg
Foto: EFE

De don limpio a la mujer del tieso

Horas antes, las del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, enervaron a la mayoría de dirigentes de su partido. "Yo soy un político limpio y mi Gobierno será el de la honradez intransigente", afirmó cuando se le interpeló por la decisión del juez Álvaro Martín.

Al menos Susana Díaz, con quien el candidato socialista compitió antaño por ver quién se ponía más estupendo y exigente con los dos ex presidentes afirmó esta vez que Chaves y Griñán eran "dos personas honestas que nunca se han beneficiado de los cargos". A uno se le conoce ya por el don limpio del PSOE. Y a la otra, por la mujer del tieso, que es como ella misma se refirió esta semana a su marido ante el Parlamento andaluz para decir que se casó con una persona sin apenas recursos económicos.

Ninguno nunca fue tan explícito en la defensa de sus mayores como lo ha sido González, si bien Díaz ha recompuesto a su manera la relación con los dos ex presidentes federales, mientras Sánchez no ha querido saber nada de ninguno de los dos desde que dejaron sus respectivos escaños en el Congreso y el Senado.

Por eso ambos tramitaron su baja como militantes días antes incluso de que se conociese el auto, y por eso se la remitieron al secretario de Organización de Andalucía, Juan Cornejo, y no al de la Ejecutiva Federal. César Luena telefoneó el mismo jueves a ambos para agradecerles su salida del partido, pero las conversaciones no fueron ni cordiales ni afectuosas. Algo se quebró hace mucho tiempo entre el Nuevo y el Viejo Testamento del PSOE. Claro que entre los que cohabitan en esto de lo nuevo, también andan a la gresca, como todo el mundo sabe.

La ofensiva fallida de Díaz

2016-06-03-1464971734-5382616-Capturadepantalla20160603alas18.34.17.jpg
Foto: EFE

Que a estas alturas de la batalla, traten de escenificar unidad no se lo cree ni el último de sus militantes. Hay tantos jirones y tantos desplantes acumulados que por mucho que Susana Díaz y Pedro Sánchez se esfuercen ahora en celebrar mítines conjuntos les será difícil transmitir unión ante la adversidad. Mucho más cuando se sabe que la propia presidenta de Andalucía montó en cólera esta semana al escuchar la propuesta de un "pacto político" con Cataluña que enarboló Sánchez. La reina del sur envió de avanzadilla a sus lugartenientes para concertar una salida de los segundos de todos los barones en contra de la oferta del candidato del PSOE y en defensa de la Declaración de Granada.

Sánchez, la bala y los cargadores

El tiro le salió por la culata porque, pese a compartir la crítica, nadie se prestó a participar en semejante ofensiva a tres semanas de unas elecciones en las que el PSOE aún no se ha enterado de que lo que está en juego no es sólo la supervivencia de Pedro Sánchez. Un liderazgo, por cierto, para el que el propio candidato ha avanzado en entrevista con Pedro Piqueras que le quedan aún "varios cargadores" y, no como se dice, una sola bala.

El dardo de Aznar contra Rajoy

2016-06-03-1464971832-8333395-636004760798187514.jpg
Foto: EFE

Bala o dardo también el que lanzó José María Aznar contra Mariano Rajoy el jueves por la tarde al sugerirle que no sea un obstáculo para formar Gobierno tras el 26-J. Sus invectivas contra su sucesor han dejado de sorprender y hasta de molestar en los cuarteles del PP. Se echa mano de argumentario y hasta la próxima: "Nuestras relaciones son estupendas y no hay más que decir". Tan creíble como la hermandad entre Sánchez y Díaz.

Vaya que el "cuerpo a tierra que vienen los nuestros" que acuñó Pío Cabanillas en tiempos de las guerras fratricida de la UCD va a ser una broma con lo que llegará a las filas del PP y el PSOE tras las elecciones. ¿Quién dijo aquello de que los partidos son un constante equilibrio entre los que quieren entrar y los que no quieren salir? Pues eso. Que pregunten también por ello a Iñigo Errejón, que en Podemos, mucho corazón, pero lo de "paz y amor" ya si eso...