Huffpost Spain

10 cosas que no sabías sobre 'El mago de Oz'

Publicado: Actualizado:
Print Article

A casi todo el mundo le encanta la película El mago de Oz, y la mayoría de nosotros la ha visto tantas veces que puede reproducir los diálogos o lanzarse a cantar a capella la versión de Over the rainbow en cualquier momento. Aprovechando que el año que viene Oz celebra su 75º aniversario. Aquí os dejo los detalles más divertidos que se les pueden haber escapado incluso a los más ozófilos.

1. El dulce de Dorothy. Justo antes de cantar Over de rainbow, Dorothy coge uno de los dulces recién hechos que Tía Emma le ofrece a los trabajadores. Primero coge un trocito, le da otro a Totó y lo demás aparentemente desaparece. Pero si te fijas bien, sigue con un trozo en la mano cuando empieza a cantar y al comienzo de la segunda estrofa, tira lo demás al suelo (esperemos que Totó sí lo viera).

2. El paraguas de Miss Gulch. Cuando Miss Gulch se detiene frente a la granja de los Gale, se ve que lleva un paraguas en la bicicleta. Esta es una referencia encubierta a la alergia al agua que tiene su álter ego en Oz, la Bruja Mala del Oeste. En la novela, de L. Frank Baum, la Bruja lleva un paraguas, no una escoba.

3. Los vestidos de Dorothy. Una pregunta con la que puedes desconcertar a tu familia y amigos: ¿cuántos vestidos lleva Dorothy en la película? La respuesta es dos, no uno. Cuando Dorothy conoce al profesor Marvel, él mira una foto de Dorothy y Tía Emma vestidas de domingo; sólo se les ve con un cambio de vestuario en ese instante. Además, si te fijas bien, el profesor nunca le devuelve la foto.

4. El certificado de defunción del coronel. Cuando el coronel de los Munchkin anuncia que la Bruja Mala del Este está muerta, sostiene un certificado de defunción con fecha de 6 de mayo de 1938, exactamente 19 años después de que L. Frank Baum, autor de la novela original El maravilloso mago de Oz falleciera.

5. ¿Se eliminó el baile de Totó? En una entrevista realizada en 1939 a Bobby Connolly, director de coreografía, este habló del reto que le había supuesto enseñar a los Munchkins a llevar coordinación en sus bailes. Asimismo, mencionó que el entrenador de Totó tenía muy mal oído, por lo que Connolly tenía que marcar el ritmo con un par de golpes por adelantado para que el entrenador pudiera transmitir la señal al perro. Por otra parte, cuando se retoma la canción ¡Ding, dong! La Bruja ha muerto, Totó baja los escalones del Ayuntamiento y se une directamente a los Munchkin, sin haber estado desfilando previamente con ellos.

6. El caballo de madera. Otra referencia a la serie de libros de Oz es la inclusión de un caballo de madera, que aparece al fondo de alguna escena del Hombre de Hojalata. En El maravilloso mago de Oz, un caballito parecido cobraba vida y pasaba a ser un habitante más de Ciudad Esmeralda.

7. El suicidio de Munchkin. Existe un dilema acerca de los movimientos extraños que se ven al fondo cuando Dorothy se escapa con El Espantapájaros y el Hombre de Hojalata. Las malas lenguas dicen que es Munchkin que se está colgando para suicidarse. Pero, en realidad, el movimiento procede de una gran cigüeña que se defiende aleteando.

8. Las risitas de Dorothy. La escena en la que Dorothy abofetea al León Cobarde tuvo que grabarse en unas cuantas tomas, pues la actriz, Judy Garland, no podía aguantar la risa ante el ridículo lloriqueo de Bert Lahr, actor que interpreta el papel del León. Incluso en la versión final, ella sólo puede contenerse hasta el momento en que el León trata de agarrarse la cola (y no lo consigue), cuando Judy no puede evitar que se le dibuje una pequeña sonrisa en la cara.

9. El reloj de arena de la Bruja. ¿Te acuerdas del momento en que el tiempo se acaba y la Bruja destroza su reloj de arena en un ataque de rabia? La arena estaba hecha de pequeñas lentejuelas rojas (como las de las zapatillas de rubí) para dar un efecto tecnicolor. Además, el reloj de arena que la Bruja tira tenía agujeritos para que en cada toma se vertiera la misma cantidad y se produjera el mismo efecto.

10. La distorsión del tiempo. Parece que toda la historia se desarrolla en el transcurso de un día. De hecho, al final, la familia de Dorothy y sus amigos llevan la misma ropa que llevaban al principio, Sin embargo, en el universo paralelo de Oz, el tiempo funciona de otra manera. Lo puedes comprobar si escuchas con detenimiento a Dorothy, que dice que se pasó días y días intentando llegar a casa.

Si te interesa descubrir más curiosidades de este tipo sobre 'El mago de Oz', este es el libro que estabas buscando: 'The Wizard of Oz: The Official 75th Anniversary Companion'>.

Traducción de Marina Velasco Serrano