Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Jorge Soler González Headshot

La ilusión de las propuestas en el debate general de política catalana

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-10-05-1475672656-977594-636107390640373479.jpg
Foto: EFE

Robert Louis Stevenson decía que no se debe juzgar el día por lo que cosechas, sino por lo que plantas. Y eso en política es especialmente importante si uno está convencido de que se puede tener una sociedad mejor. Todas las propuestas que consigamos poner encima de las mesa, con diálogo, negociación y consenso, serán las que contribuirán a hacer realidad los cambios que anhelamos para el futuro. No es cuestión de recoger rápido, sino de sembrar bien y con acierto. No servirá para mejorar el futuro todo aquello que algunos hacen para pasar el momento de perfil, sin comprometerse como la situación requiere.

Y explico todo esto porque esta semana se celebra en el Parlament de Cataluña el Debate de Política General. Después de ver cómo la semana pasada el Gobierno catalán recibía nuevamente la confianza de la CUP pero no conseguía el compromiso de apoyo con los presupuestos, desearía que el debate se centrara sobre el contenido, sobre la siembra de propuestas. Los partidos que tenemos ganas de ver cambios reales es aquí donde disfrutamos pudiendo presentar propuestas que respondan a las necesidades de todos.

Hemos venido a plantar un buen número de propuestas de cambio, nada parecido a un Brexit, ni a un Catexit. Estoy seguro que escucharemos discursos separatistas, de esos que culpan siempre a los demás de todo lo que no funciona bien, porque su nivel de autocrítica es inexistente. Pero también podremos escuchar a aquellas voces que no han venido al mundo de la política a hacer perder el tiempo, sino a proponer, proponer y proponer. Y es que esa es la clave que puede hacer realidad una Cataluña mejor para todos.

Debemos priorizar todo aquello que nos une y conseguir las mejoras que pueden hacer una sociedad más justa, más democrática y más europea. Cambiar las cosas que no funcionan es la clave. Es en ese terreno en el que destacan los políticos que realmente ven posible construir un mundo mejor. Para nada debemos centrar el futuro político en gastar el dinero en separarnos, sino que debemos centrarnos en un proyecto social fuerte, en un liderazgo económico distinto y en una gran reforma política. Hay que tener ideas para mejorar Cataluña, al igual que hay que tenerlas para reformar España, propuestas que ayuden a mejorar la vida de todos, sin excepción, sin dejar a nadie atrás.

Plantando buenas semillas allá donde podamos, lograremos tener una mejor sociedad para todos. Esa es nuestra ilusión.

Por eso C's presenta en el Parlament 20 propuestas de mejora, que van desde el apoyo en educación y cultura para que se contraten más profesores, pasando por facilitar a los alumnos con dificultades que puedan acceder a los campamentos y excursiones como hacen el resto de niños. Justo ahora que acaba de comenzar el curso era el momento de haber bajado las tasas universitarias como nosotros defendemos, ampliando el número de becas y apostando por una mayor autonomía universitaria. No pararemos de apostar por un sistema sanitario que valore la calidad y la equidad, y para ello también solicitamos estabilizar las plantillas de los sanitarios, que son los que pueden mejorar las lamentables listas de espera, y es imperioso revertir los injustos recortes de una vez.

También hemos priorizado todas las mejoras en materia de ayudas a la dependencia. Sabemos que hay que cuidar al enfermo sin olvidar a su familia, así que exigiremos no olvidar a nuestros mayores reclamando más protección para ellos. De igual forma haremos con los discapacitados que merecen más y mejor atención social. Y por supuesto, un eje fundamental del trabajo parlamentario debe destinarse a combatir la violencia de género en todas sus facetas. Y para ello se estimulará a presentar planes específicos ya en las escuelas, para que el tema se integre desde edades tempranas y conseguir así políticas de prevención, orientadas a la igualdad efectiva, sin perjuicio de ser más efectivos cuando desgraciadamente ocurren los casos violentos sobre los que tanto el sistema policial y el judicial deben ser implacables.

Y no olvidemos tampoco que se ha de apoyar al tejido empresarial de Cataluña, formado casi en su totalidad por PYMES y autónomos. La relación de estas empresas con la administración no es lo fluida ni lo eficiente que debiera ser, más teniendo en cuenta que forman el grueso de estructuras creadoras de empleo estable en Cataluña y las únicas capaces de reactivar la economía representando el 99% del tejido productivo en Cataluña. Además, la Administración debe darles el apoyo necesario para que las pequeñas y medianas empresas que quieran crezcan, accediendo a la innovación, y que todas ellas se abran mercado también a nivel internacional si lo creen conveniente. La Administración debe acompañarles en el crecimiento para que Cataluña pueda reactivarse económicamente de forma eficaz y no poner trabas innecesarias que no hacen más que desgastar al pequeño empresario. Deben abordarse los temas para la conciliación de los horarios laborales y personales, tal y como ya hace en otros países europeos, de forma que el bienestar de los trabajadores favorezca el rendimiento. Hay que facilitar las cosas a los trabajadores del ámbito agrario, ya sea modernizando los riegos hasta combatiendo las plagas.

Y aunque nuestro conjunto de propuestas es mucho mayor que la que permite resumir un artículo, me gustaría enfatizar todas aquellas relacionadas con la lucha contra la corrupción, un gravísimo problema que no solo causa un enorme perjuicio a las arcas públicas, sino que afecta también al corazón de la democracia. Una democracia fuerte y sana exige instituciones limpias y políticos fuera de toda sospecha. La actividad pública no es una actividad cualquiera, y debe llevar aparejada una exigencia de integridad y proceder ético singular. En Ciudadanos estamos convencidos de que combatir y atajar la corrupción es posible, pero necesita de la implantación de políticas efectivas que promuevan la participación de la sociedad. Y como no podía ser de otra manera registraremos también un buen conjunto de medidas para insistir en el que es uno de nuestros temas centrales.

Desconozco en éste momento qué medidas conseguirán ver la luz y cuáles no, pero estoy absolutamente convencido de que el momento de conseguir esas mejoras es ahora, porque plantando buenas semillas allá donde podamos, lograremos tener una mejor sociedad para todos. Esa es nuestra ilusión.