BLOGS

Aprovecha al máximo los últimos días de verano

06/09/2017 07:54 CEST | Actualizado 06/09/2017 07:54 CEST
Pexels

Agosto es igual a vacaciones, es el mes por excelencia en el que la mayoría de los españoles se van de viaje. Recuerdo que antiguamente, muchas empresas cerraban todo el mes de agosto, obligando a sus empleados a ir de vacaciones con la familia. Las calles vacías de las grandes ciudades y las playas abarrotadas son todo un clásico.

Mi familia era un poco diferente en este aspecto, tuvimos la suerte que mi padre podía tomar vacaciones en cualquier época del año, así que solíamos ir a la playa una semana en junio y otras dos semanas en septiembre. Era súper cool, podíamos disfrutar de la playa y el sol a precios más económicos y disfrutar muchísimo más relajados sin tanta multitud. Pero lo más genial era que cuando todo el mundo estaba llorando porque sus vacaciones habían terminado, nosotros todavía teníamos 14 días de libertad y felicidad por no decir que nuestro bronceado duraría mucho más. Lo sé, puede sonar un poco cruel, y puede que cuando eres niño no importe demasiado pues tienes tres meses de vacaciones que duran igualmente hasta mediados de septiembre, pero ya sabes lo que quiero decir. No se puede comparar, las vacaciones en su destino de playa/montaña que en un apartamento en Madrid.

El acostumbrarme a tomar vacaciones en septiembre me ha hecho apreciar y disfrutar más los 3 largos meses que realmente dura la temporada de verano. Esto ha hecho que no me amargue cuando aterrizo en la ciudad ahora que como adulta trabajadora soy una de esas que se va en agosto de veraneo.

Si, es verdad que la vuelta al trabajo, a la rutina no es fácil, pero aun podemos aprovechar de muchísimas cosas que nos harán la vuelta mucho más amena y divertida.

Pexels

Disfruta de una actividad al aire libre

Junio, julio, agosto y septiembre están llenos de eventos al aire libre. Conciertos, películas al fresco, teatro en la naturaleza. Algunos son gratuitos y otros no, pero todavía puedes disfrutar de un poco de cultura en plena naturaleza.

Acércate al parque verde más cercano

Si vives en una ciudad costera como Barcelona, todavía puedes disfrutar de días de descanso en la playa. Pero si no tienes el mar cerca, no te preocupes, coge un libro y disfruta de un día en un parque rodeado de verde, es relajante y encontrarás que tus pilas se recargan a tope.

Queda con tus amigos después del trabajo

El frío y las largas noches de invierno hacen que ir directamente a casa después de trabajar sean un clásico. En España tenemos la fortuna de que septiembre (e incluso octubre) es todavía un mes cálido y soleado, así que aprovéchalo. Llama a tus amigos o alguien con quien te gustaría pasar la tarde. Poneros al día mientras disfrutáis de unos refrigerios al aire libre.

Pexels

Mójate

Septiembre trae el otoño y con ello más días lluviosos a nuestra vida cotidiana. Me encanta un buen día gris y lluvioso, quedarme en casa, ver películas o preparar algo delicioso. Pero cuando todavía es verano me parece tan divertido salir en bikini y flip-flops a la calle mientras cae un buen chaparrón. Déjate empapar y experimenta ese sentimiento de libertad y pureza que el agua nos aporta.

Planea una excursión

Antes de que empiece a oscurecer más pronto y bajen las temperaturas, disfruta de una actividad física al aire libre. Vete de caminata a la montaña más cercana, siente el viento fresco en tu cara y cómo la naturaleza llena tus pulmones. Si eres un amante del mar, elige el lago, el océano o una bahía y organiza un paseo en barco o una carrera de kayaks y diviértete navegando las olas.

Disfruta de las últimas cosechas de verano

El cambio de estación conlleva también cambio de alimentos. Las sandías, melones y las frutas con hueso dejan paso a las manzanas, las calabazas o las granadas, así que aprovecha y atibórrate de ciruelas, melocotones y otras frutas de verano antes de que dejen de estar disponibles. Ya, ya sé que actualmente podemos encontrar estas frutas en los supermercados en invierno, pero siempre es mejor consumir según lo que, de forma natural, la naturaleza nos proporciona en cada estación.