BLOGS

Nepal: una nueva esperanza para prevenir la desnutrición tres meses después del terremoto

25/07/2015 10:01 CEST | Actualizado 25/07/2016 11:12 CEST

bishal nepal

Bishal Shrestha mira mientras le miden la circunferencia del brazo para evaluar su estado nutricional.

Es un nuevo comienzo para Bishal Shrestha. Tiene 6 años y ha pasado la mayor parte de su vida en la cama, medicado constantemente y frecuentando centros de salud, debido a la neumonía crónica que sufre desde que tenía 22 días.

"Nos habíamos dado por vencidos con él, pensábamos que no había esperanzas de que sobreviviera", dice su padre, Bimal, de 31 años. Viven en un área remota del distrito de Kavrepalanchok, al este de Katmandú, la capital de Nepal.

Durante estos años el empeoramiento de la salud de Bishal iba teniendo un impacto psicológico en toda la familia, que tenía un miedo cada vez mayor a que el niño no viviera mucho tiempo más.

"Cuando le conocimos, su situación era crítica y debíamos actuar con urgencia", cuenta Mahendra Khadga, auxiliar de uno de los pocos puestos de salud bien equipados del distrito. Khadga y su equipo de enfermeros intentaron buscar la mejor medicación y tratamiento para Bishal. Incluso le llevaron a un hospital privado de Katmandú. Pero el niño seguía empeorando."Nunca se nos ocurrió comprobar su estado nutricional, porque aquí tenemos muy pocos conocimientos sobre cómo tratar la desnutrición", explica Khadga.

Y justo cuando el estado de Bishal empeoró gravemente, apareció el programa de nutrición de emergencia apoyado por UNICEF que salvó al niño.

Un mes después del primer terremoto que sacudió Nepal, UNICEF y la ONG local Youth for World Nepal ayudaron a la oficina de salud del distrito a lanzar un programa de nutrición de emergencia en el recién establecido programa terapéutico ambulatorio. El personal del centro y los voluntarios recibieron formación sobre seguimiento del estado nutricional.

Después de recibir la formación, los voluntarios recorrieron puerta a puerta cada uno de los 371 hogares del distrito para evaluar a 109 niños de entre 6 y 59 meses. Su estado nutricional se comprobaba midiéndoles la circunferencia del brazo con una cinta métrica especial. Si esta llegaba a una zona marcada en rojo, el niño era diagnosticado con desnutrición severa aguda.

Uno de los voluntarios detectó que este era el caso de Bishal y dijo a sus padres que lo llevaran con urgencia al centro terapéutico. También el hermano pequeño de Bishal, Himal, de dos años, sufría desnutrición severa aguda.

El conocimiento salva vidas

"La formación en terapia nutricional nos dio confianza para tratar a los niños", relata Khadga. En dos semanas, Bishal no sólo ganó el 15% de su peso, sino que también mejoró su afección respiratoria.

El centro proporcionó a los padres de Bishal alimento terapéutico listo para el consumo: una pasta de mantequilla de cacahuete mezclada con leche desnatada en polvo, vitaminas y minerales, que puede tomarse directamente o mezclarse con comida. Este alimento ayuda a obtener la ingesta de nutrientes suficiente para lograr una recuperación total.

"Hoy, Bishal puede correr y es activo en el colegio", cuenta su madre, Bhim Kumari. "Ya no estamos preocupados por él y podemos concentrarnos en recuperar nuestro medio de vida". Los padres del niño perdieron su granja de aves, que era la mayor fuente de ingresos de la familia, debido al terremoto.

La rápida evolución de Bishal ha animado al equipo local de salud a ampliar sus servicios y llegar a más padres con educación nutricional. "Lo que hemos aprendido de este caso es que el conocimiento es una herramienta muy poderosa para salvar vidas. No podemos esperar a que más niños con desnutrición vengan aquí, sino que tenemos que llegar a cada hogar con educación en nutrición", explica Khadga.

El centro terapéutico ha formado a casi 100 voluntarios más para que puedan diagnosticar la desnutrición y otras dolencias.

La desnutrición después del terremoto

Después del terremoto, y gracias al seguimiento regular que ahora realizan Khadga y su equipo, se han detectado más casos de desnutrición en el distrito: el 10% de los 109 niños evaluados.

El puesto de salud ya tenía registrada una alta prevalencia infantil de infecciones respiratorias agudas y casos de neumonía, pero esta ha sido la primera vez que los trabajadores sanitarios han podido identificar también los casos de desnutrición infantil.

"Ahora los puestos de salud jugarán un papel clave para reducir la desnutrición. Sin esta intervención y la ayuda de UNICEF, las vidas de muchos niños estarían en riesgo", resume Khadga.

Tres meses después del terremoto de Nepal, UNICEF sigue trabajando para cubrir las necesidades básicas de los niños afectados, como una nutrición adecuada. Programas como el que ha salvado la vida de Bishal son un buen ejemplo de que, gracias al trabajo y la colaboración de todos, los niños de Nepal pueden tener esperanza.

NOTICIA PATROCINADA