Charlie Hebdo

EFE

El objetivo no eran los caricaturistas

El asesinato de los caricaturistas franceses no fue un atentado contra el humor ni contra la prensa, sino contra la democracia y los cimientos de la libertad. Un año después de ese 7 de enero no nos sentimos seguros ni siquiera en París, cuna de los derechos del hombre.
GETTY IMAGES

2016: por un periodismo libre

Este 7 de enero de hace un año, asesinos de Al Qaeda acribillaron a balazos a doce personas -ocho periodistas- en el ataque contra el semanario francés Charlie Hebdo. En 2015, dos tercios de los periodistas asesinados en el mundo perdieron la vida en países que no se encuentran en conflicto: Reporteros sin Fronteras calcula que al menos 67 lo fueron solo por ejercer la profesión y otros 43 por motivos que están aún pendientes de esclarecerse.
REUTERS

¡Atención! Vienen los caricaturistas

Así como para el mundo nada volvió a ser igual después del 11 de septiembre de 2001, para los caricaturistas todo cambió desde el 7 de enero de 2015. Desde los atentados contra Charlie Hebdo la libertad de los caricaturistas parece condicional.

MÁS SERIES