Cuba

El amor en La Habana

En Cuba me siento joven y es que los jóvenes cubanos quieren las mismas cosas que yo: comer bien, comprarse cosas, andar en las redes sociales, viajar a todas partes, conocer otros mundos y, so...
EFE

Un acuerdo de principios con Cuba

Hay quienes sacralizan la Posición Común y consideran que el nuevo Acuerdo acuerdo con Cuba supone legitimar a un régimen que ha aumentado la represión en los últimos años. Hay quienes abogan por una rápida normalización en las relaciones, sigilosa y de perfil, para no molestar demasiado al castrismo. Yo prefiero preguntar a los cubanos: ¿Qué avances se han producido en este tiempo? Y su respuesta es contundente: ninguno.

¿A dónde fueron aquellas lágrimas y aspavientos?

Poco a poco, los cubanos entenderán que hay que dar el paso de la reconciliación, los del interior y los del exilio, como se hizo en España, y salió bien; que los tiempos han cambiado, y que nada tiene que ir a peor. Este es un hecho mundial. En todas partes, incluyo en la Cuba post fidelista -todavía no post castrista- los imprescindibles son prontamente reemplazados.
ORLANDO SIERRA VIA GETTY IMAGES

Os equivocáis con Fidel Castro

El debate sobre el legado de Castro resulta familiar: sus oponentes le condenan como un tirano irreversible y sus defensores argumentan que todas las cosas buenas que hizo por todo el mundo y por el pueblo cubano pesan más que la huella negra que deja su historial de violación de los derechos humanos.
EFE

Las tres victorias de Castro

Difícilmente el castrismo sobrevivirá a los Castro. La victoria de Donald Trump añade grados de sombra al incierto futuro que se avecina. Pero nadie podrá negar que Fidel Castro puso y mantuvo a Cuba en el mapa, por méritos propios, durante más de medio siglo, y que él, guste o no, se ha ganado un lugar en el Olimpo de los héroes, o los villanos, de la historia contemporánea.
ENRIQUE DE LA OSA / REUTERS

Cuba, la isla del quizás

Al principio, esta Revolución hizo soñar al mundo entero, a intelectuales, políticos de muchas ideologías, aventureros y espías. Las dos figuras emblemáticas, Fidel y el Che, demostraban al mundo, por su alegría o su terror, que la epopeya podía salir por fin de los libros de hechizos y de los cuentos y hacerse realidad.
afp

¡Castro ha muerto!

¡Castro ha muerto! Ese era el mensaje que vi a las tres de la madrugada del sábado pasado en mi teléfono móvil. No me lo creí. En los últimos años han anunciado la muerte de Fidel Castro decenas de veces. Pero esta vez era verdad. Y yo estaba en Miami, desde donde firmo este articulo. Vestirse y correr a la calle 8 de la Pequeña Habana fue todo uno. Centenares de personas estaban ya en el café Versailles celebrando.