Naciones Unidas

ISTOCK

Hambre cero: la cocina al servicio de la gente

Parece increíble, y es realmente inadmisible, que el género humano aún no haya podido vencer esta batalla primordial para asegurar que todos y cada uno tengan, cada día, acceso a una alimentación saludable y sustentable. Ha llegado la hora en que esta tarea, históricamente postergada, ya no se puede aplazar más.
ONU

Carta abierta al secretario general de Naciones Unidas

Espero que usted esté de acuerdo conmigo en que lo que el mundo necesita para poner fin a la desigualdad es un sistema transparente de valor compartido en el comercio global, y no glamour en la ONU o el bombo publicitario en los medios. Ningún café, té, cacao o cualquier otro producto debe ser considerado ético, sostenible o justo hasta que todas las niñas en las comunidades que los producen puedan asistir a la escuela secundaria.
Pacific Press via Getty Images

Restaurando la esperanza

La gente ha perdido la confianza en que sus vidas pueden mejorar y en que las instituciones están de su lado. En consecuencia, esto ha llevado a la apatía, la depresión, la desesperanza y, en algunos casos, al desarrollo de puntos de vista radicales. Este ciclo debe ser detenido antes de que consuma nuestro futuro colectivo. 
ONU/Eskinder Debebe

Un punto de inflexión para la acción humanitaria

Nos enfrentamos a un desafío sin precedentes. En todo el mundo, 130 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Más de 60 millones de personas han sido desplazadas de sus hogares por la fuerza. A pesar de las condiciones precarias en que viven, existe una grave escasez de fondos para ayudar a esas personas, lo que plantea cuestiones básicas sobre la solidaridad mundial en un mundo de gran riqueza.
EFE

Pero, ¿qué nos jugamos en las elecciones generales?

Da la impresión de que estamos abocados a unas nuevas elecciones generales. De los muchos aspectos que se podrían comentar, solo quiero fijarme en uno, bastante básico pero que suele pasar desapercibido. En realidad, ¿qué nos jugamos en las elecciones generales? Es decir, ¿hasta dónde pueden llegar el Estado-nación, su Parlamento y su Gobierno?