BLOGS

10 lugares devorados por el turismo depredador

06/08/2017 10:16 CEST | Actualizado 06/08/2017 10:16 CEST
Getty Images/Moment RM

El turismo es un gran invento hasta que se descontrola y se vuelve depredador. Bien lo saben algunos de los destinos de esta lista que ven como la afluencia masiva de público amenaza el patrimonio y la convivencia. En muchos lugares se están implantando medidas para controlar estos flujos descontrolados de turistas, aunque la efectividad de estas medidas sean la misma que ponerle puertas al campo.

Machu Picchu

Hacía tiempo que la UNESCO venía advirtiendo sobre el peligro que sufría la gran ciudad inca por el turismo descontrolado. Ha sido este verano cuando las autoridades de Perú han empezado a velar por la seguridad del monumento imponiendo restricciones de acceso.

Venecia

Fue de las primeras en dar la voz de alarma ante las consecuencias de un turismo fuera de control. Pese a los años debatiendo sobre el daño que están provocando tantos visitantes, pocas soluciones se están poniendo encima de la mesa. Es muy difícil restringir el acceso a una de las ciudades más bellas del mundo cuando hay tantos intereses en juego.

Getty

Phi Phi Island

La película La Playa con Leonardo DiCaprio puso en el punto de mira esta isla. A esta exposición hay que añadir la permisividad de Tailandia con los desmanes del turismo y los bajos precios. El resultado son miles y miles de viajeros low cost dando rienda suelta a los excesos que no son permitidos en sus países.

Marrakech

Cuando el recuerdo que le queda a la gente de un lugar tan bello como Marrakech son los agobios y el constante acoso de los comerciantes, algo no se está gestionando bien. La ciudad marroquí soporta bien el gran número de turistas que la visitan, pero no es nada agradable pasear por la plaza Jemma el Fna y que alguien le ponga una serpiente en el cuello o que a cada paso estén intentando venderte cualquier cosa.

Everest

Ni los aproximadamente 25.000 dólares que cuesta una expedición comercial, ni lo peligroso de la aventura impiden que cada año miles de personas intenten la cima del Everest. De las pequeñas cosas que se está haciendo por preservar la montaña es obligar a los montañeros de las expediciones comerciales a bajar 8 kilos de basura de las toneladas que se han abandonado en el conocido como "el basurero más alto del mundo".

Getty

Brujas

Flandes (Bélgica) está poblada de hermosas ciudades, sin embargo es la pequeña Brujas la elegida por todos los turistas. La ciudad mantiene la pulcritud y el orden pero sus calles son un escaparate de comercios y restaurantes para poder atender los ingentes rebaños de turistas que llenan sus calles. Para los que huyen de estos lugares tan masificados, a pocos kilómetros está Gante, Amberes, Malinas, Lovaina... que nada tienen en envidiar a Brujas.

Dubrovnik

La joya del Adriático fue siempre la ciudad más visitada de Croacia a pesar de las muchas alternativas que el país ofrece como Split o Zadar. Sin embargo el auge de los cruceros y la primavera árabe hizo que una parte del turismo de estos países acabara en Dubrovnik colapsando la Ciudad Vieja.

Santorini

Un caso muy parecido al Dubrovnik. Docenas de islas griegas podrían competir con Santorini en belleza, pero ella concentra la atención del turismo. Al igual que la ciudad croata, su afluencia de visitantes se ha multiplicado por los efectos de la Primavera Árabe y por la ingente cantidad de enorme cruceros que cada día navegan la costa griega.

� Getty Images/Moment RM

Barcelona

Es la primera gran ciudad española que está poniendo coto al turismo masivo. En temporada alta por el puerto de Barcelona pueden desembarcar más de 30.000 personas sólo de los cruceros de ese día. El incivismo del turismo low cost que sufren barrios como La Barceloneta es otro aspecto muy denunciado por los vecinos. Las consecuencias son negocios que se escapan al control de la ley, encarecimiento del precio de la vivienda, mcdonalización de la actividad comercial, masificación en zonas turísticas de la ciudad...

Magaluf, Lloret de Mart, Sant Antoni, Salou, Gandía...

La lista de municipios de la costa mediterránea entregados al turismo de borrachera parece no tener fin. Turismo barato y de mala calidad que denigran la imagen de los municipios. Cada año todas las partes implicadas anuncian medidas para acabar con ello, sin embargo ahí siguen.

NOTICIA PATROCINADA

Booking.com