POLÍTICA
20/08/2012 14:25 CEST | Actualizado 20/08/2012 14:25 CEST

Francia 11-España 3: Los dirigentes europeos vuelven al trabajo con agendas muy dispares

Getty

Francia 11 - España 3. No es el resultado de un partido de fútbol, sino los actos que los líderes políticos de ambos países tienen programados en sus agendas a la vuelta de vacaciones. Los dos son jefes de Gobierno, y los dos inauguran esta semana un nuevo curso político tras su descanso estival, pero a diferencia de François Hollande, que tiene una semana repleta de viajes, reuniones y demás responsabilidades propias de su cargo, Mariano Rajoy parece tomárselo con mucha más calma, y solamente cuenta con tres citas en su programa semanal.

No es algo nuevo. Las escasas apariciones públicas del presidente español son la tónica habitual desde su nombramiento, y han ido todavía a menos según han aumentado las protestas ciudadanas generadas por las duras medidas de recorte aplicadas a la economía. El presidente ha recibido muchas críticas por blindarse en La Moncloa y reducir su agenda pública a aquellas comparecencias estrictamente obligatorias por su cargo. No acompañó al ministro de Economía, Luis de Guindos, cuando éste anunció el rescate bancario de la UE a España, esquivó a los periodistas huyendo por el garaje del Senado cuando la Bolsa se desplomó el pasado abril, e incluso su reunión con los sindicatos CC.OO y UGT fue prácticamente en secreto y alejados de los focos de los medios de comunicación, por citar algunos ejemplos.

François Hollande emplea una política completamente distinta de cara a la opinión pública, y siempre ha intentado transmitir una imagen de normalidad. En su agenda tiene señalados once actos, de los cuales hay algunos de índole internacional, pero otros tantos son reuniones con asociaciones y colectivos a los que se ha dado la misma importancia en su programa semanal. Al cumplir sus primeros 100 días de gobierno, las encuestas han revelado que su popularidad se ha visto mermada porque los franceses no confían en que pueda solucionar los problemas del país, pero la prensa también dice de él que no se da un respiro o que es un maestro de la diplomacia.

Incluso Angela Merkel, y pese a su fama de mujer fría y reservada, se deja ver más que Rajoy. La canciller no ha recuperado todavía el ritmo febril al que suele trabajar, y su agenda esta semana solamente marca cinco entradas, pero una de ellas es una entrevista post vacacional para una televisión alemana, y sin que haya elecciones de por medio. Mario Monti y David Cameron siguen de vacaciones, pero no desconectan del todo de la actualidad internacional.

RAJOY NO SALE DE MONCLOA

Mariano Rajoy se ha incorporado este lunes a su despacho en Moncloa tras dos semanas de vacaciones en Galicia y Doñana, donde tuvo que sacar tiempo para acudir al despacho con el Rey en Palma o para conversar con el presidente estadounidense, Barack Obama. Y vuelve, sí, pero con calma: el presidente efectuará durante toda la semana trabajo de despacho y en su agenda solamente hay tres citas. Se reunirá con el Rey el miércoles por la tarde en La Zarzuela, y solo tendrá un acto público, el viernes 24, cuando reciba al equipo español que participa en los Juegos Paralímpicos de Londres. Lo hará después de presidir la reunión del Consejo de Ministros, en la que está previsto aprobar la prórroga del Plan Prepara, que dota con 426 euros a parados sin ninguna cobertura económica.

HOLLANDE, A POR TODAS

Con mucha más actividad vuelve al trabajo François Hollande. El presidente de Francia inicia este lunes el curso político con una agenda muy intensa marcada por el conflicto armado en Siria, la crisis de la zona euro o la situación de la economía griega. Con este panorama, Hollande vuelve a la política internacional este martes con una reunión con su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, de regreso de una gira por Líbano, Jordania y Turquía, para hablar del conflicto armado en Siria.

El jueves pondrá rumbo a Berlín para reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel. Abordarán la actualidad política y económica de Europa -especialmente la delicada situación del euro y de las finanzas griegas, ahogadas por los recortes. Ambos intentarán aunar posturas para después presentar una posición común frente al primer ministro griego, Antonis Samaras, con quien Hollande se reunirá el sábado por la mañana.

En cuanto a asuntos internos, el jefe de Gobierno galo presidirá el miércoles el Consejo de Ministros, se entrevistará el jueves con la presidenta del Partido de los Trabajadores israelí, el viernes con el jefe de la Seguridad Nuclear y, posteriormente, con la presidenta de la Federación Internacional de Derechos Humanos de Francia. El sábado, a última hora, todavía le quedará hacer acto de presencia en las celebraciones conmemorativas de la liberación de la villa de París.

MERKEL, POCO A POCO

Angela Merkel volvió de vacaciones el 14 de agosto, después de pasar unos días haciendo senderismo en los Alpes italianos, pero todavía no ha recuperado el ritmo frenético al que tiene al mundo acostumbrado. La agenda de la Canciller no está repleta de fechas, como en meses anteriores, si no que únicamente aparecen unas cuantas citas relacionadas, fundamentalmente, con la política internacional.

El martes 22 se trasladará a Moldavia para tratar con el presidente del Parlamento y el primer ministro del país el proceso de reformas y desarrollo de la región. El 23 recibirá a Hollande para llevar a cabo la ya mencionada reunión sobre la situación del euro y de Grecia, y al día siguiente se entrevistará en la Cancillería con Antonis Samaras, su homólogo griego. Según su agenda, Merkel recibirá a Samaras "con todos los honores militares".

Su última aparición pública de la semana será el sábado 26, cuando concederá una entrevista a la televisión pública alemana ARD.

CAMERON Y MONTI, APURANDO LOS DÍAS LIBRES

Si bien Rajoy, Merkel y Hollande ya están en sus respectivos despachos preparando el nuevo curso político, otros dirigentes europeos como el británico David Cameron y el italiano Mario Monti se encuentran todavía disfrutando de unos últimos días de asueto.

El primer ministro británico hizo de anfitrión durante los Juegos Olímpicos de Londres, pero en cuanto terminaron se fue de vacaciones con su familia a Mallorca. Llegó el pasado 14 de agosto y tiene previsto retomar sus obligaciones antes del 29 del mismo mes. Ese día tiene confirmada su presencia en la inauguración de los Juegos Paralímpicos, también en la capital de Reino Unido.

Mario Monti, por su parte, pasó seis días descansando en la localidad suiza de Silvaplana. Tras la última reunión con sus ministros el día 14, se despidió de ellos con un "Descansen, nos vemos el 24 de agosto". El tecnócrata, no obstante, ha continuado manteniendo otras actividades. Este domingo, por ejemplo, participó en una conferencia en Rimini, donde reiteró su preocupación por las tenciones entre los países del norte y el sur de la zona euro. También tuvo que salir al paso -comunicado mediante- para desmentir una información que aseguraba que rebajaría el impuesto de la renta en Italia.