ECONOMÍA
10/10/2012 23:15 CEST | Actualizado 10/12/2012 11:12 CET

S&P rebaja dos escalones la deuda de España hasta dejarla al borde del bono basura

Flickr / ivalladt

En caída en libre y sin paracaídas. La economía española no levanta el vuelo y sigue generando más dudas que hace un año. La inminencia de un segundo rescate financiero --sólo se espera el placet alemán y el sí definitivo del gobierno de Mariano Rajoy, que sigue escrutando las condicionalidades aparejadas a la ayuda-- y una futuro desalentador suponen un jugoso plato para las agencias de calificación de riesgo.

Standard & Poor's ha rebajado la nota de la deuda soberana española dos escalones, de BBB+ a BBB-. Ya lame el bono basura. No es la única mala noticia: la firma mantiene una perspectiva negativa para la economía.

Según el informe, "la profunda recesión económica está limitando las opciones políticas del gobierno español". A su juicio, España encara "importantes riesgos" en materia de crecimiento y ejecución presupuestaria, al tiempo que avisa de "la ausencia de una dirección clara en la política de la eurozona". Y vislumbra "dudas" en algunos miembros del bloque para asumir parte del coste de la recapitalización bancaria, lo que termina siendo un factor "desestabilizador".

La agencia ha apuntado al "aumento del desempleo y las restricciones del gasto" como potenciales focos de tensión social y como elemento de fricción entre el Gobierno central y las autonomías. La cercanía de varias elecciones autonómicas y las "dificultades financieras" que atraviesan varias regiones hacen aumentar las "tensiones" entre los distintos actores políticos y que, por tanto, "los resultados de las políticas económicas y fiscales se diluyan".

EL OPTIMISMO DEL GOBIERNO

Standard & Poor's califica de "demasiado optimistas" las previsiones contempladas por el Gobierno de Rajoy en los Presupuestos Generales de 2013 y cuestiona, por ejemplo, que se vayan a cumplir los objetivos de déficit por la "caída continuada" del empleo y por la "intención" del Ejecutivo de actualizar las pensiones.

"Cumplir con los objetivos de déficit en 2012 y 2013 va a suponer que el Gobierno tenga que adoptar medidas adicionales de consolidación presupuestaria", señala Standard & Poor's, que avisa de que dichas iniciativas pueden "aumentar la recesión", especialmente si la eurozona no adopta "una respuesta más determinada" para mejorar las condiciones de financiación y estabilizar la demanda interna.

Ente las críticas al Gobierno, también apunta a las "dudas" del Gobierno para cerrar un "programa formal de ayuda" aumentan los riesgos de una mayor caída del 'rating' español. Ese programa "probablemente" rebajaría "significativamente" los costes de financiación del país a través de compras por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad y el Banco Central Europeo (BCE), según Standard & Poor's.

EL FMI GOLPEÓ PRIMERO

Los malos augurios se repiten esta semana. Ayer, el Fondo Monetario Internacional (FMI) atizó otra bofetada al alertar a los países de la zona euro de las consecuencias de la crisis en 2013. En España la prima de riesgo podría dispararse hasta los 750 puntos. Además, en el peor de los escenarios augura una caída del 3,2% del PIB si se siguen aplicando políticas deficientes.

El informe del FMI subraya que, a pesar de la mejoría de las condiciones financieras registrada en las últimas semanas gracias al anuncio de un plan de compra de bonos por parte del BCE, cualquier estrategia que confíe exclusivamente en medidas de liquidez para resolver la crisis tiene pocos visos de éxito a largo plazo. "Aunque el soporte de liquidez por parte del BCE es esencial, no es suficiente para contener las fuerzas que amenazan con dañar la integración de los mercados y la política monetaria común", señala.

La rebaja de Standard & Poor's se adelanta a la que planea anunciar este mes la agencia Moody's, que hasta ahora mantiene una nota para España de 'Baa3', también al borde del bono basura. Por su parte, Fitch califica la deuda española a largo plazo con 'BBB', a dos escalones del nivel considerado crítico.

PULEVA PARA EL HUFFPOST