NOTICIAS
26/06/2013 21:33 CEST | Actualizado 26/06/2013 21:33 CEST

El juez Silva asegura que Miguel Blesa le produce "indiferencia plena"

EFE

El juez Elpidio José Silva ha vuelto a hablar sobre su situación y el 'caso Blesa'. El magistrado ha manifestado que el expresidente de Caja Madrid le "produce una indiferencia plena" y ha subrayado que no tiene "miedo" a ser apartado de la carrera judicial por el expediente disciplinario que el Consejo General del Poder Judicial tiene abierto contra él.

Durante su intervención en la mesa redonda 'La independencia del poder judicial', Silva ha advertido además a Blesa, quien al abandonar la cárcel el pasado jueves manifestó su deseo de tener un instructor "imparcial", que "uno tiene el juez que le toca" porque "esto de la justicia no es un restaurante donde se puede elegir el menú".

"Si un imputado se queja de un juez, a lo mejor el juez no lo está haciendo tan mal", ha ironizado.

Preguntado por las distintas resoluciones en contra de su instrucción dictadas por la Audiencia Provincial de Madrid, entre ellas la de anular la causa en la que investigaba la concesión de un crédito de 26,6 millones al Grupo Marsans, ha dicho que "forman parte del juego del derecho" y que, por ello, no le "preocupa".

INSISTE EN LAS "INJERENCIAS"

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid ha reiterado que ha sufrido "todo tipo de injerencias" en su trabajo desde que decidió investigar a Blesa el pasado mes de noviembre, a través de expedientes que "no se tenían que haber abierto", en alusión al que en la actualidad tramita en su contra el Consejo General del Poder Judicial.

En este sentido, ha acusado al instructor del expediente disciplinario, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Álvaro Domínguez, contra el que se ha querellado por prevaricación, de haberle "perseguido", una conducta sin "precedentes en la historia de España".

"Yo esto lo considero una injerencia, que se pueda construir una historia, profecías autocumplidas y a través de un expediente que no tiene la menor base", ha recalcado.

PREOCUPADO, PERO SIN MIEDO

El juez ha reconocido "tener preocupación" por el citado expediente disciplinario, abierto el pasado mes de abril por dos faltas muy graves -una por retraso injustificado en la tramitación de los procedimientos y otra por falta de motivación de sus resoluciones- y otra grave por desconsideración hacia los funcionarios de su Juzgado.

Sin embargo, ha subrayado que no tiene "miedo" porque no tiene ningún "fundamento suficiente" para justificar su expulsión de la carrera.

Además, y sobre la libertad de la que disfruta Blesa desde el jueves a raíz de la decisión de la Audiencia de anular la causa, el juez ha respondido: "Me es indiferente donde esté ese señor, me produce una indiferencia plena. Es algo que no esta dentro de mi vida".