POLÍTICA
29/01/2014 16:16 CET | Actualizado 05/03/2018 05:52 CET

El 30% de los niños españoles vive en situación de pobreza

"Para mí, lo importante es que mis hijos coman", explica Paloma. No siempre lo hacen. Ana (16 años), Andrea (11) y Hugo (3) viven al día. Desde que la madre perdió su empleo, sobreviven con lo que sacan de la venta ambulante, y acumulan una deuda de 2.000 euros porque no pueden pagar la luz ni el agua. Para comer dependen de las becas de comedor, y en verano les alimentan los campamentos de Save the Children. En casa, "todas las combinaciones posibles de pan, mortadela, huevos y patatas".

Los hijos de Paloma son ejemplo de los 2.500.329 niños españoles que viven bajo el umbral de la pobreza, casi 1 de cada 3. Bajo el título de "Y a mí quién me rescata", Save the Children ha lanzado una campaña para poner sobre la mesa esta situación e iniciar un diálogo.

La ONG ha presentado un informe este miércoles sobre pobreza infantil en España, y los datos muestran que, desde el inicio de la crisis, cuando la tasa era del 20%, se ha disparado más de 10 puntos. Las nuevas cifras sitúan a España como el octavo país de Europa en pobreza infantil.

El informe revela que tres millones de niños más están en riesgo de caer bajo el umbral de la pobreza. Save the Children denuncia que las administraciones han incumplido "lo que legalmente están obligadas a hacer: poner todos los medios a su alcance para que los niños puedan disfrutar de los derechos reconocidos en la Convención de los Derechos del Niño de la ONU", ratificada por España y que forma parte de la Constitución.

Áurea Ferreres, responsable de sensibilización de la ONG y directora del estudio, asegura que la pobreza infantil se ha convertido en un problema social. "Los recortes y la baja inversión en infancia (un 26,19% del PIB, casi 4 puntos menos que la media de la UE) están afectando a la integración, al desarrollo y a la autoestima de los niños españoles, y están poniendo en riesgo su salud por el deterioro de los servicios públicos y la falta de atención a inmigrantes".

La mala alimentación por la pobreza familiar, que provoca que se primen alimentos ricos en grasas y azucares por encima de frutas y verduras frescas, es otro de los problemas que señala el informe, así como el deterioro de la educación por la reducción de las plantillas de profesores y de las becas para comprar libros y para el comedor.

Ferreres alerta de que las familias monoparentales o con algún miembro extranjero son especialmente vulnerables. "Llamamos pobreza a una clase media con carencias, a unos servicios sociales desbordados y a familias que dependen de redes alternativas, solidaridad ciudadana o las pensiones de los familiares mayores", mantiene Alberto Soteres, director de la organización en España.

La falta de datos es uno de los problemas a la hora de abordar la pobreza infantil. "Exigimos estadísticas fiables y homogéneas en cada comunidad autónoma para identificar y solucionar el problema", sostiene Soteres. Ferreres señala la importancia de que, cuando se hagan recortes, las partidas dedicadas a la infancia permanezcan intactas. "Con el futuro no se juega", ha sentenciado.

"Y A MÍ QUIÉN ME RESCATA"

En la web de la nueva campaña de Save the Children hay 2.826.549 microsites, cada uno representando a un niño en peligro, e ilustrados con un dibujo infantil realizado por los menores a los que ayuda la ONG.

Las donaciones de los que colaboren se destinarán al Fondo de Rescate para la infancia de Save the Children. La ONG pretende recaudar con esta campaña 2.800.000 euros y atender a más de 20.000 familias sin recursos o en riesgo de pobreza y exclusión social.

La iniciativa se complementa con tres spots de televisión que han contado con la participación de tres periodistas de Economía de prestigio: John Müller de El Mundo, Miguel Angel Noceda de El País y Javier Ruiz, que colabora en varias cadenas. El anuncio simula una tertulia televisiva donde el rescate a la banca protagoniza el debate. Todos los participantes y el público enmudecen cuando un niño se levanta con una pancarta que reza "y a mi quién me rescata".

EN CLAVE DE BIENESTAR