ECONOMÍA
15/02/2014 15:08 CET | Actualizado 15/02/2014 15:09 CET

Miles de personas protestan en Madrid contra el ERE en Coca-Cola

AFP

Miles de personas (7.000, según los organizadores) han pedido este sábado en Madrid la retirada del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Coca-Cola Iberian Partners, el embotellador único de Coca-Cola en España, que afectará a 1.250 trabajadores, el 30% de la plantilla, y supondrá el cierre las plantas de Fuenlabrada (Madrid), Palma de Mallorca, Oviedo y Alicante.

En una manifestación encabezada por los secretarios generales de UGT y CC.OO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, los trabajadores de Coca-Cola Iberian Partners han lanzado gritos como "Sí se puede parar este ERE", "Si España no produce, España no consume" o "No consuma Coca-Cola" . Además de protestar contra la reforma laboral, han simulado un entierro alzando a hombros un ataúd que representaba a los trabajadores afectados por el ERE.

Al término de la manifestación Méndez y Toxo han defendido "no sólo la lucha contra la franquicia Coca-Cola Iberian Partners" sino también contra la empresa matriz, ya que "la decisión sobre el cierre de las empresas se está tomando en Atlanta, a miles de kilómetros de aquí", ha indicado Toxo.

Méndez ha criticado la "avaricia e insensibilidad" de una empresa con "un ingente volumen de beneficios" y en la que "la viabilidad económica, organizativa y productiva está asegurada".

PETICIÓN AL GOBIERNO

También ha pedido al Ejecutivo "que piense en las consecuencias de lo que pretende hacer Coca-Cola", y ha criticado que "se vanaglorie con insistencia de una recuperación económica basada en la destrucción de empleo". Además ha mostrado su solidaridad con los trabajadores de Panrico.

La manifestación, que se ha desarrollado entre la Glorieta de Bilbao y la Gran Vía, ha discurrido bajo una intensa lluvia y varias protestas de los viandantes, que se quejaban de la imposibilidad de transitar por la calle Fuencarral y por los petardos que los manifestantes asturianos lanzaban en el interior de un barril, provocando un sonido "bastante molesto".