TENDENCIAS
21/04/2014 09:40 CEST | Actualizado 22/04/2014 11:15 CEST

Por qué tenemos una cara horrible después de una mala noche

Dorling Kindersley via Getty Images

Hay muchísimas razones por las que deberíamos descansar bien cada noche, y una de ellas, es tratar de evitar esa mala cara que se nos queda cuando estamos agotados.

Un reciente estudio publicado en la revista Sleep ha demostrado que cuando la gente no duerme lo suficiente, los ojos se hinchan y se ponen rojos, los párpados se caen y salen más arrugas. Asimismo, otro estudio ha revelado que durmiendo ocho horas, nuestra cara parece más sana y atractiva en comparación con la de la gente que se pasa la noche en vela.

Pero, ¿por qué el sueño (o la falta del mismo) afecta tanto a los ojos y a la piel?

El doctor Sherrif F. Ibrahim, profesor adjunto en el Departamento de Dermatología del Centro Médico de la Universidad de Rochester, afirma que tiene que ver con la retención de líquidos, y con el hecho de que la piel del párpado superior e inferior es la más fina de nuestro cuerpo.

“Cualquier cambio en la hidratación, ya sea porque estás deshidratado o porque retienes sales por culpa de lo mucho que has cenado, se refleja en esa fina piel con mucha más facilidad que en la piel del resto del cuerpo”, explica Ibrahim al HuffPost. En concreto, la deshidratación produce que los ojos se hundan más, mientras que el exceso de sales (si tomas algo muy salado por la noche, por ejemplo) hace que retengas líquidos y la piel se hinche.

De momento, no está del todo claro cómo afecta el sueño a la retención de líquidos, reconoce Ibrahim. Sin embargo, el experto conjetura que probablemente tenga que ver con los motivos por los que una persona se queda despierta hasta tarde.

“Normalmente, cuando la gente se acuesta tarde, suele ser porque está bebiendo, o de fiesta, o llorando, lo cual también contribuye a esa hinchazón de los ojos”, comenta.

En lo que a las ojeras respecta, hay muchos factores que pueden influir. Ibrahim apunta que los vasos sanguíneos de la piel son los verdaderos responsables, por lo que, cuando estás deshidratado, se nota más el color azulado de las venas bajo la piel. Además, en la edad adulta, las personas pierden volumen alrededor de los ojos, lo que provoca que las cuencas se marquen más y el hundimiento sea más pronunciado. Es lo que en inglés se conoce como “tear trough deformity” (traducido en ocasiones como “deformidad en lágrima”), que también hace que la zona de las ojeras se oscurezca. En cualquier caso, según el doctor Ibrahim, la falta de sueño lo único que puede hacer es agravar estos efectos. Ya sabes, para presumir, hay que dormir. ¡Que tengas dulces sueños!

Traducción de Marina Velasco Serrano

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

NUEVOS TIEMPOS