POLÍTICA
25/04/2014 12:24 CEST | Actualizado 25/04/2014 12:57 CEST

Cañas (Ciudadanos) deja su escaño en el Parlament tras ser imputado por fraude fiscal

EFE

El diputado de Ciudadanos Jordi Cañas abandona el Parlamento catalán tras haberlo imputado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por presunto fraude fiscal.

En rueda de prensa, Cañas ha explicado que dejará la asamblea autonómica el próximo lunes para honrar a los votantes que le apoyaron y le dieron su confianza, y para renunciar a su condición de aforado y ser tratado como un ciudadano de a pie: "No quiero dar ejemplo, pero espero tener un comportamiento ejemplar".

Aunque reconoce que la decisión es irreversible a corto plazo, ha confiado en demostrar en poco tiempo su inocencia y regresar a la vida púlblica.

Cañas ha acabado su comparecencia con un mensaje a los que puedan alegrarse de su dimisión: "Volveré".

El TSJC ha citado al político el próximo 15 de mayo en relación con una investigación abierta por un presunto delito relacionado con un fraude fiscal de 429.203 euros, cuando el diputado era administrador y socio de una empresa inmobiliaria.

Arropado por la mayoría de sus compañeros en el Parlament y visiblemente emocionado, no ha podido contener las lágrimas cuando se ha referido a sus padres: "De ellos aprendí el valor del trabajo, del esfuerzo, de la dignidad y de la honorabilidad. Y si algo me molesta de esta situación es el impacto que tiene sobre ellos".

"APOYO ABSOLUTO DE RIVERA"

No ha asistido a la rueda de prensa el líder de C's, Albert Rivera -estaba reunido en el Parlament-, pero Cañas ha asegurado que cuenta con su apoyo y ha tenido palabras de agradecimiento para él: "Albert Rivera es mi amigo. Y ya he dicho lo que me han dicho mis amigos; apoyo absoluto".

Ha reconocido que esta es una decisión difícil que le aleja "del mayor honor" que ha tenido en su vida, que es representar a los ciudadanos, y ha explicado que, así como el día que fue elegido diputado fue uno de los más felices de su vida, este viernes ha sido uno de los más tristes.

Confía en que la decisión de este viernes no sea un punto final de su trayectoria como representante público, y espera que la Justicia acabe avalando su inocencia y volver a ejercer en las instituciones en futuras elecciones: "No soy de los que muestran la bandera blanca".

Tras reconocerse como enamorado de la política que transforma la sociedad, ha asegurado que, mientras dure el proceso judicial seguirá ejerciendo la política, "no como representante público, sino como ciudadano comprometido con la sociedad".