POLÍTICA
09/08/2014 15:18 CEST | Actualizado 09/08/2014 15:22 CEST

Más de 500 personas desalojadas del Pirineo oscense por lluvias

GTRESONLINE

Las fuertes tormentas registradas en la tarde del viernes en el Pirineo oscense han obligado a más de 550 personas a desalojar siete campamentos en los que se encontraban en los municipios de Aisa, Canfranc, Plan, Pineta y Bielsa. La lluvia ha anegado todas las zonas en las que se ubicaban las tiendas de campaña y hay pérdidas materiales aunque no hay que lamentar daños personales, según ha informado a Efe fuentes del Gobierno de Aragón. Los campistas han pasado la noche en distintas instalaciones y está previsto que los que continúen con su estancia duerman de nuevo esta noche en pabellones.

Una de las zonas más afectadas ha sido los campamentos situados en Plan d' Escún, cercano al término de Plan, en la comarca del Sobrarbe, donde 300 personas han sido realojadas en el polideportivo tras ser atendidas por Cruz Roja y distribuirles mantas. "Para muchos de los participantes ha sido una anécdota más de un campamento sin mayor trascendencia", ha dicho el director del Instituto Aragonés de la Juventud, Fernando Peña. Además, Peña ha subrayado que la situación está "perfectamente controlada" por los servicios del 112 y la Guardia Civil desde anoche, cuando se produjo la tormenta.

Otros dos campamentos se han visto afectados en el valle de Pineta, donde unas 120 personas han sido atendidas por la Guardia Civil y trasladadas al salón multiusos del municipio de Bielsa.

Alrededor de medio centenar de niños del barrio zaragozano de Santa Isabel que se encontraban en un campamento de scouts, cerca de Aísa, también han sido evacuados debido a una gran tormenta que ha inundado las tiendas en las que se encontraban.

Los niños han sido atendidos por la Guardia Civil y una cuadrilla de agentes forestales que ha trasladado al grupo a una nave de la localidad habilitada para que pasen la noche.

Además, alrededor de 60 niños y siete monitores han sido atendidos por varios voluntarios y la Guardia Civil de Huesca en Canfranc, quienes han tenido que ayudarlos a salir de las tiendas para refugiarse del viento y la fuerte lluvia en el polideportivo de la localidad.

Peña ha destacado que todo está volviendo a la normalidad y ha explicado que los campamentos evacuados que ha visitado cuentan con el material adecuado, pero "la magnitud de la tormenta de ayer fue tan fuerte que incluso el material apropiado no ha podido contener la fuerza del viento y de la lluvia". En cualquier caso, ha indicado, no se prevé que hasta que terminen sus actividades vuelva a producirse otra situación de estas características.