POLÍTICA
16/11/2014 21:41 CET | Actualizado 16/11/2014 21:50 CET

Pablo Iglesias: virtudes y defectos del nuevo secretario general de Podemos

GTRES

Hace apenas un año, al escuchar el nombre de Pablo Iglesias muchos sólo habrían evocado al fundador del PSOE. Ahora, la mayoría piensa en el joven politólogo de perilla y coleta que, paradójicamente, quiere encarnar la alternativa a los socialistas.

Para ello Iglesias, acompañado por otros profesores de Ciencias Políticas, creó en enero Podemos, formación que dio la sorpresa en las últimas elecciones europeas al lograr cinco escaños y de la que, desde este sábado, es su nuevo secretario general.

Su figura había aparecido mucho antes, pero nadie daba un duro por que, a estas alturas, pudiera ser un claro aspirante a disputar la Presidencia del Gobierno a los dos grandes partidos.

¿Cómo ha conseguido Iglesias alcanzar tal cota de éxito político en apenas once meses? Con la ayuda de sociólogos, politólogos y expertos en comunicación política, analizamos la figura del líder de Podemos y las razones que le han hecho triunfar y los defectos que podrían frenar su trayectoria ascendente.

ORATORIA Y DISCURSO

Uno de los principales aspectos que detectan los expertos en comunicación política es la capacidad de oratoria y el discurso de Pablo Iglesias, que ya desde sus primeras apariciones en tertulias televisivas, tanto en su programa, La Tuerka, como en otras televisiones, lograron enganchar a la gente. Es lo que el propio Iglesias calificaba como "ser una caja de herramientas" y que explicaba así: "tú te ves un programa de La Tuerka y, al día siguiente, te bajas al bar con tus amigos de derechas y dices, 'os voy a follar, porque tengo un montón de argumentos'".

"De repente aparece alguien que habla muy bien, mejor que sus interlocutores, y que expresaba el sentir de la opinión pública, que se encontraba con un argumentario que antes no tenía", indica José Pablo Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia, en declaraciones a El Huffington Post. "Consiguió darle voz a mucha gente que estaba pensando lo mismo y no tenía a nadie que lo expresara", añade.

Para Antonio Gutiérrez-Rubí, consultor político y asesor de comunicación, este discurso tan claro de Pablo Iglesias supone "un elemento muy refrescante" para la política española. "Le doy una gran fortaleza a la capacidad narrativa, de relato y oral que tiene. Las palabras tienen mucho poder", añade.

Luis Arroyo, sociólogo y consultor de comunicación política, se centra más en el discurso elaborado por Iglesias y su equipo de Podemos. "Han diseñado un producto de marketing: un partido de izquierdas con un relato muy sencillo, que es el pueblo contra la casta. Son gente muy inteligente", explica.

Arroyo considera que este discurso es "etéreo" pero "muy poderoso". "Está inserto en el ADN humano, es un relato guerrillero, un relato Robin Hood", añade el sociólogo y experto en ciencias políticas, quien ve como virtudes "transformar el eje izquierda-derecha en abajo-arriba" y "simplificar al máximo el mensaje".

"Tiene el acierto de haber encontrado unas teclas comunicativas importantes: como la etiqueta de casta u otras", asegura Gutiérrez-Rubí, para quien Pablo Iglesias "ha acertado en ofrecer una propuesta en el momento en que más se necesitaba".

En este sentido, Ferrándiz apunta a los datos que Metroscopia obtuvo de las encuestas realizadas desde la aparición del 15M, en mayo de 2011. "La gente estaba de acuerdo con las demandas mayoritarias del movimiento y la mayoría creía que debía evolucionar hacia la creación de un nuevo partido y que era bueno que PP y PSOE perdieran protagonismo en favor de nuevas formaciones", explica.

Para el investigador principal de esta empresa dedicada a los estudios de opinión, Iglesias "ha tenido el don de la oportunidad, ha sido una tormenta perfecta". "Ha sabido sintonizar con las demandas ciudadanas que se venían manifestando en los últimos años", añade.

PASIÓN Y OPORTUNIDAD

Otro de los aspectos ligados al discurso de Iglesias es la emoción con la que lo transmite, según Gutiérrez-Rubí, quien observa "gran vehemencia, gran seguridad y gran pasión" en él. "Es alguien que defiende sus ideas de manera apasionada, que añade intensidad y emocionalidad a lo que dice", agrega.

"En el transfondo de la propuesta política de Podemos hay elementos de coraje, determinación y ambición. Ellos quieren ganar", considera Gutiérrez-Rubí.

Arroyo cree que otra de las explicaciones del tirón político que ha tenido Iglesias y su partido ha sido gracias a saber aprovechar "que la gente está muy indignada". "Es un producto de la dormidera del PSOE y de IU, y de los excesos del PP, cómo no", añade.

"Han sabido subirse a una ola de desencanto y desafección, que tiene un mérito muy grande, porque el PSOE no supo hacerlo", concluye el sociólogo.

JUVENTUD Y NOVEDAD

Además del contenido, una figura política también se basa en el continente. La estética y la juventud de Iglesias también influyeron en su éxito político y, tras su sorprendente resultado en las europeas, tanto el PSOE como la monarquía rejuvenecieron su rostro.

"El Roto decía que 'los jóvenes salieron a la calle y súbitamente todos los partidos envejecieron' y yo creo que su juventud, unido a su preparación, han jugado a su favor", explica Ferrándiz.

Gutiérrez-Rubí considera que también influye su look "porque transmite una iconografía más clara". "Una de las cosas que siempre se ha dicho es que todos se parecen en política, pero él no se parece a nadie. Aporta un elemento icónico que le favorece en su propuesta", asegura.

Arroyo cree que otro aspecto importante es que "hasta donde sabemos, está limpio de corrupción, porque no ha tenido cargos de responsabilidad". Sin embargo, considera que esto puede jugar en su contra porque "como ha pasado a Primera División, se le va a examinar en esa categoría".

FALTA DE CONCRECIÓN Y GENERALIZACIÓN

Pero no todo en Pablo Iglesias son virtudes. Entre sus defectos, según los tres expertos, están la inconcreción y la generalización en su discurso, que permite hacer más transversal la propuesta de Podemos.

Para Arroyo, el problema de la formación de Iglesias es que basa su fortaleza en la falta de concreción. "No se les conoce una posición concreta sobre el aborto, la eutanasia o Cataluña", critica. Por eso, considera que "están engañando al electorado" porque "no les están diciendo la verdad". "Son todo espectáculo, Iglesias lo ha dicho, que el verdadero Parlamento está en los platós de televisión", añade.

Gutiérrez-Rubí no alude a un engaño, aunque sí le parece "injusto" la "tendencia a la generalización" de Iglesias cuando se refiere a "los socialistas o los populares". "Es útil para la etiqueta del combate político, pero cuando haces una denuncia de fuerte contenido moral y ético, a veces es injusto para los miles y miles de militantes y políticos que sirven a la causa de lo público".

INCERTIDUMBRE Y PASADO

También alude Gutiérrez-Rubí a otro potencial defecto que podría afectar a la trayectoria de Iglesias: su pasado. "Algunas declaraciones del pasado hoy igual las diría de otra manera o no las diría", asegura.

"Hay una trayectoria que veremos hasta qué punto se proyecta sobre el presente y sobre el futuro", prosigue el consultor político. "Los grados de coincidencia entre lo que dijo antes y lo que dice ahora pueden ser su gran defecto", añade.

Ferrándiz, por su parte, considera que lo más negativo de Iglesias es el grado de "incertidumbre" de su proyecto, porque "las encuestas están apostando muy fuerte como aire renovador, pero todavía no se ha enfrentado a la política real, más allá de las europeas".

También cree que Iglesias y su partido "han puesto el listón muy alto y la gente está muy expectante por ver cómo actúan". De hecho, explica, "la mayoría de la gente vota a Podemos más por enfado con su anterior partido que porque realmente esté de acuerdo con el planteamiento". "Es algo que, obviamente, afecta a partidos que tienen poca vida", matiza.

PARECIDOS RAZONABLES

Desde que Pablo Iglesias apareció en la escena política, se le ha comparado con muchos personajes políticos, desde el manido Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro hasta Hitler o Goebbels.

Sin embargo, los tres expertos consultados ven más semejanzas con otros políticos históricos e incluso con alguno más actual. Ese es el caso de Arroyo, quien ve semejanzas entre Iglesias y Beppe Grillo, el líder del Movimiento Cinco Estrellas italiano. "Me recuerda a él, pero mucho más sofisticado. Ha aprendido de los errores de Grillo: la arrogancia y ser demasiado sarcástico", asegura.

Ferrándiz, sin embargo, observa más parecido con el fenómeno que supuso la figura de Felipe González en la España de principios de los 80 "manteniendo", eso sí, "las distancias temporales". "Quiere apoderarse del centro izquierda, que es lo que hizo González con una edad joven y conseguir convertirse en un líder que, miraras por donde miraras, triunfaba de manera transversal", explica.

A Gutiérrez-Rubí, el líder de Podemos le recuerda a José María Mendiluce, quien fuera eurodiputado con el PSOE en los años 90 y posteriormente candidato a la alcaldía de Madrid por el partido de Los Verdes. "Él sacudió la política española de una manera, si no parecida, sí significativa, sobre todo en su forma de hablar y en su determinación", indica el consultor político, quien ve en ambos "un atractivo natural para conectar con la gente, para la socialización y un potencial en el liderazgo".

NOTICIA PATROCINADA