INTERNACIONAL
27/01/2015 09:38 CET | Actualizado 27/01/2015 09:38 CET

Grecia: una negociación es inevitable (Revista de prensa)

ARIS MESSINIS via Getty Images
Syriza's leader Alexis Tsipras looks on as he is sworn in as Greek Prime Minister at the Presidential Palace in Athens on January 26, 2015. Tsipras' party took more than 36 percent of the vote in Sunday's general election, becoming the first elected movement in Europe openly opposed to austerity. AFP PHOTO / ARIS MESSINIS (Photo credit should read ARIS MESSINIS/AFP/Getty Images)

"El final de la pesadilla griega", como proclama el premio nobel de economía Paul Krugman en el New York Times, no es suficiente para dar respuesta a las numerosas preguntas que deja la victoria de Syriza...

"¿Tiene la nueva Grecia margen de maniobra? ¿Logrará Alexis Tsipras satisfacción a sus exigencias sobre el rescate de la deuda?". Son las preguntas retóricas que se hace Xavier Vidal Folch en El País

y que él mismo se contesta: "Hay margen de negociación, pero estrecho". La negociación entre la Unión Europea y Grecia es defendida hasta por la prensa económica anglosajona que carga las tintas al hablar de "drama europeo" como el Wall Street Journal o de "peligrosa era en Europa" para el Financial Times. En su editorial, sin embargo, defiende el compromiso casi como un mal menor porque como advierte en la página siguiente su columnista Gideom Rachman: hacer una excepción con la deuda griega puede aumentar la presión de los partidos populistas de otros países que reclamarán reestructuraciones y suspensión de pagos de las respectivas deudas lo que generará inseguridad en los mercados. El País apela, por tanto, al pragmatismo porque "a nadie le conviene que la etapa que se inicia en Europa termine mal" y cree que "hay fórmulas que pueden explorarse sin necesidad de crear precedentes que desequilibren a otros países europeos". De momento, leemos en Le Figaro, "Hollande se quiere situar como pivote del diálogo entre Alemania y Grecia".

En ambos países surgen las dudas... En Grecia, en concreto, por el socio que ha escogido Alexis Tsipras...

"Panos Kammenos: nacionalista, xenófobo, euroescéptico...", como le define La Vanguardia, que hace alusión al último anuncio electoral de este líder de la derecha extrema.

Un niño juega en una tienda con la maqueta de un tren... El convoy que dirige descarrila y le pide ayuda a un señor que no es otro que Kammenos... Este le explica que para conducir bien hay que saber cuándo acelerar y cuándo frenar... El niño le da las gracias y entonces su madre, que ha asistido a la lección de conducción del político le dice a su hijo: "Alexis, hijo, ¡a ver si espabilas!".

Luis Prados, en El País, se pregunta si esta alianza es una reedición del "pacto a la griega" entre la derecha y los comunistas de 1989, mientras que Marilisa Palumbo, en el Corriere della Sera, cree que Tsipras demuestra que es un pragmático sin prejuicios y postideológico.

En Alemania, sin embargo, se defienden los intereses de los acreedores que en su mayoría son los socios europeos...

Nikolas Busse en el conservador Frankfurter Allgemainemete la presión a Tsipras al recordarle que "no tiene aliados en Europa y necesita desesperadamente dinero extranjero. Eso pasa por prometerle a sus electores la luna, entrar en guerra con la UE y tener ahora solo un pequeño socio de coalición". En Die Welt, Jacques Schuster hace un paralelismo entre Grecia y la república de Weimar para asegurar que "no es que los griegos no quieran ver la verdad, es que, como a nuestros padres y abuelos, a los griegos les han mentido, les han engañado". En este contexto, el Handelsblatt augura que el pacto entre ambos partidos acabe dañando las relaciones entre Atenas y Berlín. El caso es que, como analiza Bernardo de Miguel en Cinco Días, asistimos al fin de la estrategia de Merkel tras los bonos del BCE y el plan Juncker: "El giro de la canciller es aparentemente imperceptible hasta que se consuma y se comprueba que ha sido de 180 grados".

Y por supuesto, las elecciones griegas son analizadas también desde la perspectiva española...

"PP y PSOE defiende el valor del bipartidismo", resume en primera El País mientras Enric Juliana en La Vanguardia cree que la victoria de Syriza refuerza a Podemos y a la estrategia de Rajoy: "O el PP o el caos", mientras que el PSOE, cuyo secretario general pide en ABC responsabilidad a los dirigentes regionales, "intentará conjurar en Andalucía el fantasma del Pasok". No sólo, estima Ignacio Camacho, que ve en el adelanto electoral andaluz una estrategia de Susana Díaz para "distanciar su calendario del de Pedro Sánchez... La ventaja que saque será el listón comparativo en mayo".

Entre tanto, las tribulaciones judiciales de imputados en casos de corrupción...

Oleguer Pujol se defiende en una entrevista telefónica a El País en la que asegura: "no tengo 3.000 millones, ni 89". "Se cuestiona mi trabajo por mis apellidos, que están perseguidos". "He huido de toda vinculación con Cataluña o la Generalitat". El último capítulo en Cataluña sobre la familia Pujol, señala El Periódico en primera, es que "Mas irá forzado a la Comisión Pujol porque ERC vota finalmente a favor de la comparecencia del President", quien, apunta La Vanguardia, "se desvincula de las gestiones de Oriol Pujol por las que este cobró supuestamente comisiones".  

Y en El Mundo, una historia que pone los pelos de punta...

"Imputados cuatro funcionarios por abusar de siete reclusas en el penal de Brieva". El panorama que describen las víctimas sometidas a esta doble condena señala "sexo no consentido y noches de celdas abiertas, alcohol y hachís".

El tuit de esta mañana, nos trae sonoridades musicales de Grecia...

Es el artículo que firma Diego Manrique en El País recordando la figura del cantante Demis Roussos, fallecido en Atenas el domingo a los 68 años y que fue "el paradigma del intérprete periférico que se adaptó al mercado paneuropeo" con versiones en varios idiomas de la Unión.