TENDENCIAS
02/09/2015 08:32 CEST | Actualizado 02/09/2015 08:32 CEST

Cómo cuidar y conservar tu apartamento de verano

UNSPLASH

Ya te contamos qué debes hacer para que cuando le des la vuelta a las llaves y cierres tu casa por vacaciones lo hagas con la conciencia tranquila. Ahora te desvelamos cuál es la receta básica para que tu apartamento o casita de veraneo sea lo que debe ser, el lugar de reposo para gozar de tus vacaciones. Si eres de esos afortunados que en septiembre aún tienen unos días de respiro por delante, con estos sencillos consejos te puedes salvar de más de un quebradero de cabeza.

AIREA LA CASA

Si tu apartamento lleva cerrado todo el año, es lo primero que debes hacer. Abre puertas y ventanas y deja que corra el aire. Aprovecha la luz para investigar si hay insospechados inquilinos en tu hogar. No hablamos de okupas humanos, sino de hormigas, arañas o los lepismas, esos insectos de un centímetro y brillo argénteo a los que se conoce comúnmente como pececillos de plata. La humedad y la oscuridad son sus aliados, así que vigila bien sino han aprovechado tu ausencia para conquistar tu hogar.

¿SALE FRESQUITO?

Otra de las primeras cosas que debes revisar es tu aire acondicionado. No hay nada peor que tener un apartamento a pie de playa y que el sol lo convierta en el horno perfecto. Lo ideal es que lo tengas inspeccionado unos meses antes de hacer la mudanza temporal. Pero si no es así, elige el día con tiento para que te dé tiempo a reaccionar y llamar al servicio técnico. Llegar el sábado por la mañana y tener que sufrir hasta el lunes como poco no es una opción.

SE ME VA EL FRÍO

Sí, lo sabemos. Cualquiera con un mínimo conocimiento de Física dirá que igual el frío no entra en invierno, tampoco se va en verano. Las duras leyes de la termodinámica establecen que el volumen a mayor temperatura cede calor al más fresco. Pero la sensación térmica es justo esa, que se nos va el frescor. Si nos pasa esto en el apartamento puede deberse a un problema con el aislamiento. Repasar las juntas de las ventanas y puertas correderas que den al exterior es fundamental para no hacer un gasto estúpido de aire acondicionado y, lo que es peor, convertirnos en gambas cocidas en nuestro refugio veraniego.

MATAR LAS BURBUJAS

Abre todos los grifos, la ducha y descarga las cisternas. Si se habían acumulado impurezas en las tuberías es la manera de que el agua vuelva a correr limpia. Además, así se acaba también con las burbujas que causan esos borbotones en el flujo del agua y que pueden dar un susto cuando uno está en la ducha a media canción.

¡NO LE DES AL BOTÓN!

Cuidado. Si tienes uno o varios ventiladores en casa, ni se te ocurra darle al botón aún. Piénsalo un momento. Llevas meses fuera de casa. ¿No crees que las aspas tendrán algo de polvo? Límpialas bien antes de encenderlo. Luego, comprueba que el giro se hace en el sentido contrario a las agujas del reloj. La regla del sacacorchos te dice que si giras algo en sentido antihorario sube y si lo giras en sentido horario, baja. Teniendo en cuenta que quieres un ambiente más fresquito, piensa que si en invierno distribuyes el aire caliente que se acumula en el techo hacia las paredes (sentido horario), en verano te interesa lo contrario. Como te diría Yoda: al revés que las agujas del reloj girar deben tus aspas.

REY DE LOS CUBITOS

Esencial. Que tu congelador funcione como es debido. Si has sido precavido, este debería estar vacío de cualquier tipo de comida. Así que conviene comprobar si sigue congelando como debe. Compra cualquier cosa, un helado por ejemplo, y mételo en uno de los cajones. Al poco sabrás si necesitas revisar tu congelador para estar a tope con el suministro de cubitos.

ANTES DE MARCHARTE

Has tenido todo lo que debías para una estancia agradable. Ahora toca el momento de marcharse. Pero, como quieres repetir con buena letra el próximo verano, dedícale unas horas de esfuerzo extra a dejar tu morada veraniega como debes. Vacía y limpia la nevera escrupulosamente. Protege los muebles con fundas antipolvo. Da una limpieza general a la casa. Cierra puertas y ventanas y baja persianas.

ADEMÁS