TENDENCIAS
22/02/2018 11:09 CET | Actualizado 22/02/2018 11:10 CET

¿Tienes la piel irritada? Esto es lo que aconsejan los dermatólogos

No uses un batiburrillo de productos.

Peopleimages via Getty Images

La piel tiene días buenos y días malos, en especial la de la cara. A veces pasa de estar limpia y perfecta a enrojecerse e irritarse sin causa aparente. Es bastante frustrante. Pero no te agobies si ves que te la juega, ya que el estrés es incluso peor.

Hay ciertos trucos para calmar la irritación, pero siempre es buena idea consultar al dermatólogo si piensas que puede deberse a un problema más serio.

Lo primero es lo primero: ¿cuál es la causa?

Existen varios motivos por los que la piel se irrita. Los productos que contienen peróxido de benzoílo, alfa-hidroxiácidos o beta-hidroxiácidos ayudan a tratar los sarpullidos, pero también pueden tener efectos irritantes para las pieles sensibles, apunta el dermatólogo David Lortscher.

Exfoliarse con demasiada frecuencia es un posible motivo, sostiene Lortscher, ya que algunas partículas ásperas o puntiagudas pueden causar roturas microscópicas en la piel. La dermatóloga neoyorquina Debra Jaliman coincide en que la exfoliación excesiva suele generar irritación en la piel.

"Tenemos pacientes con la piel enrojecida, escamosa, seca o irritada debido a uso excesivo de productos. Puede ser porque estén usando un producto concreto en exceso o que estén usando todo lo que pillan", comenta Jaliman. "Si quieres usar un producto antiedad, está bien, pero elige uno solo. No uses un batiburrillo de productos. Es una mala idea, en especial si tienes la piel sensible", advierte.

Angela Lamb, directora de la Facultad de Dermatología del Mount Sinaí en Nueva York, añade que la irritación es más frecuente en invierno, dado que la piel se vuelve más sensible con el frío. "Los sérums y los productos exfoliantes que usamos en verano pueden ser demasiado fuertes para otoño o invierno", recalca.

Es posible que la irritación de la piel se deba a una causa subyacente, como un eccema o una alergia, por lo que puede desarrollarse a cualquier edad.

Como la piel tiende a ser más seca durante el invierno, conviene hidratarla para mantenerla sana. Lamb también señala que una falta de hidratación puede conducir a irritación. Ella recomienda "proteger la piel con un hidratante sencillo que no la irrite más aún".

BSIP/UIG via Getty Images

Entonces, ¿qué ingredientes deben tener los productos que compre?

Los tres dermatólogos recomiendan productos que contengan aloe por sus propiedades calmantes y sanadoras.

La avena coloidal también puede ser muy eficiente para calmar la piel y aliviar el picor, ya que contiene antioxidantes, apunta Lortscher. Además, reduce el enrojecimiento y la inflamación.

Lamb recomienda la jojoba y los aceites de oliva por sus propiedades calmantes. Otro beneficio de estos ingredientes es que contienen antioxidantes y ácidos grasos, que ayudan a ralentizar el envejecimiento de la piel.

Lortscher también menciona la soja: "Contiene una gran variedad de componentes activos que ayudan a restaurar la función de barrera de la piel y la hidratación, tienen antioxidantes y suavizan la piel".

Por otro lado, hay productos que solo están disponibles con receta médica porque contienen ingredientes no naturales. Uno de esos ingredientes es la clindamicina. Tiene efectos antiinflamatorios, calma la irritación y evita que ciertas bacterias se reproduzcan, cuenta Lortscher.

El ácido azelaico —otro medicamento que debe ser recetado por el médico— sirve para "calmar la inflamación y el enrojecimiento provocados por la rosácea y los granitos". Además, aumenta la producción de células y ayuda a acabar con el acné.

¿Qué NO debo hacer si tengo la piel irritada?

Para empezar, no deberías lavarte la cara con bicarbonato de sodio. Algunas personas usan productos de cocina para lavarse y exfoliarse la cara, pero Lortscher señala que contiene altos niveles de pH (el bicarbonato tiene un pH 9, mientras que el pH de la piel oscila entre 4,5 y 5), por lo que puede dañar la barrera de hidratación de la piel.

Como hemos mencionado anteriormente, no hay pasarse con la exfoliación. Y si tienes que exfoliarte, procura emplear toallas para bebés, que son suaves. Tampoco conviene lavarse la cara en exceso, ya que la piel necesita grasa para mantenerse equilibrada, señala Jailman. Dicho esto, sigue siendo mala idea acostarte sin desmaquillarte previamente.

Es aconsejable no usar zumo de limón. Algunas personas aseguran que les ayuda a combatir el acné. Si bien es cierto que ayuda a exfoliar y a librarse de células muertas, también puede ser motivo de sequedad e irritación, advierte Lortscher.

Si tienes la piel enrojecida, irritada o inflamada, a veces es tentador ponerse a usar productos al tuntún y rezar para que surtan efecto. Está bien probar productos distintos, como ácidos o retinoides, pero Lortscher sugiere utilizar un producto e ir combinándolo con otros "solo cuando estés seguro de que tu piel tolera el primero y no hay indicios de sequedad o irritación". "Menos es más. Cuando sales corriendo a comprar productos más complejos con la esperanza de que te solucionen el problema, puede que lo único que consigas sea empeorarlo", zanja Lamb.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por María Ginés Grao.

ESPACIO ECO