TENDENCIAS
17/02/2018 12:10 CET | Actualizado 17/02/2018 15:57 CET

Joaquín revela su mayor miedo en 'Mi casa es la tuya'

El futbolista contó una de las experiencias más duras que ha vivido en un avión.

Mi casa es la tuya

Joaquín Sánchez, el jugador del Betis, volvió este viernes a Mi Casa es la tuya, el programa de Bertín Osborne. La primera vez que se vieron fue hace un año pero no pudieron terminar el programa porque Osborne se puso muy enfermo de gripe A y se tuvo que marchar al hospital sin haber terminado de grabar el programa.

Por este motivo, el programa de Telecinco volvió a invitar al jugador de fútbol. Gran parte del programa lo dedicaron a recordar los mejores momentos de la primera entrevista, como los detalles de su infancia o las anécdotas de su madre, pero también contó muchas cosas nuevas, como su miedo a volar.

"No te gusta demasiado el avión, ¿no?", le preguntó Osborne. "Yo lo paso regular", admitió Joaquín. Osborne quiso saber el por qué de este miedo y el jugador le contó una mala experiencia que vivió siendo jugador del Málaga. "Íbamos a San Sebastián y el viaje fue horroroso. Yo creía que me moría", afirmó.

Joaquín explicó que iba sentado en la parte de atrás del avión, como suele hacer, desde donde tienen bastante visión del exterior por las ventanillas del avión cuando el comandante avisó por la megafonía del avión de que iban a aterrizar enseguida. "Pero a medida que íbamos bajando solo se veía agua. Y yo no veía la pista. Estábamos a pocos metros y ahí no había pista", explicó.

Entonces, de repente, el avión comenzó a subir de nuevo. "Yo pensé: o se ha pasado o no ha llegado, o yo qué sé, o se ha confundido de pista", teorizó. El caso es que al volver a coger altura, el avión se metió en una tormenta. "No te imaginas cómo se movía aquello", aseguró Joaquín a Osborne.

En medio de la tormenta, dos relámpagos alcanzaron el avión. "Yo vi cómo salía fuego del motor y me dije 'ya está. Esto no lo contamos", contó. Tras este pensamiento, Joaquín cogió su carné de identidad y se lo puso en la boca. "Por lo menos para que me identifiquen abajo y me puedan enterrar", cuenta que se dijo en aquel momento.

Después de atravesar la tormenta les habló el capitan. Les explicó que habían atravesado una turbulencia y que dos relámpagos habían impactado en el avión, pero les pidió que estuviesen tranquilos porque los motores funcionaban correctamente y se iban a desviar a Bilbao.

"¿Y te llegaste a poner el chaleco salvavidas o no?", le preguntó Osborne. "No, eso fue en otro viaje", respondió Joaquín cambiando por completo el tono de la entrevista y dejando la seriedad para volver a su habitual buen humor.

Vuelven las bromas

"Fue con el Valencia", aseguró el jugador. El equipo tuvo que viajar a Madeira, el archipiélago portugués. Y durante toda la semana de antes de viajar, el tema más comentado del viaje fue el tamaño de la pista de aterrizaje. "Era muy cortita y la gente, incluso los periódicos, nos la estuvieron enseñando. Decían que como el avión no parase a tiempo, nos íbamos a caer por el barranco al agua", aseguró.

Antes de viajar, Joaquín contó que pasó por la piscina de la ciudad deportiva a coger material de baño. "Y cuando el comandante dijo que íbamos a aterrizar, me metí en el baño de delante y me puse unas gafas de bucear, un tubo de buzo, chaleco salvavidas, flotador y aletas", explicó.

Entonces abrió la puerta del baño y dijo mientras andaba por el pasillo con las aletas puestas: "Ea comandante, ya puede usted aterrizar cuando quiera", dijo rompiendo a reír. Joaquín señaló que con los jugadores también viajaba el presidente del equipo y toda la directiva.

"¿Tú sabes el miedo que nos metieron antes de ir?", inquirió a Osborne. "Yo dije: ahogado no me voy a morir", sentenció Joaquín.

Si quieres ver el momento completo, pincha aquí.

EL HUFFPOST PARA ENDESA