TENDENCIAS
05/03/2018 05:05 CET | Actualizado 05/03/2018 10:04 CET

Tiffany Haddish y Maya Rudolph se quitan los tacones en el momento más reivindicativo de los Oscar

Empezaron con feminismo y siguieron pidiendo más presencia negra delante y detrás de las cámaras.

REUTERS

Un fuerte aplauso para las actrices Tiffany Haddish y Maya Rudolph. Su participación en los Oscar de 2018 será sin duda uno de los momentos más recordados de esta 90ª gala.

Las dos intérpretes han subido al escenario del Teatro Dolby de Los Ángeles pisando fuerte. Y eso que iban en pantuflas. Los tacones prefirieron llevarlos en la mano, igual que hizo Emma Thompson en los Globos de Oro de 2014, porque... ¿para qué aguar una fiesta con sufrimientos innecesarios?

"Estamos muy felices de estar aquí, pero nos duelen los pies", aclararon sobre su atuendo.

REUTERS

Fue su primera reivindicación. Las dos intérpretes aprovecharon que iban a entregar dos Oscar —mejor corto y mejor corto documental— para llenar su intervención de mensajes sutiles.

Después de atacar los estándares estéticos que parecen obligar a las mujeres a pasear sobre altísimos tacones en eventos como éste, las dos actrices de raza negra leyeron la mente del público. "Sabemos que cuando hemos salido juntas, algunos habéis pensado: '¿no están siendo los Oscar demasiado negros'?", preguntaron. "Sólo os queremos decir que no os preocupéis: va a venir mucha gente blanca", dijeron irónicamente para calmar a los espectadores.

Después de ese momento, llegaron otros igual de sutiles reclamando más presencia de actores y cineastas negros delante y detrás de las cámaras. El movimiento #OscarSoWhite estuvo muy bien, pero todavía hay que hacer más.

Y desde ese punto entre irónico y sutil consiguieron conquistar a los espectadores, que rápidamente gritaron en Twitter: Tiffany Haddish y Maya Rudolph tienen que ser las presentadoras de 2019.

NOTICIA PATROCINADA