TENDENCIAS
06/03/2018 08:17 CET | Actualizado 12/03/2018 23:27 CET

17 palabras que deberíamos importar del murciano sí o sí

"Acho, que zagales más bonicos".

Youtube

Comunicarse con un murciano puede ser un deporte de riesgo y puede dar lugar a algunos malentendidos. Murcia es un mundo aparte, con su peculiar lenguaje (más conocido como panocho), lleno de palabras cargadas de fuerza e ímpetu, pero sobre todo de personalidad huertana. Algunas de ellas ya las adelantó el personaje de Choni (Pepa Aniorte) en la época dorada de Los Serrano.

Ahora que el AVE a la Región está a la vuelta del 'pico esquina' (o eso dicen) tras años de incansable espera, no viene mal aprender algunos vocablos para comunicarse con los zagales de la Costa Cálida. Afinemos los oídos para adaptarlos al acento murcianico.

1. Pico esquina.

Significado: Esquina. Sí, así de enrevesaos son los murcianos.

Uso: "¿Dónde hay una farmacia? En ese edificio que hace pico esquina".

Por qué nos encanta: Porque se usa en cualquier momento en la calle, y da nombre hasta a algunos bares de Murcia. Y porque los murcianos pasan de la economía del lenguaje.

HuffPost

2. Zarangollo.

Significado: Plato típico murciano. Revuelto de patata, cebolla, huevo y calabacín. Se utiliza también para decir que estás confundido o que algo es un lío.

Uso: "Acho. Menudo zarangollo tienes montao en la cabeza".

Por qué nos encanta: Porque una vez que lo pruebas no te limitas a la tapa y porque le da a los líos un sabor especial.

El HuffPost

3. Follonero.

Significado: Pesado, insistente.

Uso: "Aquí llega el follonero de José Ángel".

Por qué nos encanta: Porque no es despectivo, y puedes decir que alguien te está dando el coñazo sin ofender, y porque Jordi Évole lo era con Buenafuente y tanto fue el cántaro a la fuente que logró su programa.

El HuffPost

4. Pijo.

Significado: En la jerga murciana no tiene más función que la de rellenar un silencio. O poner énfasis a un enfado. También sirve para dejar claro que se es murciano.

Uso: "Que cansino eres, pijo".

Por qué nos encanta: Porque es pura esencia de la huerta.

El HuffPost

5. Una panzá.

Significado: Mucho, un montón. También se puede utilizar "una pijá" (con la pronunciación de la 'a' muy abierta).

Uso: "Me he pegao una panzá de comer".

Por qué nos encanta: Porque es intrínseco a la amplia capacidad murciana para todo. Los murcianos no ríen, se pegan una panzá de reír. No comen, se pegan una panzá de comer. No descansan, se pegan una panzá de dormir.

El HuffPost

6. Ejraciao.

Significado: Borde, antipático, rancio.

Uso: Imposible describir su uso sin una correcta entonación murciana. "Será ejraciao".

Por qué nos encanta: Porque marca la diferencia con el 'saborío' andaluz.

El HuffPost

7. Zagal/zagala.

Significado: Joven, muchacho. Aunque el 99,9% de los murcianos siguen llamando zagal a su hermano menor, ya jubilado.

Uso: 'Chacho, que zagal más bonico". Traducción: 'Muchacho, que chaval más guapo".

Por qué nos encanta: Porque refleja la personalidad de los murcianos. Mantienen siempre el espíritu de los zagales, así tengan 90 años.

El HuffPost

8. Una miaja.

Significado: Como en Murcia gustan las grandes cantidades, no existe 'un poco', sino una miaja. También sirve para expresar ironía en lo que a cantidad se refiere.

Uso: ¿Estás contento? ¡Pues tú verás! ¡Una miaja! / ¿Me pones una miaja de pan?

Por qué nos encanta: Porque cuando se usa con ironía es una prueba más del exceso murciano. Y porque cuando un murciano lo pronuncia, va acompañado de un gesto muy folclórico.

El HuffPost

9. Paparajote.

Significado: Dulce típico murciano que se hace con masa y hojas de limonero. También se usa para decir que te ha dado un vahído.

Uso: "Le ha dado un paparajote"/ "Camarero. Una docena de paparajotes con un cafetico de olla".

Por qué nos encanta: Porque los no murcianos que lo prueban por primera vez siempre piensan que la hoja también se come... Y porque ya es una de las Siete maravillas gastronómicas de España. ¡Pijo!

El HuffPost

10. Acho.

Significado: Muchacho. Apelativo.

Uso: "Acho, que vergüenza".

Por qué nos encanta: Porque todo murciano que se precie y que haya tenido adolescencia ha metido en su discurso un acho cada dos palabras. Todos, sin excepción. A medida que se cumplen años, puede simplificarse al convertirse en un 'chacho'.

El HuffPost

11. Pava.

Significado: Coliflor.

Uso: "Esta noche toca pava, que estoy a dieta".

Por qué nos encanta: Porque una coliflor cocinada en Murcia pierde fuerza si no se le llama pava.

El HuffPost

12. Esfarriao.

Significado: Con diarrea /exaltado, enfurruñao.

Uso: "Hoy se ha levantado con el pie izquierdo. No le hables que está esfarriao".

Por qué nos encanta: Porque al final, un enfado se pasa antes cuando en lugar de quemado estás esfarriao. La sonrisa acaba saliendo por alguna parte.

El HuffPost

13. Solanera.

Significado: Que está expuesto al sol.

Uso: "No salgas a la terraza que hace solanera".

Por qué nos encanta: Porque al usarlo parece que en Murcia el sol pega diferente. Y a los cincuenta grados de su verano, cuando empieza a salir fuego del asfalto, puede que sea cierto.

El HuffPost

14. Esclafarse.

Significado: Sentarse.

Uso: "Mira a la Mari, ahí esclafá toda la tarde".

Por qué nos encanta: Porque los recuerdos de infancia de los murcianos pasan por esa tradición de la gente mayor que se pasa la tarde esclafá en la calle en verano, tomando el fresco.

El HuffPost

15. Leja.

Significado: Balda, estante. También la utilizan los valencianos.

Uso: "Ha llenado las lejas de libros".

Por qué nos encanta: Porque la primera vez que un murciano sale de Murcia y lo utiliza, abre la veda a una amplia investigación de su entorno sobre palabras murcianas. No falla.

El HuffPost

16. Mindango.

Significado: Bandido, pillo.

Uso: "No seas listo, ¡mindango!"

Por qué nos encanta: Porque todo murciano recuerda a su abuela al sonido de esta palabra.

El HuffPost

17. Zurrío.

Significado: Golpe, porrazo, ruido.

Uso: "Acho, ¿qué ha sido ese zurrío?".

Por qué nos encanta: Porque debe ser de las pocas palabras en las que un murciano pronuncia la 'r'. De hecho, llamarse Carlos u Óscar en Murcia nunca fue fácil.

El HuffPost

ESPACIO ECO