NOTICIAS
14/03/2018 13:05 CET | Actualizado 14/03/2018 14:33 CET

Ana Julia: "Cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema y me fumé un cigarro"

El programa 'Espejo Público', de Antena 3, ha tenido acceso en exclusiva a la declaración íntegra de la asesina confesa del pequeño Gabriel. 

TELECINCO

"Cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema y me fumé un cigarro". El programa Espejo Público, de Antena 3, ha tenido acceso en exclusiva a la declaración íntegra de Ana Julia Quezada, asesina confesa del pequeño Gabriel.

La pareja del padre del niño declaró ante las autoridades que el día en el que desapareció Gabriel se encontró al menor en la calle le ofreció ir con ella a la finca de sus abuelos. "Estaba solo, jugando con un palito y le dije: hombre, si estás solo vente conmigo. Voy a la finca", declaró la mujer.

Una vez allí, Ana Julia declaró que vio al pequeño jugando con un hacha y que se lo recriminó, lo que provocó una discusión entre ambos que, según la asesina confesa, tuvo un fatal desenlace:

"Me dijo 'tú no eres mi madre, no me mandas y no te quiero volver a ver nunca'. Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final con la rabia, acabé asfixiándole, tapándole la nariz y la boca", ha declarado, antes de matizar que el asesinato se produjo "dentro de la vivienda".

"Cuando estaba muerto me di cuenta de que tenía un problema importante. Saqué el paquete de tabaco y me fumé un cigarro. Y estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel así que lo mejor fue enterrarlo. Cogí una pala y lo enterré Así él no sabría nunca lo que habría pasado. Me llevé la ropa, al terminar a casa de la abuela y la escondí en casa de la abuela", declaró.

Según Espejo Público, Ana Julia puso entonces la camiseta entre los juncos arrojó las prendas del pequeño a un contenedor.

El cuerpo sin vida del niño permaneció en un pozo en la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería) de la pareja sentimental de Quezada, el padre del menor, hasta que la mujer lo extrajo de allí este domingo y lo trasladó a Vícar, donde fue detenida.

Quezada pudo actuar movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse, según la hipótesis con las que se trabaja en la investigación.

Tras su confesión, la presunta autora de la muerte del hijo de su pareja, volvió a ser trasladada ayer a la localidad de Rodalquilar para una reconstrucción de los hechos.

A DISPOSICIÓN JUDICIAL

Ana Julia Quezada ha quedado a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, donde declarará ante el juez Rafael Soriano tras haber reconocido que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió.

La detenida ha llegado a la Ciudad de la Justicia de Almería en un furgón de la Guardia Civil sobre las 07:00 horas tras haber abandonado minutos antes la Comandancia de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en Vícar tras ser sorprendida con el cadáver de Gabriel en el maletero de su coche.

Soriano dirige la instrucción de la causa judicial iniciada tras la desaparición de Gabriel el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar.

Por otro lado, el titular del Juzgado de Instrucción 5 de Almería, Rafael Soriano, ha prohibido la incineración del cadáver del menor por si fuera necesario practicarle más pruebas.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA