TENDENCIAS
15/03/2018 11:53 CET | Actualizado 15/03/2018 12:38 CET

Alicia Vikander: "Me hubiera gustado ver más mujeres en 'Tomb Raider', pero no puedo olvidar que soy la protagonista"

La actriz sueca tuvo que ganar seis kilos de musculatura para ser Lara Croft.

Warner Bros

La superheroína más famosa de los videojuegos vuelve a la gran pantalla, aunque bajo un rostro diferente. Alicia Vikander da vida a la nueva Lara Croft en Tomb Raider, un personaje que hasta ahora pertenecía a Angelina Jolie. La actriz sueca ha pasado por España para promocionar la película, que llega a los cines este viernes 16 de marzo.

Las comparaciones son odiosas, un prejuicio al que no escapó Alicia Vikander cuando aceptó el papel. "Solamente me uní a la película cuando me dijeron que iban a darle un nuevo enfoque. Yo también crecí viendo las películas de Angelina Jolie y me impresionó muchísimo ver a esa gran heroína en la gran pantalla", confiesa Vikander. Sin embargo, aceptó el papel porque "al leer el guión me di cuenta de que la gente sólo lo va a comparar antes de ver la película y no después. Son dos películas que tienen el mismo nivel. Son el mismo personaje, pero pueden coexistir, cada una tiene algo distinto".

La presión ha perseguido a la ganadora del Oscar por La chica danesa, tanto por la sombra que habría podido proyectar el referente de Jolie (y de la que se salva por méritos propios) como por los jugadores del mítico videojuego. La actriz explicó que quiere hacer justicia al personaje pensando en ellos. "Mentiría si dijera que al principio no te impresiona, te supone un gran peso", asegura.

Por ello, el equipo de la película trabajó mucho para mantener la esencia del personaje. "Es una responsabilidad por la presión de los fans, había que darle un nuevo ángulo. Es una historia sobre los orígenes y había que desarrollarla, sorprender a la gente y aportar cosas nuevas", relata.

Seis kilos de músculo

Preparar a una nueva Lara Croft no fue fácil, y el camino incluyó un estricto entrenamiento físico en el que Alicia Vikander ganó seis kilos sólo de músculo gracias a su entrenador Magnus. "Por desgracia, lo que consigues en cuatro meses se va en un par de semanas", bromea. Además, también tuvo que comer muchísimo para lucir esa masa muscular en la gran pantalla, algo que fue "muy duro". La escalada, el tiro con arco, las artes marciales, la bicicleta y el boxeo le ayudaron a potenciar esa imagen de Lara Croft. "Siempre me han encantado estas películas de acción, así que lo he disfrutado", confesó.

Por otro lado, también estuvo "todo el día" viendo atletas y dobles de la industria. "Soy muy pequeñita y no podía levantar mi propio peso cuando empecé el rodaje, pero tenía que conseguirlo".

Alicia Vikander confiesa que, en este sentido, ya contaba con algunas ventajas, debido a su pasado marcado por su etapa como bailarina: "Hasta la lucha más absurda está coreografiada en la película". Sin embargo, nunca había estado tanto tiempo rodando, a pesar de haber trabajado ya en una película de este género, como la de Jason Bourne (2016): "Fueron cien días de rodaje en localizaciones diferentes. Aquí estaba metida en todas las escenas de acción menos en una".

A pesar del nuevo ángulo que se le ha buscado a la historia, y después de estudiar a fondo tanto los antiguos videojuegos como las nuevas versiones, Vikander asegura que la "esencia del personaje continúa", aunque "ha tenido que cambiar un poco para adaptarse a estos tiempos". "Si preguntas hoy en día a los jóvenes qué consideran sexy te contestarán algo muy distinto a lo que contestaban hace veinte años", confiesa. A ella misma, cuando salió el primer videojuego, le pareció "absolutamente rompedor" que la protagonista fuera una mujer, y cuando vio la película de Angelina Jolie pensó: "Por fin, no me lo puedo creer, una peli de acción con una protagonista femenina".

Algo poco habitual en el cine, por lo que la nueva Lara Croft opina que "tiene que haber muchísimas más mujeres en este mundo, y por desgracia sigue siendo emocionante o excepcional ver a una mujer ser protagonista. Creo que los tiempos están cambiando y he tenido conversaciones muy interesantes con guionistas que quieren producir o dirigir en estos tiempos".

Incluir a las mujeres

La desigualdad o historias surgidas alrededor de figuras como las de Harvey Weinstein han hecho que las mujeres alcen cada vez más la voz en la industria del cine, y Vikander no es ajena a ello, pero intenta hacer una lectura positiva: "Claro que han salido a la luz historias muy duras, y eso creo que ha ayudado a acelerar este viaje. Creo que estamos en unos tiempos muy interesantes en los que está floreciendo mucho la creatividad. Estoy conociendo a mujeres artistas muy interesantes y se está poniendo el foco en sitios nuevos con todo esto".

"Faltan guionistas, directoras y productoras y hay que dar un paso más para incluir a mujeres en este proceso. En esta película me habría gustado ver a más mujeres, porque me veo rodeada de hombres. Pero no puedo olvidar el hecho de que soy la protagonista", sentenció la nueva protagonista femenina de la cartelera.

Alicia Vikander lleva en Tomb Raider todo el peso de un personaje que sobrevive al paso del tiempo y al cambio de actriz, algo que sin duda habría sido una barrera para los más nostálgicos. Pero la sueca marca su terreno y rompe el muro.

NOTICIA PATROCINADA