POLÍTICA
15/03/2018 23:36 CET | Actualizado 16/03/2018 00:51 CET

La bronca se apodera del Congreso durante el debate sobre la prisión permanente

La sesión ha sido “una página negra del parlamentarismo español”, en palabras de Margarita Robles. 

El Congreso de los Diputados vivió este jueves una de las sesiones más broncas que se recuerdan. "Una página negra del parlamentarismo español", lamentó a la salida Margarita Robles, portavoz del PSOE.

El pleno debatía dos enmiendas a la totalidad a la proposición de ley presentada por el PNV para derogar la prisión permanente revisable, que el PP introdujo en el Código Penal en 2015 gracias a su mayoría absoluta. No hubo sorpresas en cuanto al resultado. Ambas fueron rechazadas. Es decir, la iniciativa sigue con su tramitación en el Congreso.

El debate no dejó indiferente a nadie. Los reproches, los murmullos y los gestos dominaron toda la sesión. En la tribuna de invitados se sentaban los padres de algunas de las víctimas más mediáticas, como Juan Carlos Quer, Antonio del Castillo, Juan José Cortés y María del Mar Bermúdez, entre otros.

EFE

El presidente se reunió posteriormente con las familias, un gesto que fue reprochado por la oposición. "Lo ocurrido en este debate al PSOE le produce un gran sonrojo, nadie tiene derecho a patrimonializar el dolor de las víctimas", señaló Robles.

El espectáculo fue tal que la diputada Carolina Bescansa (Unidos Podemos) pidió disculpas en la red social Twitter:

Duros reproches

Estas fueron algunas de las declaraciones más duras que se escucharon durante la sesión:

No me contesten solo a mí, al PP, miren también arriba, a la tribuna, y convénzanles a ellosJosé Antonio Bermúdez de Castro (PP)

Cuando el diputado conservador José Antonio Bermúdez de Castro terminaba su intervención se dirigió a los diputados del PSOE retándoles a que defendieran la derogación de la prisión permanente mirando a los ojos de las víctimas.

"No me contesten solo a mí, al PP, miren también arriba, a la tribuna, y convénzanles a ellos", afirmó. Esta frase incendió a la oposición, aunque fue muy aplaudida entre los escaños del PP.

El diputado socialista, Juan Carlos Campo, no se quedó atrás y recordó que la presencia de la cadena perpetua en el Código Penal no ha evitado el fallecimiento de Gabriel Cruz, niño de ocho años que desapareció durante una decena de días, hasta que apareció su cadáver en un pueblo de Almería.

"Sin prisión permanente revisable, vencimos a ETA, con prisión permanente revisable, hemos tenido la muerte de Gabriel, no está ahí el problema", aseguró Campo. En este caso los enfurecidos fueron los diputados del PP y las familias de las víctimas.

Sin prisión permanente revisable, vencimos a ETA, con prisión permanente revisable, hemos tenido la muerte de GabrielJuan Carlos Campo (PSOE)

Campo también reprochó que el PP no tenga la misma consideración sobre todas las víctimas, en relación con las víctimas de la dictadura franquista. "Preocúpense de todas las víctimas porque hace 80 años que hay víctimas que están esperando todo su apoyo", apuntó.

Muchos portavoces criticaron el volantazo de Ciudadanos que cambió su postura radicalmente. Mientras que este jueves salió Juan Carlos Girauta a defender la permanencia de la prisión permanente, en octubre la diputada liberal Patricia Reyes la criticó con dureza.

Girauta ha defendido la nueva postura de Ciudadanos de esperar a la sentencia del Tribunal Constitucional. "Pedimos al PSOE que se abstenga y que no derogue la prisión permanente revisable. Debemos esperar a que el Tribunal Constitucional se manifieste", aseguró.

EL HUFFPOST PARA ENDESA