NOTICIAS
27/03/2018 13:52 CEST | Actualizado 27/03/2018 17:04 CEST

Un alcalde del PP hace trizas unos papeles con quejas de sus vecinos: "De actitud chulesca nada, demasiado aguanto ya"

"Los rompí delante de ellos para que vieran que eso no se hace", explica el primer edil gallego.

Fotograma del vídeo en el que el alcalde de Touro rompe las quejas de algunos vecinos.
Nos Televisión
Fotograma del vídeo en el que el alcalde de Touro rompe las quejas de algunos vecinos.

"La chulesca respuesta del alcalde de Touro a los vecinos afectados por la mina" es el titular que el canal gallego Nos Television dedica a un vídeo que ha publicado en el que puede apreciarse cómo el primer edil de esta localidad coruñesa, Ignacio Codesido (PP), coge unos papeles que están sobre su mesa al inicio de un pleno y, tras echarles un vistazo muy breve, los rompe en pedazos mientras mira a la audiencia. Los papeles contenían quejas de vecinos que se oponen a un proyecto minero de cobre en el municipio porque creen que entraña graves riesgos medioambientales y económicos.

"De actitud chulesca para nada, yo creo que demasiado aguanto ya", comenta el alcalde a El HuffPost. Reconoce que estuvo "rompiendo unos papeles en un pleno, sí, sí, sí", pero puntualiza: "No eran ningunas alegaciones, no soy tan tonto para romper un papel que nos presentan, eh. Son unos papeles que me dejaron encima de mi mesa, no sé quién, un papel allí que ponía, 'Alcalde no sé qué...', y ya ni lo miré".

Codesido considera de mala educación que alguien dejara allí esos documentos. "Que lo pongan en los carteles en la calle y que estén ahí, bien, pero me los pusieron encima de la mesa a la hora de celebrar un pleno. Me parece de mal hacer, todo mal. Entones los rompí delante de ellos para que vieran que eso no se hace", señala.

Algunos vecinos han tachado de "cacique" al alcalde por su gesto.

"PREFIERO NO LEERLO"

"De hecho, era una propuesta para el pleno, y en principio no les aceptamos la propuesta, pero les dejamos hablar allí, que es lo querían", añade Codesido. "Estuvieron allí explicando sus alegaciones, que están más que presentadas y están más que escritas", comenta. "Y bueno, pues al final les dejé hablar, estuvieron un rato, como cinco minutos, más o menos, estuvieron hablando y punto".

Recalca que los papeles que hizo trizas no eran alegaciones formales, aunque reconoce que trataban sobre el proyecto minero. "Sí, eran sobre la mina, pero era un papel que me tiraron encima de la mesa y eso no se hace, es una falta de educación. En uno ponía 'Mina no' y en el otro ponía 'Alcalde...', y ya no lo leí porque prefiero no leerlo... cualquier cosa", reitera.

"RIESGO INASUMIBLE"

En Marea se ha hecho eco de este vídeo en perfiles de sus redes sociales. Este partido se posiciona en contra del proyecto minero, tal y como ha explicado a El HuffPost el parlamentario de esta formación Pancho Casal, porque entraña un "riesgo inasumible", tanto desde el punto de vista medioambiental como económico.

El proyecto consiste en la reapertura de una explotación de cobre a cielo abierto que fue gestionada por Explosivos Riotinto y que cerró en 1986. Ahora, tras el "incremento de la demanda de este metal, sobre todo en China", una empresa de "capital chipriota" quiere volver a poner en marcha la mina, que en su origen tenía una extensión de 300 hectáreas. "Ahora, en una primera fase, quieren que tenga 700 hectáreas, y luego que llegue a una superficie de 122 kilómetros cuadrados", indica Casal.

Un proyecto de semejante extensión podría contaminar los acuíferos de los que depende toda la economía agroganadera de la zona, llegando a afectar a la Ría de Arousa, de la que dependen decenas de miles de empleos. Además, perjudicaría al turismo -es una zona por la que atraviesa el Camino de Santiago- porque las minas a cielo abierto requieren mover grandes volúmenes de tierra mediante voladuras diarias que crearían contaminación acústica y nubes de minerales tóxicos.

El diputado reconoce que el proyecto podría generar un centenar de puestos de trabajo directos y otros tantos indirectos a medio plazo, pero cree que sería a costa de "arruinar" toda la zona para siempre.

Casal no ha visto aún el vídeo en el que Codesido rompe los papeles, pero recalca que entre los dos municipios que se verían afectados por la mina suman unos 5.000 habitantes y subraya que en la última manifestación en contra del proyecto, había esa cantidad de gente, por lo que el rechazo es generalizado. "El alcalde debería tener en cuenta los interesas de sus vecinos", señala.

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'