ECONOMÍA
10/04/2018 21:20 CEST | Actualizado 11/04/2018 13:09 CEST

Zuckerberg reconoce la culpa de Facebook en el escándalo de Cambridge Analytica

El fundador de la red social comparece este martes ante el Senado de Estados Unidos.

El presidente y fundador del gigante tecnológico Facebook, Mark Zuckerberg, asumió este martes toda la culpa ante el Senado de Estados Unidos del abuso de la compañía Cambridge Analytica, que utilizó los datos de millones de usuarios de la red social para la campaña electoral del presidente Donald Trump.

Zuckerberg, que asumió que no calibraron de manera "suficientemente amplia" su "responsabilidad", subrayó ante los Comités Judicial y de Comercio del Senado estadounidense que "eso fue un gran error". "Y fue mi error. Y lo siento", añadió en la maratoniana sesión de cinco horas.

Posteriormente, ha reafirmado que considera que los 87 millones de usuarios cuyos datos fueron vendidos a terceros son "víctimas". "Eso ocurrió y ocurrió bajo nuestra supervisión".

Fue mi error, y lo siento.Mark Zuckerberg

"Mi mayor prioridad ha sido siempre conectar a la gente, nuestra misión social, conectar a la gente, crear comunidad y unir al mundo. Anunciantes y desarrolladores nunca serán una prioridad por encima de eso mientras yo dirija Facebook", ha añadido el fundador de la red social.

No obstante, Zuckerberg, ha reconocido ante los 44 senadores que lo han interrogado y las decenas de periodistas y asistentes presentes que "no es suficiente" que su compañía "conecte a la gente", sino que tiene que "asegurarse que esas conexiones son positivas" y proteger su privacidad.

"Nos enfrentamos a una serie de cuestiones importantes en torno a la privacidad, la seguridad y la democracia. Y con razón ustedes tendrán algunas preguntas difíciles que hacerme", ha apuntado. Y admite que lo ocurrido ha "hecho daño" a Facebook y dificulta el desarrollo de su "misión social".

Zuckerberg ha admitido que la filtración masiva que investiga la empresa pudo llegar más allá de Cambridge Analytica, ya que han averiguardo que los datos fueron vendidos a otras empresas, entre ellas Eunoia.

El fundador de Facebook también ha querido dejar claro su principal objetivo en este momento: "Lo más importante para mí ahora es asegurarme de que nadie interfiere en las elecciones de este año".

El senador Dick Durbin ha puesto contra las cuerdas a Zuckerberg al preguntarle si está cómodo revelando en qué hotel ha dormido. En su opinión, esa esa la clave de Facebook: que puede inferir dónde has pasado la noche aunque no lo compartas específicamente.

El senador John Kennedy le ha apretado las tuercas al plantearle si alguien puede decirle que quiere ver su perfil. Ante la negativa de Zuckerberg, el congresista ha presionado: "¿Pero sería posible hacerlo?". La respuesta del empresario: "Técnicamente sí, pero sería una filtración brutal".

A las críticas personales, Zuckerberg se defiende argumentando que "es prácticamente imposible montar una empresa en tu dormitorio y hacerla crecer hasta nuestro tamaño sin cometer errores". Y pone de manifiesto un creciente sentido de la responsabilidad.

El empresario admite que aún no saben a ciencia cierta si ha habido otros fallos en la privacidad pero apunta a varios de sus interrogadores que Facebook ya permite hacer muchas de las cosas que le están reclamando: descargar todos tus datos, saber quién ve tus publicaciones,

Una frase del fundador de Facebook ha confirmado además un rumor que circula en EEUU: su empresa está colaborando en la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

Las medidas que ha tomado Facebook desde el escándalo

Zuckerberg se ha comprometido aumentar todas protecciones, y considera que proteger la información de los usuarios es "una responsabilidad básica" que no cumplieron con el abuso de Cambridge Analytica.

Enumeró también una serie de medidas que están llevando a cabo, como "investigar decenas de miles de aplicaciones" que se interconectan con su plataforma.

"Si encontramos alguna actividad sospechosa, vamos a realizar una auditoría de esas aplicaciones para comprender cómo están utilizando sus datos y si están haciendo algo inapropiado", indicó.

La audiencia de la Cámara Alta en la que testifica el multimillonario pretende analizar lo ocurrido con la filtración de datos de usuarios de Facebook, utilizados por la empresa Cambridge Analytica de forma ilegal para favorecer la campaña electoral de Trump.

Y le han dado un aviso: si su empresa y otras del sector no son capaces de poner coto a las invasiones de privacidad, el Congreso tendrá que garantizarla a golpe de ley.

"No quiero regular Facebook pero por dios que lo haré... Lo diré amablemente: vuestro acuerdo de uso es una mierda. Su propósito es cubriros el culo, no informar a los usuarios de sus derechos. Lo sabes tu y lo sé yo. Voy a sugerir que vuelvas a casa y lo reescribas", ha soltado el senador John Kennedy.

El traje de Zuckerberg y sus acompañantes

El fundador de Facebook es famoso por vestir siempre de manera muy sencilla, con playeras, vaqueros y camisetas grises, hasta el punto de que él mismo se ha reído del tema cuando enseñó su armario.

Pero esta vez ha elegido un traje con corbata, parecido a la vestimenta favorita del expresidente Obama, con el que tan bien se llevaba. Los colores son los de Facebook y, según HuffPost México, el azul oscuro manda un mensaje de que quien lo lleva controla la situación y el claro no intimida.

Las personas de las que ha elegido rodearse en la audiencia son el videpresidente de Política Global de su empresa, Joel Kaplan, una cara frecuente entre los que responden a las polémicas que salpican a Facebook. Y Myriah Jordan, directora de Política Pública, exasesora republicana.

ESPACIO ECO