TENDENCIAS
21/05/2018 08:40 CEST | Actualizado 21/05/2018 08:40 CEST

El duro bache de Christian Gálvez antes de 'Pasapalabra'

"No se me cayeron los anillos", aseguró el presentador a Risto Mejide en 'Chester'.

CUATRO

El de Christian Gálvez es quizá uno de los rostros televisivos más conocido. Desde hace más de una década se cuela cada tarde en los hogares españoles con Pasapalabra y desde hace unas semanas también lo hace a mediodía con Pasapalabra en familia, ambos en Telecinco. Sin embargo, como reconoció el mostoleño ante Risto Mejide este domingo en Chester (Cuatro), no siempre el camino fue de rosas.

Gálvez contó el momento profesional en el que la fama dejó de sonreírle. "Hace muchos años presenté un programa de mucho éxito, Desesperado club social, premio Ondas al programa más innovador", recordó. "Ese programa terminó, una decisión política. Yo tenía 21 años. Lo tenía todo y era 'bueno, me llamarán'. Me llamarán, me llamarán... y nunca llamaron".

Como confesó a Mejide, se tuvo que reciclar y buscarse la manera de llegar a fin de mes. "Trabajé en una juguetería de lunes a domingo, 12 horas al día, 700 euros", afirmó.

"A mí no se me cayeron los anillos. ¿Qué sé hacer? Vender. ¿Qué me gusta? Los videojuegos. Bueno, pues voy a por eso", siguió explicando.

Sin embargo, lo que no llevaba tan bien era ser reconocido por los clientes: "La historia era que, claro, todo el que venía a la tienda era: '¡Pero si tú eres el de la tele!". Puedes ver el momento completo aquí.

Tiempo después volvió a hacerse un hueco en televisión como reportero de Caiga quien caiga y en 2007 cogió el timón del exitoso concurso Pasapalabra. Gálvez es además un gran experto de Leonardo Da Vinci y ha publicado varios libros sobre él. A principios del año pasado fue nombrado experto mundial en Da Vinci y pudo participar en la exhumación, las pruebas de ADN y la reconstrucción facial del genio renacentista.

ESPACIO ECO