POLÍTICA
08/06/2018 07:45 CEST | Actualizado 08/06/2018 08:15 CEST

¿Qué retos tiene por delante el Gobierno de Sánchez en materia de Igualdad?

Educación, violencia de género, igualdad salarial...

Un Gobierno con más hombres que mujeres, una vicepresidenta que es un referente feminista y a la vez ministra de Igualdad... Pedro Sánchez está poniendo las expectativas muy altas a los votantes y, en especial, a las feministas.

Después de la gestión del Partido Popular, en la que la medida más sonadas en términos de Igualdad ha sido el Pacto de Violencia de Género (que se limita a recoger 200 medidas de las cuales más de la mitad son para requerir que se cumpla la ley) el PSOE tiene una larga lista de retos a los que hacer frente.

Puesta en marcha del Pacto de Estado contra la Violencia de género

Fue rubricado por el Parlamento después de que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya dejado pendiente la aplicación de las primeras medidas contempladas en él.

El anterior Gobierno quería presentar "próximamente" la primera reforma adscrita a este pacto. Se trata de la modificación de la Ley de Medidas de Protección Integral del año 2004 que, entre otras cosas, contemplaba ampliar el concepto de violencia de género e incluía la suspensión imperativa del régimen de visitas a los maltratadores. Fuentes del Ministerio de Sanidad en funciones han confirmado a Europa Press que tenían previsto llevar el anteproyecto ante el Consejo de Ministros durante el mes de mayo. Sin embargo, no ha visto la luz.

Educación

La Educación es otra de las asignaturas pendientes en cuanto a Igualdad. "Es lo más importante y lo primero que hay que abordar", afirma la experta en género Justa Montero. El PSOE, en sus propuestas, defiende que se debe educar con perspectiva de género, así como incluir a las mujeres en el currículo escolar. Montero señala la importancia de una educación afectivo-sexual adecuada y un pacto educativo. "La educación está dentro del pacto de Estado contra la Violencia de Género pero no se está llevando a la práctica", lamenta.

Igualdad salarial, conciliación y corresponsabilidad

Aparte de la lucha contra la violencia machista, movimientos recientes han puesto sobre la mesa el discurso de la economía feminista, especialmente tras la convocatoria de la huelga del 8-M. La necesidad de impulsar medidas para la equiparación salarial entre hombres y mujeres, así como para fomentar la corresponsabilidad y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, son algunas de sus reivindicaciones principales.

En este punto entraría también la ampliación del permiso de paternidad y convertirlo en igual al de maternidad e intransferible.

Las Kellys y las trabajadoras del hogar

El nuevo Gobierno tiene pendiente abordar las peticiones que las representantes del colectivo de 'Las Kellys' —limpiadoras de hoteles— trasladaron personalmente al anterior líder del Ejecutivo Mariano Rajoy, quien las recibió en La Moncloa y se comprometió a adoptar medidas para mejorar su situación laboral y acabar con su "explotación" y "precarización".

En este punto, Montero habla de la importancia de proteger también al colectivo de las trabajadoras del hogar. Cree que es "urgente" ratificar el Convenio con la OIT en el que se entiende que es necesario fijar unos derechos laborales y condiciones dignas y decentes para las trabajadoras domésticas. Aquí entra la libertad de asociación, la negociación colectiva..."Están muy movilizadas ahora mismo porque se retrasó la ratificación de este convenio con los presupuestos del PP", dice la experta.

Reforma del Código Penal

Carmen Calvo también accede a su nuevo cargo en medio del polémico fallo judicial sobre 'La Manada', tras el que se está estudiando la revisión de la tipificación de los delitos sexuales. El anterior Ejecutivo encomendó este análisis a un órgano dependiente del Ministerio de Justicia cuya composición puede volver a ser modificada por el nuevo Gobierno del PSOE, partido que últimamente ha reivindicado la existencia de perspectiva de género en las instituciones públicas, especialmente en las judiciales.

Desmantelamiento del 016

Además, el Ejecutivo de Pedro Sánchez se enfrenta a la situación de la profesionales del teléfono 016 de atención a víctimas de violencia de género, que han lanzado una petición en la plataforma Change.org en la que piden ayuda al nuevo presidente del Gobierno para poner fin al 'desmantelamiento' de este servicio. Ya acumula casi 75.000 firmas de apoyo.

Según han denunciado las trabajadoras actuales, Atenzia —la nueva empresa adjudicataria de este servicio— no se ha hecho cargo de la gestión después de venciera el contrato del Ministerio de Sanidad con la compañía que lo ha gestionado desde que se creó en el año 2007 hasta ahora —Arvato Qualytel—.

La dependencia

Montero también incide en la importancia de "revisar" lo que ha pasado con la Ley de Dependencia, que ha sufrido varios recortes y recae sobre los hombros de las mujeres, que son mayoritariamente quienes cuidan de las personas dependientes: "Es una carga de trabajo más y también son recortes que afectan a estas personas dependientes".

La prostitución o la maternidad subrogada, también a debate (pero no prioritario)

A pesar de que el PSOE se ha declarado claramente abolicionista de la prostitución y tiene un amplio debate sobre la maternidad subrogada, Montero cree que esto "no son prioridades a corto plazo", aunque no les quita importancia.

"Tienen que tener en cuenta la precariedad de las mujeres, de las empleadas del hogar y de cumplir el Pacto contra la Violencia de Género, empezando sobre todo por la educación que es transversal y la base de todo".

De momento, Sánchez ha sido el primer presidente de la historia de la democracia que ha creado un Gobierno con más mujeres que hombres —11 ministras frente a 6 ministros— y les ha dado poder en materias que han estado siempre masculinizadas. Ahora sólo queda esperar y ver.

NOTICIA PATROCINADA