NOTICIAS
17/07/2018 04:59 CEST | Actualizado 17/07/2018 04:59 CEST

Dos investigadoras españolas descubren que el ser humano hizo pan antes de inventar la agricultura

Se parecía probablemente al pan de pita y no se consumía habitualmente.

ullstein bild via Getty Images

Hace 14.000 años, grupos de cazadores y recolectores del noreste de Jordania elaboraron los primeros panes de la humanidad, 4.000 años antes de que la invención de la agricultura y la explotación de los animales domésticos hicieran posible el cultivo de los cereales con fines alimenticios.

Hasta ahora, los orígenes de un alimento básico tan simbólico y emblemático como el pan estaban asociados a la aparición de los primeros cultivos.

Pero una investigación sobre 24 restos de comida carbonizada recuperados en el yacimiento de Shubayqa 1 (Jordania), liderada por la arqueobotánica española Amaia Arranz Otaegui, de la Universidad de Copenhague, ha comenzado a desmontar esta idea.

El descubrimiento lo publica PNAS y en el también han participado expertos del University College of London (UCL) y de la Universidad de Cambridge.

Arranz ha relatado a Efe cómo fue el momento en el que tomó conciencia de que, entre los restos de comida quemada recuperados en las excavaciones, se encontraban vestigios de los primeros panes elaborados por el ser humano.

Liderada por la arqueobotánica española Amaia Arranz, de la Universidad de Copenhague.

"Hasta hace poco tiempo, la arqueobotánica se había centrado en el análisis de semillas y carbones, ignorando que en los yacimientos existen otro tipo de evidencias que deben ser estudiadas, como los restos de comida, que aportan la información más directa para conocer la dieta de nuestros antepasados", ha señalado la española que ha dirigido el estudio.

Arranz admite que estos hallazgos "no son fáciles de reconocer" en las excavaciones porque "son literalmente amorfos, feos, y a ojos de alguien que no sea especialista se pueden confundir con restos de estiércol, tubérculos o madera carbonizada en muy mal estado".

Otra española le dio la clave para el hallazgo

"Cuando estaba en Jordania, me di cuenta de que tenía materiales que no podía clasificar como semillas, tubérculos, madera o estiércol, y por eso los llamaba restos de plantas procesadas", indica.

No sospechó la importancia de lo que tenía entre manos hasta que visitó a su colega de la UCL y coautora de la investigación, Lara González Carretero. "Al ver las muestras sobre una mesa, me dijo que se parecían mucho a otros restos de pan que ella había investigado en el yacimiento neolítico de Catalhüyük (Turquía)", recuerda.

"Casi nos caemos las dos al suelo cuando nos dimos cuenta de que teníamos ante nuestras narices los restos de pan más antiguos que se conocen y que eran al menos 4.000 años anteriores a los que ella había estudiado para su tesis doctoral, que, precisamente, se titula 'Los orígenes del pan'", añade.

Nos dimos cuenta de que teníamos ante nuestras narices los restos de pan más antiguos que se conocen y que eran al menos 4.000 años anteriores a los que había estudiado para su tesis doctoral, que se titula 'Los orígenes del pan'.Arranz

Ahora, la investigación interdisciplinar desarrollada sobre estos restos alimenticios constituye "la evidencia empírica más temprana" conocida hasta el momento de "la preparación de productos parecidos al pan por parte de cazadores-recolectores pertenecientes a la cultura natufiense (Oriente Medio)".

Probablemente se parecía al pan de pita

Para desentrañarlo, emplearon algunas de las especies consideradas posteriormente como los "cultivos fundadores" de la agricultura, como trigo escaña silvestre (Triticum boeoticum), así como tubérculos de la familia de la chufa y el papiro (Ciperáceas).

"Los restos sugieren que seguramente produjeron pan plano, del tipo conocido como pan de pita", señala Arranz, pero aclara que, aunque ahora este producto sea "un alimento básico", probablemente entonces no era "consumido regularmente" y no se generalizó hasta el surgimiento de la agricultura.

Probablemente no era "consumido regularmente" y no se generalizó hasta el surgimiento de la agricultura.

Arranz recuerda que, antes de su descubrimiento, otros autores ya habían planteado la posibilidad de que algunos alimentos como el pan y la cerveza surgieran antes que la agricultura y que su consumo y producción pudieron acelerar el proceso de domesticación.

"¿Pero qué fue antes, el huevo o la gallina?", plantea la investigadora vasca, que considera que los datos aportados ahora apuntan que el pan llegó antes que la agricultura.