TENDENCIAS
26/09/2018 12:20 CEST | Actualizado 26/09/2018 20:54 CEST

La reina Paola de Bélgica regresa a Bruselas para tratarse de un "derrame" cerebral

La monarca de 81 años se encontraba en Venecia (Italia) cuando sufrió el problema de salud.

Photonews via Getty Images

La reina Paola de Bélgica, madre del actual rey Felipe de los belgas, volvió hoy a Bruselas para ser tratada de un problema de salud que ha tenido durante una estancia en Italia pero que no hace temer por su vida, informó la agencia Belga.

La consorte de Alberto II, de 81 años, llegó desde Venecia a la base militar de Melsbroek (afueras de Bruselas) en un avión perteneciente a la Defensa belga y, desde allí, fue trasladada a las Clínicas Universitarias Saint-Luc, en la capital.

Paola, también de 81 años, se someterá a exámenes médicos en ese centro para tratar el "problema de salud" que el Palacio Real confirmó que ha padecido sin dar más detalles, si bien la radiotelevisión francófona belga RTBF informó de que se trata de un derrame cerebral.

Fuentes de la Casa Real dijeron a Efe que la vida de la reina emérita de los belgas no corre peligro.

En el hospital ha recibido la visita del actual jefe del Estado, su hijo el rey Felipe de los belgas, según el diario "Le Soir".

En septiembre de 2015 la consorte de Alberto II, quien abdicó en 2013, ya tuvo que mantener un periodo de reposo y la Casa Real anunció posteriormente que sufría una arritmia cardíaca.

También padece osteoporosis y ha sufrido fracturas de una vértebra en 2016 y de la cadera en 2017.

ESPACIO ECO